scorecardresearch

Lamentan la moratoria a las macrogranjas porcinas

Redacción
-

La Asociación Plataforma Serranía Limpia y Viva insiste en que la moratoria debe abarcar los expedientes iniciados y no concluidos, y cumplir el fin perseguido por el legislado

Granja de cerdos en Santa María del Campo - Foto: Diario de Burgos

. La Asociación Plataforma Serranía Limpia y Viva lamenta que la moratoria a las macrogranjas porcinas de la Junta de Comunidades de CastillaLa Mancha, que ha entrado en vigor este mes, es tan insuficiente que deja fuera proyectos cuya tramitación ya se ha iniciado y que además incluyen irregularidades e ilegalidades como es el caso de Zarzuela, en Cuenca, donde hay varios recursos presentados. El proyecto de macrogranja de Zarzuela está promovido desde 2018 por Icpor Soria (actualmente Icpor Castilla-La Mancha S.L.), constituida por la taranconera Incarlopsa. Prevé una capacidad para 2.685 madres reproductoras (más 400 de reposición), 80.000 lechones de hasta 20 Kg. al año, y 6 verracos, con un consumo superior a los 44.000 m3 de agua anuales y la generación de más de 17.000m3 de purines a las puertas del Parque Natural de la Serranía de Cuenca.

Recurridas la Autorización Ambiental Integrada y la concesión de aguas. El proyecto presentado y el procedimiento seguido por la empresa para su aprobación no ha respetado la legislación. Por ello, se ha presentado Recurso de Alzada a la Autorización Ambiental Integrada (AAI) que concede la Dirección General de Economía Circular de la Consejería de Desarrollo Sostenible de la JCCM, y Recurso Potestativo de Reposición a la concesión de aguas de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ). En ambos recursos se ha puesto de manifiesto las irregularidades e ilegalidades cometidas. Resulta especialmente alarmante el caso de la Autorización Ambiental Integrada que contradice lo aprobado previamente por el mismo organismo autonómico en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA). En la DIA se indicaba que los purines tendrían una planta de tratamiento para la reducción del nitrógeno mediante un proceso de nitrificación-desnitrificación (el llamado NDN). Sin embargo, posteriormente, en la Autorización Ambiental Integrada, dicha planta de tratamiento desaparece y considera suficiente que los purines se esparzan en las tierras agrícolas. La empresa promotora de la macrogranja afirma, tras las modificaciones hechas al proyecto básico inicial, disponer de 381,38 hectáreas netas para esparcir estos purines. Sin embargo, una vez aplicadas las restricciones y condicionantes legales en las parcelas elegidas, la realidad es que solo hay 113,31 hectáreas hábiles para esparcir purines, cuando hacen falta más del doble, según la normativa.

Además, Zarzuela, no tiene ejecutado el perímetro de protección de sus aguas de abastecimiento humano, como obliga la Directiva Marco del Agua (DMA, 2000) y la normativa estatal.

Riesgo de contaminación de agua para consumo humano en Sotos. Lo más grave es que dentro de la superficie propuesta por la empresa en el proyecto para esparcir los purines, y que cuenta con la aprobación de la Administración Autonómica en la Autorización Ambiental Integrada, hay unas 80 hectáreas dentro del perímetro de protección de las aguas de abastecimiento para consumo humano del pueblo vecino de Sotos, una superficie declarada Zona de Protección Moderada desde 2010. Realizar vertidos en estos terrenos pondría en grave riesgo la salud de los habitantes de Sotos. Además, los vertidos en esta zona precisan de autorización especial y estudios hidrogeológicos con los que el proyecto no cuenta. Junto al daño medioambiental, es necesario recordar el grave perjuicio del proyecto para la economía local de la zona. Además de la agricultura y ganadería extensiva, ésta se dedicada fundamentalmente al sector servicios con el turismo, la hostelería, el ocio y la naturaleza.

Dejación de funciones de la Administración Autonómica. Por tanto, la Asociación Plataforma Serranía Limpia y Viva insiste en que la moratoria debe abarcar los expedientes iniciados y no concluidos, y cumplir el fin perseguido por el legislador: prevenir la contaminación. Más aún, cuando el caso de Zarzuela demuestra que son los vecinos de los pueblos, a través de asociaciones y plataformas como Serranía Limpia y Viva, quienes están haciendo la función pública de prevención que desde luego ha dejado de hacer la JCCM, frente a la expansión de la ganadería industrial que la moratoria no ayuda a parar. La Asociación Plataforma Serranía Limpia y Viva es un movimiento vecinal de Villalba de la Sierra, Zarzuela y Portilla, con cerca de medio millar de asociados de la comarca. Forma parte de la Plataforma Pueblos Vivos Cuenca, integrada en la coordinadora regional Castilla-La Mancha Stop Macrogranjas, y la Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial.