scorecardresearch
Jesús Fuero

TERCERA SALIDA

Jesús Fuero


Rusia para los rusos

13/06/2022

¿Quién no ha oído hablar de lo bien que viven los suizos? Dicen que es una sociedad modélica, aunque algunos que han vivido allí dicen que allí la vida es muy aburrida. Uno de ellos fue Dostoievski. Aunque de eso hace mucho. Yo he oído decir lo mismo de los que han visitado Rusia. Se decía que en Rusia había tensión antes de las guerras mundiales entre occidentalistas y eslavófilos, entre liberales y nihilistas, entre populistas y aristócratas de siempre. A Dostoievski le parecía más aburrida la vida en Europa que el exilio siberiano que bien conoció, y lo decía estando en Florencia o Dresde a finales del XIX. Para el genio ruso los nihilistas y occidentalistas rusos debían ser azotados, aunque nada dice de populistas y aristócratas de entonces, hoy sustituidos por los amigos de Putin, los magnates afines, que los que no lo son aparecen muertos. Los jóvenes que conoció Dostoievski en un afán liberador abrazaron el socialismo, contagiados de las ideas revolucionarias que pretendían cambiar Rusia, y volvieron sin darse cuenta a abrazar nuevamente, además del socialismo, el anarquismo, el nihilismo, y el ateísmo. El ateísmo que hoy abraza el patriarca de la iglesia ortodoxa rusa, sometido al poderoso rey terrenal llamado Putín y no al Dios que reina donde el otro no llega. Y miren que curioso, los paralelismos con lo que ocurre hoy y ocurrió en nuestra guerra: los revolucionarios están detrás de todos los desórdenes y asesinatos. Eta. Los independentistas tienen un discurso parecido. Las ideas que surgieron entonces son las que algunos intentan aplicar hoy, una utopía social que pretende dividir la sociedad en dos partes desiguales donde unos ejercen el poder sobre los otros. Que el pueblo hoy no proteste mucho tiene fácil explicación: una parte de la población no cree que la violencia sea necesaria para conseguir unos propósitos. Primero se empobrece a una parte y luego se la utiliza para seguir en el poder, controlando las masas, y en ello están algunos, sobre todo en algunas comunidades "empobrecidas" que no pobres, como pasó en Andalucía. En España muchos crímenes han quedado sin castigo, y encontrar culpables se hace cada vez más en cuestión de la ideología, "culpables son los que dicten mis afines", y los liberales se apartan o se consideran sospechosos por unos u otros. Y nada digo de la preferencia de los medios a la hora de enjuiciar a unos y otros. Parece que en muchos de los gobernantes del mundo los demonios han entrado en su cuerpo, y como los cerdos gadarenos deberían saltar por el acantilado o por alguna de las rocas Tarpeyas que hay casi en cualquier lugar montañoso. Cuesta entender que gente bondadosa, generosa, y de corazón puro se deje atrapar por los gadarenos de hoy. En la preguerra española los nihilistas venían desde las ciudades a las zonas rurales a traer los nuevos aires populistas, ¡y vaya si lo consiguieron! Recuerdo que entonces vivía más gente en el campo que en las ciudades. Mientras escribo escucho con delicia a un contemporáneo de Dostoievski, Rimsky Korsakov, y no puedo dejar de percibir lo grandioso de su espíritu, que también aprendió musicalmente de occidente, como cuando se inspiró en Cádiz para escribir su Capricho español.
 Hoy con esta guerra odiosa los opulentos rusos culpan a occidente de haber inflamado a la juventud rusa, que gracias a la guerra tendrá que renunciar a vestirse en Zara o comer en los fast foods. Algunos no conciben el progreso sin la destrucción.