La Tribuna de Cuenca
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

15 de noviembre de 2018

Las plantaciones de frutos de cáscara se duplican en 10 años

Luis J. Gómez - lunes, 10 de septiembre de 2018
Plantación de pistachos. - Foto: Consuelo López
La culpa la tiene el incremento de hectáreas de almendro que en diez años ha pasado de 53.699 hectáreas a 118.387 y la irrupción del pistacho que en siete años ha pasado de 1.000 hectáreas a 13.309

No se extrañen si en los alrededores del pueblo empiezan a ver más plantaciones de árboles. En la última década se han duplicado las hectáreas dedicadas a los frutos de cáscara (aquí entran almendras, pistachos, castañas y nueces). Suman en conjunto 135.314 hectáreas, según las últimas estadísticas del Ministerio de Agricultura correspondientes a 2017. Son unas cifras que se acercan a las de las leguminosas o el girasol y que superan de sobra las de la cebolla o el ajo. En términos agrarios, no hay otras plantaciones de árboles que superen en superficie a las de frutos de cáscara en la región, exceptuando un clásico:el olivar. Pero la clave está en que hace diez años había menos de la mitad, apenas 56.096 hectáreas.
La culpa de esta subida la tienen sobre todo el incremento del almendro y la irrupción del pistacho. Las plantaciones de almendros no son nuevas en la región. Hace diez años había 53.699 hectáreas. Pero ahora hay muchas más, pues suman 118.387, de las cuales hay 21.629 de regadío. Se trata de una subida del 120%.
Las estadísticas recogen que además en estos momentos hay 7.099 hectáreas de almendro abandonado y 1.075 de almendro no comercial.  Este incremento de hectáreas de almendro se puede atribuir a los buenos precios que ha conseguido este fruto en los últimos tiempos. Por eso en la localidad de Villacañas, que sufrió como pocas la crisis por su dependencia de la industria de las puertas, han vuelto su mirada al campo y, en concreto, al almendro.
La historia del pistacho es bien diferente, pues no se trata de un cultivo tradicional de Castilla-La Mancha. Las estadísticas del Ministerio no aportan datos hace diez años, pero sí en 2010 cuando ya había 1.002 hectáreas. Esa cifra se ha multiplicado por trece en siete años, pues en 2017 ya había 13.309, de las cuales 5.347 son de regadío.  Se trata de un cultivo que se ha adaptado muy bien a la climatología de la región y la Junta ya está trabajando con el sector para conseguir incluso una marca de calidad.

Grupo Promecal
La Tribuna de Cuenca se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD