La Tribuna de Cuenca
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Page pone a España por delante, pero defiende las autonomías

L.G.E. - miércoles, 5 de diciembre de 2018
Page pone a España por delante, pero defiende las autonomías - Foto: David Pérez
En el acto institucional de la Constitución, Page asegura que no callará si se dan privilegios a unas regiones por encima de otras y recuerda que la soberanía nacional no se trocea

La Iglesia de San Pedro Mártir en Toledo está llena de símbolos, como todas las iglesias. Y es en sí misma un símbolo para Castilla-La Mancha, pues fue donde se constituyeron las primeras Cortes regionales el 31 de mayo de 1983 (tenían más diputados que ahora). Por eso el 31 de mayo es el Día de Castilla-La Mancha.
Solo con la elección del escenario, el acto institucional por la Constitución de este año tuvo ese toque especial que exigía para festejar su cuarenta cumpleaños. Por eso, la iglesia se llenó hoy de más símbolos aún de los que tiene de por sí. El escenario estaba presidido por un escudo gigante de la región, ocho banderas entre españolas y autonómicas (y una de la UE). El acto se cerró con el himno nacional, que tocó la unidad musical de la Academia de la Infantería, que celebra su patrona la Inmaculada el domingo y en los pilares se proyectaron luces rojas y amarillas.
El presidente de la Junta, Emiliano García-Page, agradeció que la alcaldesa de Toledo  también ilumine en rojo y amarillo la plaza central de la ciudad, Zocodover. Lo hizo prácticamente al empezar su intervención y antes de avisar de que no iba a andarse con rodeos. «Lo he sido siempre, pero voy a ser ahora y los próximos meses más claro», advirtió. Ypara claridad la de la última frase con la que cerró el discurso: «Castilla-La Mancha está por delante de los intereses políticos y España está por delante de Castilla-La Mancha y del resto de comunidades autónomas».
Puso a España por delante en un momento en el que el desafío catalán sigue vivo. Dijo que desde Castilla-La Mancha no van de convidados de piedra. «Hay un egoísmo territorial, pero lo quieren esconder de otra manera», advirtió, «pero ni vamos a estar de brazos cruzados, ni nos vamos a caer del guindo». Es más, dejó claro que «cuando se habla del reparto financiero y de las competencias, se habla también de las nuestras». Dijo que no se callará y para eso cuenta con la Constitución, pues recalcó que la soberanía nacional no se puede «trocear» y que el artículo que proclama a los españoles iguales también impide que no haya regiones privilegiadas a costa de otras.  
Asimismo garantizó que estarán vigilantes ante la posibilidad de que salgan normativas que impidan que un ciudadano de Cuenca o de Albacete vea impedido un derecho por una cuestión de lenguas. Apuesta por los «idiomas que sean una riqueza cultural, pero que no puedan ser barrera para los derechos».
Pero el presidente de Castilla-la Mancha maridó este discurso con la defensa del sistema autonómico. No mencionó Andalucía (salvo como ejemplo de destino de vacaciones), pero previno de que «hay mucha gente que va a disparar a las comunidades autónomas y va a señalar a las autonomías como si fuéramos parte de un problema». Él tiene claro que no lo son y que además las autonomías, como reconoce la Constitución, «son instituciones del Estado y no dividen el país».
Argumentó que las comunidades han sido aceleradores de un «proceso de democratización de los servicios básicos». Por eso ahí habló de otros escudos, banderas e himnos del día a día: «Más allá de los símbolos, esto es con lo que la gente se identifica, cuando va al hospital o deja los hijos en el colegio».

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Cuenca se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD