La Catedral recupera el reloj de la Torre del Giraldo

J. López - sábado, 19 de octubre de 2013
El reloj restaurado puede ser visitado en el claustro. - Foto: Reyes Martí­nez
Gracias a la Diputación y al trabajo arduo del taller de relojes de Tarancón se puede volver a contemplar un reloj único en Europa, que quedó inutilizado hace 111 años

Los conquenses ya pueden visitar el reloj restaurado que informó a los conquenses durante más de tres siglos, desde la  torre del Giraldo de la Catedral. La Diputación Provincial de Cuenca presentó ayer la restauración del reloj de la Catedral Basílica de Cuenca, del siglo XVI, que ha sido reparado por el Taller de Empleo de Restauración de Relojes de Tarancón, dirigido por Francisco Javier Castillo. El taller, compuesto por 10 personas y avalado por la Junta y la Diputación, ha restaurado un conjunto que pesa 1.400 kilos y que completo superaría los 1.800 kilos. 
Se trata de un reloj único en su época. «Llegar a juntar con un mecanismo cinco campanas, toque del ángelus incluido, fase de luna y calendario juliano era una barbaridad», dice el maestro relojero, que añade que «en Europa es único, no hay uno igual».
El mayor problema a la hora de restaurar el reloj construido en 1565, según palabras del maestro relojero, «ha sido enderezar las piezas , sustituir dientes rotos e idear una jaula con hierros nuevos para recomponer el reloj», al que también le faltan el planetario y las fases de luna. Castillo indica que el reloj podría funcionar en un futuro, «incluyendo doce ruedas y otra jaula que soportaría el equipo de campanadas». 
El presidente de la institución provincial, Benjamín Prieto, ha alabado la labor del taller de cantería de Huete y de forja artística de Mota del Cuervo, que han colaborado en la ardua reparación. Prieto quiso hacer referencia a otros relojes de la provincia que tienen que ver con el patrimonio eclesiástico, «como es el de Villagarcía del Llano y Minglanilla», agradeciendo la labor del taller de Tarancón que ha empleado cerca de seis meses para reconstruir esta joya de la relojería conquense. «Para la Diputación, recuperar nuestro patrimonio es fundamental y ello contribuye a aumentar el turismo en nuestra provincia», dijo Prieto.
El Obispado de Cuenca, en palabras de Antonio Fernández, vicario general y deán de la Catedral, agradeció la colaboración de la Diputación. Fernández recordó aquel 13 de abril de 1902, cuando la majestuosa torre del Giraldo se vino abajo sobre el arco de Jamete, y quedó reducida a escombros toda la estructura, incluyendo el reloj que estaba ubicado en la parte alta de la aguja. «Se paró el tiempo, se paró el reloj que ahora queda como testigo de aquel año tremendo para nuestra Catedral. Esta restauración que sea como ponerse de nuevo en marcha. Ojalá un día vuelva a funcionar y recuperemos una pieza tan fundamental», dijo el deán de la Catedral.
Fernández desveló que la maquinaria quedará expuesta en el claustro de la Catedral para disfrute de los visitantes. El vicario general de la Diócesis también recordó que en los últimos años se han restaurado retablos, capillas como la de Caballeros, o se están restaurando los arcos  que van a recoger los lienzos de Yáñez de la Almedina. «Estamos buscando esas colaboraciones para recuperar nuestro patrimonio», dijo.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Cuenca se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD