El empeño de Requena en el Camino de la Lana

Jonatan López
-

La asociación jacobea valenciana señaliza la histórica y tradicional vía y elabora una nueva web con información detallada de cada etapa

El empeño de Requena en el Camino de la Lana

Santiago de Compostela está mucho más cerca para los caminantes del Levante que quieran iniciar una peregrinación desde la misma Puerta de los Apóstoles de la Catedral de Valencia. Gracias a la Asociación Jacobea de Requena, que vela por el camino, desde hace un mes se cuenta con una web (caminolanavalencia.es) que ofrece una completa información para transitar por Valencia, pasar por Cuenca, Guadalajara y Soria, y enlazar con el Camino Francés a partir de Burgos.  
Cuenta el presidente de la asociación jacobea requenense, Vicente Hernández, que en el tiempo de pandemia se ha acelerado esta guía del Camino de la Lana que ofrece información detallada de cada etapa, los tracks, los alojamientos o los diferentes servicios. Además, la web se renueva constantemente para que el peregrino disponga de los últimos datos de cada ruta, incluidos los que tienen que ver con la ruta a su paso por la provincia conquense. Y es que, recuerda el representante del colectivo jacobeo, «ya se ha encontrado la peregrinación más antigua documentada en Valencia. Estamos hablando de que había peregrinos en 1.400». 
El esfuerzo y empeño de esta asociación levantina no queda ahí. En contacto estrecho con la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Cuenca procura que el camino esté bien señalizado y los peregrinos, por tanto, no se pierdan. Su radio de actuación no termina en la provincia valenciana, sino que el colectivo es el encargado de conservar las señales hasta la localidad de Monteaguado de las Salinas.
El empeño de Requena en el Camino de la LanaEl empeño de Requena en el Camino de la Lana«Mantenemos al día los hitos desde el límite de la provincia, en Mira, hasta Monteagudo», dice Hernández, quien confiesa que, «de hecho nos han cuidado mucho más los ayuntamientos de Cuenca, a la hora de señalizar el camino, que los de Valencia. En Mira, por ejemplo, usamos traviesas desutilizadas del tren para marcar el itinerario».
Lo mismo sucede en Narboneta, Víllora, Cardenete, o Yémeda. Eso sí, falta por completar la señalización de los 15 kilómetros que separan esta última localidad con Monteagudo. En ese sentido, apunta el presidente que en breve se completará la señalética. «El resto de la provincia está perfectamente señalizada. Este es nuestro último reto, aprovechando que la Diputación de Cuenca está actuando en el Balneario de Yémeda. Esa sería una posibilidad para que el peregrino pudiera pernoctar», expone Hernández.
Alto valor ecológico. Cabe destacar el alto valor ecológico y paisajístico que atesora el recorrido por esta zona de la Serranía Baja, puesto que la ruta discurre por el Valle del Cabriel y atraviesa ríos como el río Guadazaón o el San Martín, entre otros. Espacios naturales llenos de vegetación y de belleza que no pasarán desapercibidos para el peregrino. 
Otro de los aspectos necesarios para la comodidad del romero es la red de albergues y alojamientos que se han establecido en el camino. En la localidad de Mira se ha puesto en funcionamiento el antiguo consultorio médico, «con cama y ducha caliente»; en Víllora existe un albergue «muy bueno»; y en Cardenete hay un alojamiento «cinco estrellas».
En este punto, cree Hernández que la ruta ya es atractiva y va a suscitar un interés cada vez mayor. «Muchos peregrinos nos escriben cuando llegan a Cuenca, para ver qué es mejorable, y tenemos muchas ganas de trabajar. Toca descubrir el Camino de la Lana, que podría ser una segunda Vía de la Plata, puesto que la gente de la Serranía o de la Alcarria tiene muy arraigada la hospitalidad».