Los bomberos rescatan a un niño con una mano atrapada en una piscina

Antonio Gómez - sábado, 20 de junio de 2015
- Foto: Reyes Martínez

Un niño de «unos cinco años», según fuentes de Bomberos, tuvo que ser rescatado de una de las piscinas del complejo Termalia Sport, ya que una de sus manos se quedó enganchada en uno de los conductos de succión de limpieza que lleva el agua a la depuradora de estas dependencias. El accidente se registró sobre las cinco y veinte de la tarde, aunque afortunadamente no hubo que lamentar ningún daño importante, ya que el joven estuvo consciente y con la cabeza fuera del agua. 
Al lugar de los hechos se desplazaron numerosos efectivos no sólo de bomberos sino también de  la Policía Local, Policía Nacional y también se encontraba en el lugar una UVI móvil del 112 para atender al pequeño. Los trabajos, según fuentes municipales, se prolongaron durante una hora aproximadamente, y fue sobre las seis y media de la tarde cuando el niño  estaba ya fuera de las instalaciones una vez que fue liberado de donde estaba atrapado.
El jefe de la Unidad Operativa del Servicio de Bomberos de Cuenca, Jorge Yagüe, afirmó que la intervención realizada fue para «rescatar a ese niño, ya que una de sus manos había quedado atrapado en uno de los conductos.
El problema era que la mano del joven era muy pequeña y «vimos que era casi imposible sacarla» así que se tuvieron que emplearse a fondo para que al finalmente saliese del conducto. Por tal motivo, tuvieron «que hacer un intenso trabajo de picar alrededor de la tubería para que pudiese sacar la mano finalmente de donde estaba atrapada».
Elogia la gran entereza que tenía el joven que estaba muy poco alterado en el momento que estaban actuando los bomberos y «en todo momento ha estado bien así que ha sido todo un campeón». Además, la prueba de que estaba tranquilo es que, en todo momento, «estuvo hablando con nosotros y el único pero es que se quejó porque llevaba mucho tiempo en el agua, pero se ha portado genial».
 
expectación. Los hechos ocurrieron en la piscina grande, justo al lado de la escalera,  y por tal motivo se cerró al público esa parte del complejo en el momento que el niño quedó atrapado. 
Los servicios de limpieza del centro estuvieron acondicionando la zona para quitar los restos que habían quedado tras los trabajos realizados por el servicio de bomberos. La expectación fue grande desde el momento que los usuarios que estaban en el complejo acuático daban la voz de alarma de que el niño se quedó  enganchado, pero también por el despliegue de bomberos, Policía Nacional y Policía Local.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Cuenca se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD