Sánchez asegura que la Ley del Tercer Sector está casi lista

Soraya Lucas
-

«Cobrar la deuda de la dependencia sería la mejor noticia para Castilla-La Mancha»

La consejera de Bienestar Social recibió a La Tribuna en la Consejería. - Foto: David Pérez

Aurelia Sánchez ha obtenido de nuevo la confianza del presidente regional, Emiliano García-Page, para conducir cuatro años más las políticas sociales en la comunidad autónoma. La consejera de Bienestar Social afronta esta nueva etapa con ilusión, pero sin obviar que Castilla-La Mancha debe crecer más en prestaciones sociales, desde las más básicas como el programa Sepap-MejóraT, hasta las más costosas como la construcción de nuevas residencias para personas mayores.
Cuatro años más para terminar de poner en marcha políticas en favor de colectivos vulnerables. ¿Cuáles son las primeras medidas que pondrá en marcha?
Estos próximos años de legislatura son años ilusionantes. Ahora lo que toca es consolidar todo lo conseguido e impulsar nuevas iniciativas y proyectos. Además, la nueva estructura de la Consejería marca la filosofía social del Gobierno. 
Se han creado una Viceconsejería de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia y otra de Servicios y Prestaciones Sociales. ¿Qué funciones tendrán?
Las dos viceconsejerías marcan las grandes áreas de trabajo de la Consejería. Por una parte el área del sistema de atención a la dependencia y prevención. Castilla-La Mancha ha marcado un hito a nivel nacional muy importante, porque hemos pasado de estar a la cola en dependencia, del puesto 17, al tercero. La prevención importa muchísimo, tenemos que trabajar para conseguir que las personas no sean dependientes y tengan una vida más satisfactoria. Otra gran área es el cuidado de las personas y de las familias que tienen dificultades sociales, personales, familiares o económicas. De ella cuelgan todas las medidas de infancia y familia.  
¿La Ley del Tercer Sector será la primera norma que llegue a las Cortes?
Sí, es clave. Ha pasado absolutamente todos los trámites y ahora tiene que volver al Consejo de Gobierno para aprobarla definitivamente y enviarla al Parlamento regional. Tenemos la esperanza de que sea aprobada por unanimidad. Es la Ley más genérica y generosa a la vez. 
¿Podría estar aprobada antes de que concluya este año?
Sería una buena noticia que la pudiéramos aprobar antes de final de año. Vamos a trabajar para ello, aunque dependerá del trabajo parlamentario.
¿Qué va a pasar con la Ley de Garantías de Rentas de Podemos?
También estamos expectantes porque sienta las bases de lo que va a ser el desarrollo de la futura renta mínima de Castilla-La Mancha. Pero estamos pendientes de lo que ocurre en el Gobierno de España porque tiene pensado poner en marcha el Ingreso Mínimo Vital, que vendría a homogeneizar las rentas mínimas en todas las comunidades autónomas y que luego podrían ser compensadas con otras rentas autonómicas. Es importante trabajar en una futura renta básica nacional porque significaría que cualquier ciudadano, viva donde viva, tendrá los mismos derechos, es decir, un minino para poder vivir. 
¿Este invierno se contará con una nueva edición del Plan contra la Pobreza Energética? ¿Tendrá novedades?
Esta iniciativa pionera del Gobierno de Castilla-La Mancha desde el comienzo de la anterior legislatura va a continuar y lo hará ampliándose. Tenemos el objetivo de que cada vez menos familias necesiten este plan. En el futuro el objetivo será cómo prevenir la pobreza energética para que cada vez haya menos familias en esta situación. Mejorar las medidas de prevención será el objetivo del próximo plan contra la pobreza energética. 
Cs ha pedido ampliar el número de plazas concertadas en las residencias de mayores y equipos de profesionales itinerantes como medidas para paliar la despoblación. ¿Qué le parece?
Tenemos por delante desafíos importantes como el envejecimiento de la población y la despoblación de las zonas rurales, pero no hay que olvidar que las políticas relacionadas con el cuidado de las personas generan riqueza. Cuando se abre una residencia de mayores, ésta se convierte en la mayor empresa del pueblo, por ejemplo. No obstante, generar bienestar para los mayores no puede ser una hipoteca para las generaciones futuras. Tiene que ser sostenible. Hay que generar nuevos recursos de forma sostenible y eso es una cosa sobre la que debemos seguir pensando. Y respecto a los equipos de profesionales itinerantes, es una idea que ya está en marcha en la región. Tenemos proyectos de envejecimiento activo itinerantes y el programa Sepap-MejóraT. Ambos son gratuitos para la ciudadanía. 
¿La región llega tarde para afrontar el reto demográfico?
Castilla-La Mancha está abanderando este problema de una forma muy innovadora y pionera y, desde el primer momento, García-Page ha tomado las riendas. Lo que estamos haciendo es elaborar un planteamiento más global, teniendo en cuenta la idiosincrasia de la región. 
¿Siente que las entidades sociales, toda vez que la economía regional se va recuperando, exigen más celeridad en la puesta en marcha de medidas?
Sí. A veces crear y conseguir medidas y recursos para la ciudadanía no es tan caro, solo es cuestión de metodología y de aprovechar los recursos. Tenemos que avanzar en conseguir un crecimiento sostenible, sensato y escalonado. Estamos dando un fuerte impulso a los recursos más costosos como, por ejemplo, las residencias de mayores, y debemos contar con el sector privado. En estos momento todas las residencias de mayores de la región tienen prácticamente las plazas cubiertas. No hay que poner vetos al sector privado porque hacen faltan aún muchos recursos. En la pasada legislatura creamos el primer Plan de Infraestructuras Sociales porque había 122 espacios cerrados o a medio construir. ¿Qué se hizo? Primar la inversión en la gestión. No había presupuesto para construir infraestructuras sociales porque se estaba primando las sanitarias y educativas. Además, las sociales ya estaban construidas, pero cerradas. Nosotros abrimos residencias que estaban construidas, equipadas y cerradas en las sierras de Albacete y de Cuenca o el CADIG de Talavera. Ahora tenemos que seguir generando infraestructuras sociales y vamos a seguir abriendo las que quedan. 
¿De cuántas estamos hablando?
Abrimos algo más del 50 por ciento en la pasada legislatura. No sé si podremos llegar al cien por cien porque algunas están a medio construir. Además tendremos que diversificar territorialmente hablando, abrir recursos donde haya más demanda y generar iniciativas públicas en primer lugar, en colaboración con el Tercer Sector en segundo, y con colaboración  privada en tercer lugar. Es la única forma de dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía. 
¿Está entonces estudiando cómo llegar a abrir el cien por cien de los recursos pendientes desde la etapa del Partido Popular?
Tenemos que valorar y estudiar todas las infraestructuras sociales, porque tenemos que seguir creciendo.
¿Qué territorios se va a priorizar?
Lo más urgente es terminar la reforma de la Residencia de Barber. Está ya abierta y funcionando pero tenemos una planta que hay que reformar. También construiremos una residencia para mayores en el complejo de La Merced de Guadalajara porque es urgentísimo. La inversión que había que hacer para la accesibilidad casi nos cuesta más que un nuevo módulo, por lo que haremos uno nuevo. En Cuenca, en Las Hoces, igual, tenemos que construir una nueva planta. Son urgentes porque son proyectos que ya están funcionando, pero no podemos perder de vista el Hospitalito del Rey, por ejemplo. Luego hay municipios en los que tenemos que construir centros residenciales porque la gente no puede irse a otra población muy distante de la suya. Es complicado porque la infraestructura es muy costosa, pero tenemos que pensar de qué forma podemos buscar apoyo para la construcción y luego que la mayor parte de la financiación sea para la gestión. Que la gestión de las infraestructuras sea pública para que toda la ciudadanía pueda acceder a una plaza independientemente de la pensión que tenga. Hay gente que no se puede pagar una plaza residencial privada. 

 

«Cobrar la deuda de la dependencia sería la mejor noticia para Castilla-La Mancha»

¿Después del verano se presentarán los presupuestos regionales para 2020. ¿Qué le pedirá al presidente García-Page?
Lo haremos desde la mesura, sostenibilidad y priorización. Tenemos que crecer en prestaciones, desde los Sepap a las plazas de residencias con financiación pública. Necesitamos más teleasistencia, más ayudas técnicas y más centros de día. Otra de las prioridades será evitar que las familias lo pasen mal porque no tengan cubiertas sus necesidades vitales.  
 ¿Ayudaría cobrar la deuda de la dependencia que el Estado mantiene con la región?
Seguiremos reclamándola porque, si no se hubiera cortado esa financiación, Castilla-La Mancha habría crecido más. Pero para ello necesitamos cuanto antes un gobierno y que Pedro Sánchez cumpla con su programa electoral e incremente la partida a la dependencia en 500 millones. Si eso fuera posible sería la mejor noticia para la región.
Confesó que le sorprendió el abandono de Cáritas de la Mesa del Tercer Sector y señaló que a la mayor brevedad posible se pondría en contacto con la organización para conocer sus razones. ¿Qué ha pasado?
El año pasado Cáritas planteó la posibilidad de seguir colaborando fuera de la Mesa. Sin embargo, se ha conocido ahora. No obstante, les invitaremos para que entren de nuevo. Quizá deberían repensar su decisión.
¿Qué razones le manifestaron desde Cáritas para salir de la Mesa?
Eso se lo debería de preguntar a él. La Mesa del Tercer Sector es independiente del Gobierno regional y simplemente hay una colaboración. Cáritas presta muchos servicios subvencionados por el Gobierno, pero también tiene otros objetivos al estar vinculada a la Iglesia católica.