scorecardresearch

La cifra de muertes en las 13 primeras semanas cae un 1,3%

V.M.
-

El dato de defunciones acumuladas asciende a 559, muy inferior a las 899 del mismo período de 2020

Imagen de archivo de un sepelio en el cementerio de la capital. - Foto: Reyes Martínez

Los últimos datos del Estudio de Estimación del Número de Defunciones Semanales durante el brote de COVID-19, que lleva a cabo el Instituto Nacional de Estadística, desvelan que en las 13 primeras semanas de este año la cifra de fallecidos en la provincia de Cuenca se elevó a 559, cantidad que supone un descenso del 1,3% por ciento respecto al mismo período de 2021, cuando se contabilizaron 566 defunciones, tendencia a la baja generalizada en el resto de la región, donde el descenso medio en ese mismo período fue bastante superior al 12%, de los 5.347 fallecimientos de este año a los más de 6.000 de 2021.

El análisis de la evolución de las muertes hasta finales del mes de marzo refleja que el mayor incremento se produjo en la fase final de la sexta ola de la pandemia, concretamente entre la tercera y la sexta semana, período en el que se concentraron el 38 por ciento de esas defunciones, experimentándose el pico más elevado entre finales de enero y la penúltima semana de febrero, concretamente la sexta semana alcanzó el récord de muertes: 63.

 A partir de la séptima semana del año se registra un paulatino descenso acentuó en las semanas 9 y 10, con una treintena de fallecimientos, cifras que se suceden en los mismos parámetros durante la siguientes semanas.

Sexo y grupos de edad. En lo que se refiera a sexo y grupo de edad, los datos de este estudio del INE constatan que a lo largo de estas 13 semanas de 2022 el número de hombres fallecidos fue ligeramente inferior al de las mujeres, concretamente 278 por 281, mientras que el segmento de edad que registró el 60,6 por ciento de la mortalidad en la provincia se sitúa en los grupos de 85 a 89 años o más, concentrando 127 y 212 fallecimientos, respectivamente.

El proyecto del INE se plantea el estudio de las defunciones semanales ocurridas durante la pandemia de COVID-19 y su comparación con los datos históricos de defunciones desde el año 2000, lo que permite interpretar los datos con una perspectiva histórica necesaria, dada la variabilidad que presentan las defunciones a lo largo del tiempo. Lo que sí se deduce es que con los datos de muertes por COVIDfacilitados por el Sescam hasta finales de marzo en Cuenca, el 11,9% de esos fallecimientos se produjeron por COVID. El proyecto no tiene una duración determinada, depende de elementos ajenos como es la evolución de la pandemia. 

A nivel nacional, dado que estos datos reflejan la mortalidad sin distinguir causas, no se puede medir de forma exacta el impacto de la pandemia, pero si se observa también un apreciable descenso de defunciones durante esas 13 semanas de 2022, concretamente un 4,6 por ciento menos, registrándose 125.907 fallecimientos, lo que supone 6.030 menos que respecto al mismo periodo de 2021. Los datos de la mortalidad ponen de bien de manifiesto que las cifras actuales se aproximan cada vez más a las que había en época prepandemia, aunque se aprecian los últimos coletazos de la crisis sanitaria.