El Madrid recupera la fe en la Liga

SPC - sábado, 9 de febrero de 2019
El Madrid recupera la fe en la Liga - Foto: SUSANA VERA
Los de Solari se llevan un triunfo del Wanda que les aupa al segundo puesto de la tabla en un duelo en el que el Atlético fue presa de sus errores y el VAR gozó de mucho protagonismo

El Real Madrid golpeó ayer con eficacia, apagó al Atlético y conquistó el derbi del Wanda (1-3) para creer en la Liga, ahora desde el segundo puesto como el principal perseguidor y alternativa al liderato del Barcelona, después de un duelo con más tensión, polémica y VAR que fútbol y oportunidades.
A cinco puntos, pendiente del resultado del equipo azulgrana contra el Athletic, el conjunto blanco renace en una competición que parecía perdida no hace mucho, de la que se descarta poco a poco el ‘Atleti’, ahora tercero.
Dos de los cuatro goles exigieron la confirmación del vídeo, también un tanto anulado por fuera de juego a Morata, pero en todos hubo una coincidencia: el error rival. En los del Real Madrid, la desatención en un balón parado, la imprudencia en un penalti y la pérdida de un balón, la misma causa que provocó el gol del Atlético, derrotado por primera en esta temporada en su casa.
El derbi rebosó tensión. Era definitivo para los dos. Sin continuidad ofensiva, más allá de las apariciones a toda velocidad y agilidad de Vinícius, en un lado, o Griezmann, en otro, nadie esperaba el 0-1. Un saque de esquina hacia Ramos, sobre el que se abalanzaron hasta tres rivales para impedir su remate, acabó en Casemiro, que conectó de media chilena para poner el 0-1.
Tampoco se avistaba el empate colchonero nueve minutos después, golpeado por el gol, pero reanimado por una carrera hacia atrás de Vinícius que, entre el contacto y la posición de Ramos, permitió a Correa lanzar un pase casi tan decisivo a Griezmann como la definición del francés, que sorteó con sutileza por debajo de las piernas a Courtois. El gol, invalidado, lo confirmó el VAR.
Ni nadie intuía, a la vez, el desenlace del primer tiempo, cerrado con 1-2 a favor del visitante. El mérito fue de Vinícius y la imprudencia de Giménez. El brasileño cayó sobre la línea del área y, VARmediante, Ramos transformó el penalti.
Tras el descanso, el fútbol no apareció, pero un pase largo lo aprovechó Morata, con mucha clase, para controlar y marcar. Ahora, el vídeo, decretó fuera de juego.
Con las pocas armas que ofrecía el Madrid llegó el tercer y definitivo tanto. Bale, que entró por Vinícius, aprovechó una contra conducida por Modric para batir a Oblak y sentenciar un derbi que cayó del lado merengue porque el VAR y el Atlético quiso.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Cuenca se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD