Diego Izco

TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Un deporte más

23/07/2021

Hace tiempo que el olimpismo perdió el 90% (mínimo) del espíritu de convivencia, amateurismo, evento de confraternización, unión planetaria, etcétera, que tuvo en su origen. Quedan vestigios, pequeñas 'marcas de nacimiento' que el tiempo aún no ha borrado y para apreciar una de ellas hay que acercarse al fútbol.

El resumen de lo que les propongo es que «el deporte rey es sólo un deporte más en unos Juegos». Durante cuatro años se lo 'come' todo, lo absorbe todo, lo fagocita todo… pero cuando llega la gran cita del deporte mundial un futbolista español o brasileño, dios durante mil largos días, es uno más junto al velocista jamaicano, la nadadora china, el levantador turco, la regatista canadiense, el pívot estadounidense, la gimnasta rusa y el fondista etíope. El propio fútbol 'descansa' durante los JJOO: los grandes gigantes ya calientan motores y las Ligas y las Federaciones y los Comités Olímpicos locales llegan a ententes en los que las selecciones se convierten en «sensacionales equipos» diseñados con cinco-seis jugadores 'top' y restos de serie. No es un mal gesto por parte de nadie sino un consenso entre el arrollador ritmo del fútbol de elites y el movimiento olímpico buscando el protagonismo de otros deportistas.

En este 'limbo' se está moviendo estos días un chaval de 18 años, Pedri, que lleva 65 partidos acumulados en las piernas desde que arrancó su particular 20/21 que aún no ha terminado entre Barça, Absoluta y ahora Olímpica. Hay cierto temor en su club. ¿Cuánto puede aguantar siendo brillante y decisivo sobre el césped? La pregunta tal vez pueda responderse con otra pregunta: ¿Cuánto tiempo puede estar jugando un niño a algo que le apasiona? Sólo él, y será por culpa un cansancio más mental que físico, dirá dónde parar. Todo lo demás, disfrute y crecimiento.