scorecardresearch

Bermejo asegura que "estamos reduciendo nuestros márgenes"

Manu Reina
-

El presidente de la Asociación Provincial de Comercio, reelegido recientemente en el cargo para los próximos cuatro años, analiza la situación actual en los empresarios y y negocios conquenses

José Miguel Bermejo, presidente de la Asociación Provincial de Comercio - Foto: Lola Pineda

El comercio atraviesa una dinámica complicada desde el inicio de la pandemia. La asociación provincial, que cuenta con 400 asociados y que fue fundada en 1978, intenta hacer frente a los estragos de la crisis sanitaria con José Miguel Bermejo al frente. Renovado recientemente en el cargo para los próximos cuatro años, busca alternativas para alcanzar nuevos y ambiciosos retos. 

¿Qué sensaciones le produce revalidar el cargo como presidente?

La verdad que nada especial, sobre todo responsabilidad de estar al frente de una organización que lo que tiene que hacer es defender los intereses del pequeño empresario, más en tiempos difíciles como estos en los que algunos subsectores lo han pasado muy mal. Lo que sí tengo que agradecer es el apoyo de los empresarios del sector que han seguido confiando en mí y en mi junta directiva para seguir trabajando para potenciar el comercio, dinamizar el sector y crecer en la media de lo posible. También me gustaría tener palabras de agradecimiento para la junta directiva que me acompañará estos cuatro años.

¿Qué proyectos tiene de cara a los siguientes cuatro años?

El gran reto que tenemos que solucionar estos próximos cuatro años es sobre todo intentar digitalizar en la medida de lo posible los comercios porque está muy claro que estamos en un entorno en el que el comercio electrónico y las nuevas tecnologías han entrado de manera muy fuerte, más si cabe tras la pandemia y tenemos que adaptarnos a esto. Eso sí, a la vez, tenemos que trabajar por seguir prestigiando y hacer ver la importancia del comercio de proximidad, aquel en el que encuentras el mejor asesoramiento, un servicio casi social en muchas ocasiones y sobre todo cercanía.

¿Cuál es la situación actual del comercio en la provincia? 

La situación del pequeño comercio en este momento en la provincia de Cuenca debería analizarse por subsectores, porque la situación de una pequeña tienda de alimentación no tiene nada que ver con una de textil, al igual que una panadería o una carnicería poco tienen que ver con una de artesanía. Con la pandemia hemos visto que para comprar productos básicos, del día a día, los consumidores han vuelto de manera masiva a su tienda de proximidad, allí han buscado su pan, su carne o sus productos de droguería, regresando desde las grandes superficies. Por otro lado, otros sectores como el textil han sido muy castigados por la pandemia, primero porque se vieron obligados a cerrar mientras las grandes empresas seguían enviando paquetes a las casas y luego esta dinámica del comercio electrónico les ha seguido haciendo daño frente al consumo en tiendas.

¿Qué sectores considera que saldrán más afectados después de la pandemia?

Claramente el textil, primero porque el consumidor se centró mucho al principio en los bienes de primera necesidad y segundo porque en pandemia se vieron obligados a cerrar, mientras que las grandes plataformas de comercio electrónico seguían haciendo llegar prendas a los domicilios situándoles en una situación de gran desventaja.

¿Cuál es el sector que más necesita crecer y le está costando más?

En este sentido yo no hablaría de sectores, sino de comercios en particular que necesitan un impulso concreto. De hecho estamos viendo comercios pequeños, gestionados por una sola persona que están creciendo de manera enorme porque han sabido ubicarse correctamente en redes sociales y comercio electrónico.

¿Qué importancia tiene para usted el comercio de cercanía? ¿Los productos de kilómetro cero?

Hay que diferenciar estos dos conceptos. Por un lado está el comercio de cercanía, que es el que está cerca de los usuarios y les ofrece los productos que pueden necesitar sumando un trato cercano, un asesoramiento y, por supuesto, la familiaridad con cada cliente ;y luego los productos de kilómetro cero son aquellos que se generan cerca y que se venden en tiendas. Sí es cierto que el pequeño comercio es aquel que tiene más productos de kilómetro cero porque suele apostar más por lo local que las grandes superficies cuyos contratos tienen otro tipo de variables y a veces hacen imposible que estos pequeños productores tengan cabida en sus estanterías. Por lo tanto, el comercio local, sirve también como plataforma de venta a productos de kilómetro cero en artesanía, textil o alimentación, apoyando de esta manera la economía local, que de otra manera tendría muy complicado llegar a los usuarios. Además de este apoyo a la economía local, tenemos que insistir en que un comercio de proximidad en muchas ocasiones es un servicio público, un lugar en el que nuestros mayores pueden encontrar su ropa, sus alimentos y su higiene con el mejor asesoramiento con todo el cariño del mundo y un trato personal y cercano, cosa que está claro que las plataformas de internet nunca podrán ofrecer.

¿Cree que la sociedad es consciente de los beneficios que tienen los productos de la provincia?

Afortunadamente cada vez más, los usuarios han vuelto a su comercio tradicional y se han reencontrado con lo mejor de los productos locales, pero también han podido ver que está lo mejor que se ofrece en otros sitios y también a un precio competitivo, pero con una gran diferencia: el trato cercano y el asesoramiento, que ese va de serie en los comercios de Cuenca.

¿Qué porcentaje de sus asociados cuentan con redes sociales? ¿Son conscientes de su importancia?

Pues, aunque muchos puedan tener otra impresión, hemos podido comprobar que la mitad de nuestros asociados tienen presencia en internet y muchos de ellos no la tienen porque su mercado es prácticamente local. De todos modos, seguiremos trabajando en este aspecto para que todos aquellos que quieren incrementar su mercado den el salto. Tengo claro que los comercios de Cuenca conocen de la importancia de las redes sociales y además saben utilizarlas. Sin dar nombres, todos sabemos que aquí hay tiendas que convierten Facebook en un escaparate y así han sido capaces de llegar a una amplia clientela. 

¿Qué consecuencias ha generado la pandemia? ¿Se han cerrado muchos comercios?

Los datos aquí son duros, sobre todo en lo referente al textil. Según los datos de la organización nacional Acotex, se han reducido sus ventas en 2020 en un 40 por ciento a nivel nacional y en Cuenca estimamos que pueden haberse producido unas cifras parecidas. Al menos este 40 por ciento no se ha traducido en un cierre del mismo porcentaje de comercios, pero la Confederación Española del Comercio sí señalaba que tras la pandemia un 10 por ciento de las tiendas no ha vuelto a abrir y tras la apertura de las mismas ha cerrado otro 10 por ciento, un dato que también es equiparable a la provincia.

El aumento del coste de los productos debido al incremento del precio de las materias primas, ¿ha hecho crecer el consumo de los productos de cercanía? 

Lamentablemente los efectos de la inflación no solo afectan a las grandes empresas de comercio electrónico, sino que también en las tiendas de cercanía estamos viendo como ha crecido lo que supone, por ejemplo, la electricidad para su negocio, o los combustibles, y otros suministros también han incrementado su coste por la carestía, por lo que no contamos con ninguna ventaja competitiva en este aspecto. Por ejemplo, según datos de la Confederación Española del Comercio, la factura eléctrica se ha incrementado un 50% y un establecimiento medio que suele pagar una factura de 400 y 500 euros mensuales ha sufrido un incremento de 200 más. Lo que estamos haciendo ahora en el pequeño comercio es reducir al máximo nuestros márgenes para no trasladar el incremento de estos costes de los suministros a los clientes y de este modo no penalizar nuestras ventas. Y es que los consumidores también han sido perjudicados por la subida de la electricidad, el gas o la gasolina y tienen más limitada su capacidad de consumo.