La Tribuna de Cuenca
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Juan Carlos de la Ossa

"La experiencia de los JJOO es un sueño que nunca olvidaré"

R.L.C. - lunes, 26 de noviembre de 2018
Hace diez años que el atleta internacional de Tarancón, conocido como 'Tete', participó en los Juegos Olímpicos de Pekín. Desde 2014 es entrenador personal, pero sigue compitiendo, confiesa que nunca se retirará.

Hace diez años que el atleta internacional de Tarancón Juan Carlos de la Ossa, Tete, participó en los Juegos Olímpicos de Pekín. Dieciocho veces internacional con España, entre 2002 y 2008, su mayor logro en pista es la medalla de bronce en los campeonatos de Europa de Gotemburgo. En cross, fue tres veces subcampeón de Europa y campeón nacional cinco veces consecutivas. Aunque no ha dejado de competir, siempre que las lesiones le dejan, ahora disfruta como entrenador. Todo un referente del atletismo que, confiesa, nunca dirá que se retira.
¿Qué recuerdos tiene de su participación en los Juegos Olímpicos?
Ha pasado un tiempo, pero sí que es verdad que siempre están en la retina, es un sueño que nunca olvidaré. Competir en un estadio así, lleno, la clausura y todo lo que rodea los Juegos Olímpicos, los ratos allí con la familia, creo que se recordará con mucho cariño y con nostalgia. Mantengo contacto con muchos amigos que conocí en la Villa Olímpica, más que nada del atletismo, también de otras disciplinas, como baloncesto, coincidí con Gasol, con Nadal, que luego nos hemos mandado algún mensaje... Solamente estar allí con los mejores del mundo, con toda mi gente que se quedó fuera cuatro años antes en Atenas, fue maravilloso, una experiencia única. 
 ¿Cuánto duró su etapa como deportista de élite y qué la frenó?
Creo que el año más competitivo de mi carrera fue 2008, llegué al mundo de la élite hacia 2002, mi primera participación en el mundial de París fue en 2003, y hubiera podido estar mucho más allá de 2009-2010, porque llegué mucho más tarde al más alto nivel. Fue una etapa muy corta por mis lesiones. Nos metimos en la maratón, no supimos comprender lo que es una molestia, siempre queríamos seguir, había mundiales, europeos, los Juegos Olímpicos. Sabiendo lo que sé ahora, lo hubiéramos hecho de otra manera.
¿Qué queda de aquella época?
Sigo compitiendo, de hecho hace dos o tres años quedo el dieciocho de España de cross, pero ya me lo tomo de otra manera. Me gusta acompañar a mi grupo de Run Fuster (en marcha desde 2014), corro alguna carrera que me llaman o  me contratan. Ahora las lesiones me tienen parado un tiempo, pero sí que estoy a un nivel más o menos competitivo. 
¿Le costó pasar a ser entrenador?
Creo que una cosa lleva a la otra, irse de la élite, en cualquier deporte es complicado. Otros atletas están dando ruedas de prensa para anunciar que se retiran, yo no, sí que es verdad que ahora mismo, con mis 42 años, es imposible estar en el élite, sobre todo comparando lo que entrenaba antes con lo que entreno ahora, pero sí ayudo a atletas que entreno con mi grupo y puedo ganar algunas carreras, no a nivel internacional ni nada de eso, pero sí en España.
¿Existe ahora más conciencia sobre la figura del entrenador?
Sí, ha cambiado mucho. Cuando yo hacia atletismo nadie quería llevar un entrenador personal, cada uno pensaba que sabía. Hace unos años tampoco, la gente se metía mucho en internet. Aquí en Tarancón éramos anticuados en ese sentido, parecía que pagar a un entrenador era malo, pero no, la gente se está dando cuenta que tener un grupo de entrenamiento y un entrenador que te ofrezca las pautas a seguir es fundamental, y son muchos los que se están uniendo al Club Atletismo Tarancón o a nuestro grupo de Run Fuster.
¿A qué tipo de gente entrena?
Tengo de todo, gente que ha competido en el Cross de Atapuerca, el más importante de España junto con el de Itálica, otros que quieren perder peso o estar en forma, opositores, atletas que ganan carreras por aquí. De élite más hace dos años, que echaba una mano a mi entrenador Antonio Serrano en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, allí entrené a Chema Martínez, a Juan Carlos Higuero, atletas que han estado en mundiales y en Juegos Olímpicos. También he llegado a entrenar a distancia, pero me gusta el trato directo. El año pasado le eché una mano a Elena Moreno, de Cantabria, que fue campeona de España en la Maratón de Valencia y quería ir al europeo.
¿Cómo valora la fiebre del running que vive su pueblo natal?
Aquí y en todas partes, de ocho años acá el boom del atletismo ha sido brutal y yo me alegro, el ambiente que se vive aquí en Tarancón es espectacular, con los niños por la tarde, luego adultos con grupos de entrenamiento. Es una maravilla, cuando veo las pistas de atletismo llenas se me ponen los pelos como escarpias. Cuando yo venía éramos tres o cuatro personas nada más, y ahora casi nos tenemos que pedir permiso para las calles. Esto tenía que haber sido así toda la vida, la gente se está dando cuenta que el deporte es salud, estás más joven cuando haces deporte. Aquí teníamos una conciencia muy mala, nos gustaba mucho ir al bar, y ahora el deporte se ha puesto en auge, sobre todo el atletismo.
¿Cuál es el secreto del atletismo?
El gimnasio hay que pagarlo, también puede ser más cómodo, pero es que el atletismo es tan sencillo, que llegas te pones un pantalón corto y puedes correr con naturalidad, salir desde casa y hacer tus 40 minutos. Antiguamente estaba incluso mal visto, pero creo que la gente se ha concienciado, hay que cuidarse y salir a correr es lo más sencillo.
¿Cómo recuerda sus inicios?
Como a todo el mundo me gustaba el fútbol, pero era chiquitillo, tenía muchas lesiones... Con mi padre salía a correr los fines de semana desde la casa de mis padres a la ermita, después gracias al colegio Ruiz Jarabo, con los profesores Jesús Calvo y Rafael Rubiato, comencé con horas extraescolares, vieron que tenía un poco de proyección, que podía valer, me cogió Francisco José Cuenca Ferrer y me mantuvo ahí. 
Las amistades son fundamentales, si tienes amigos, en mi caso como Raúl Cantarero o Ángel García, que hacen atletismo al final vas a tirar para allá. Con 16 años me puse a trabajar, lo compaginé, en la mili, para librarme de guardias y maniobras, me puse a correr, recuerdo que quedé tercero de España con mi cuartel o campeón de los cuarteles de Madrid... Así me fui enganchando cada vez más al atletismo.
¿Fue fácil obtener una beca? ¿Hay apoyo para los jóvenes deportistas?
Seguí trabajando en el actual Ayuntamiento, de repartidor, en el matadero de nuevo, pero no me motivaba, en 2001 quedé séptimo en Salamanca en el campeonato de España de campo a través, al año siguiente arriesgué y me fui a Madrid, que fue cuando quedé sexto de Europa en cross, y entonces llegó la primera beca, externa, luego estuve ya interno en el año 2003 en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid.
Aunque tengas capacidades, el tema económico es fundamental, tienes que demostrar tu potencial, si estudias te van a apoyar... En general es complicado conseguir una beca, hay que hacer unas marcas, demostrar que estar en forma, que estás en la élite. Los presupuestos, imagino con la crisis, bajaron, sí me gustaría que se apoyará un poco más a los jóvenes en ese sentido, ya a partir de los doce o trece años.
¿Es consciente de la cantidad de seguidores que tiene? Uno de ellos, Javier García Herrero, ha escrito su biografía, Volar en el barro. Uno no es consciente, Javier era del grupo de chicos que corrían cuando yo empezaba, él escribía cuentos para niños, me propuso la idea, la Diputación colaboró en la publicación y la verdad es que estoy muy contento. La biografía de cualquiera no la tiene alguien escrita en un libro, es bastante complicado.
Todo lo que he llegado a hacer ha sido con esfuerzo y sacrificio, cuando alguien te pide una foto, un autógrafo, te llaman para dar una charla a estudiantes, lo haces porque te gusta, no porque tengas más o menos seguidores. Hay que ser humilde, pero sí es un orgullo que se acuerden de tí. En las redes sociales me ha escrito gente que ha visto el vídeo de cuando corría en 2004 o 2008, y la verdad es que me gusta seguir el vínculo con este deporte tan bonito. Que haya gente que te diga que quieren que les entrenes por ser quien eres, la verdad es que esas cosas está claro que motivan. 
¿Se siente reconocido en su tierra?
Conmigo siempre se han portado bien, tuve mi beca de Tarancón, Castilla-La Mancha y la Federación Española de Atletismo, que no te la regalan, te la tienes que ganar tu, es verdad que sin ayudas es complicado vivir en una ciudad como Madrid, ir a los mundiales, mantenerte todo el año en forma. Luego las lesiones por desgracia llegan, hacen que no puedas demostrar y al final las becas se van, cuando no haces los logros que antes se olvidan un poco de tí, pero es normal. 
Aquí el Club Atletismo Tarancón siempre me ha arropado, todos los alcaldes, sean del partido que sean, siempre que me llaman colaboro, lo último en mi pueblo cuando pasó la caravana de la Semana Europea del Deporte y en diciembre estaré nadando, aunque sé muy poco, en las Brazadas por la vida, para recaudar fondos contra la ELA. 
¿Tarancón está suficientemente preparado para practicar atletismo?
Estamos preparados, la labor de Raúl Cantarero (presidente del Club Atletismo Tarancón) es maravillosa, las clases con niños, las pruebas que se están organizando, innovando, eso no lo hace un club humilde, lo hace uno grande. El circuito (Juan Carlos de la Ossa) de campo a través de la ermita es complicado tenerlo operativo todo el año, pero entre todos podemos mantenerlo. 
Sí que me hubiera gustado que esta pista (en el estadio municipal) fuera homologada, para que la gente hubiera hecho marcas, para competiciones oficiales... Cuando  se proyectó tuvimos que decidir si hacerla así o no hacerla, porque homologada el presupuesto subía un millón de euros más, había que tirar el bar, parte de una grada, meterse dentro del instituto, y las instituciones no podían asumirlo. Decidimos que al menos la gente tuviera un espacio para entrenar, incluso vienen aquí a trotar suavemente en vez de ir al centro del pueblo.
¿Qué proyectos tiene?
Me estoy planteando organizar una carrera, pero es complicado. Junto a mi mujer, vamos haciendo muchas cosas, charlas de nutrición, de psicología, con niños en los colegios.
¿Qué es lo que más le llena?
Entrenar, lo que es estar en la pista, con toda la gente con la que trabajo a diario es lo que más me gusta. Los lunes entrego los entrenamientos, martes y jueves estoy disponible con ellos, los miércoles son para mis entrenamientos. En cuanto a carrera, tenemos un grupo de federados bastante competitivo, el año pasado nos metimos en el campeonato de España de cross, y este año me gustaría volver arropando a las chicas o con los veteranos, los máster, con los que estuve en 2017 en el campeonato del mundo. 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Cuenca se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD