Una cuestión de cosquillas

SPC - domingo, 10 de febrero de 2019
Una cuestión de cosquillas
El cerebro humano parece reducir la percepción sensorial de un área de nuestra piel cuando la toca uno mismo

¿Alguna vez se ha planteado por qué no se puede hacer cosquillas? Pues la clave está en que el cerebro humano parece reducir la percepción sensorial de un área de nuestra piel cuando la toca uno mismo. La piel contiene receptores sensoriales que reaccionan al tacto, la presión, el calor y el frío y lo hacen de manera distinta si el estímulo viene de fuera.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Cuenca se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD