scorecardresearch

El primer chapuzón

Manu Reina
-

Los conquenses aprovechan la apertura de las piscinas públicas de Tiradores y Luis Ocaña, que estarán abiertas hasta el 4 de septiembre con un horario de 11 a 20 horas, para combatir las altas temperaturas y el intenso calor veraniego

El primer chapuzón - Foto: Reyes Martínez

El primer chapuzón del año es el más esperado y deseado por la mayoría de los mortales, y más aún cuando las altas temperaturas acechan. Es la mejor opción para muchos con tal de sobrellevar y hacer frente al intenso calor de estas fechas. Mucho más para los conquenses, que han sufrido este fenómeno meteorológico de forma prematura con asfixiantes jornadas, pese a que incluso no había empezado el verano, que arranca hoy de forma oficial. Y es que la sensación térmica ha ido creciendo con el paso de los días y eso ha provocado un interés todavía mayor por remojarse y lanzarse al agua. Los que tienen piscina propia ya tuvieron la oportunidad de bañarse, pero los usuarios de los espacios acuáticos públicos de la capital no pudieron hacerlo hasta el pasado viernes cuando se dio el pistoletazo de salida a la temporada. 

Así, los conquenses aprovecharon el fin de semana para acudir a las piscinas al aire libre de Tiradores y Luis Ocaña. Y es que con la llegada del verano, las piscinas se convierten en el mejor aliado de las familias, ya que es el plan ideal para disfrutar con niños. También para hacerlo con amigos e incluso de forma individual. El deseo por bañarse fue tanto que ambas instalaciones tuvieron un aforo muy elevado. Nadie desaprovechó la oportunidad de disfrutar del primer chapuzón. 

Blanca Marina y Beatriz Basaurit son un ejemplo de ello. No sólo acudieron al recinto acuático del Luis Ocaña durante el día de la inauguración de la nueva campaña veraniega, sino que también repitieron ayer «porque nos gusta mucho venir a bañarnos y es la mejor forma de combatir el intenso calor que está haciendo durante las últimas semanas», expone Marina. En estos casos, es importante no olvidar el uso de protección solar con tal de no llevarse un susto. «Usamos siempre crema porque no queremos quemarnos o tener otras consecuencias negativas», recalca Basaurit. Las dos amigas compartieron una jornada de baño que se extendió desde por la mañana hasta la hora de cierre. Concretamente de once de la mañana a ocho de la tarde, que es el horario fijado para los dos recintos acuáticos públicos de la capital. Como no podía ser de otra forma, el usuario de estos espacios debe cumplir con las medidas de seguridad vigentes en las zonas de baño. Una vez más está prohibido el uso de pelotas, hinchables u otros materiales auxiliares recreativos de este tipo. Además, los menores de 12 años deberán pasar a la instalación acompañados por un mayor de edad y, en el caso de los menores de hasta ocho años, deberán estar siempre acompañados y vigilados por un adulto. Aunque son unas normas que los usuarios «siempre cumplen a rajatabla», tal y como indica el socorrista del complejo Luis Ocaña, Luis Miguel Chumillas. Este profesional de la seguridad en espacios acuáticos asegura además que las incidencias «son siempre menores y que suelen sucederse algunos casos de golpes de calor o pequeñas heridas», y reconoce que «ahora es mucho más fácil venir a la piscina». Y es que ya no existen medidas sanitarias como había hace poco con tal de frenar y combatir la pandemia. Eso hace que el acceso y el disfrute del recinto acuático sea más cómodo y fácil. Atrás quedaron el cumplimiento de normas atípicas para la ciudadanía, como mantener las distancias de seguridad entre usuarios, el uso específico de metros cuadrados limitados por líneas o marcas o usar mascarilla, entre otras. Y es que ahora los conquenses disfrutan por todo lo alto de las piscinas, tal y como se hacía antes de la irrupción del coronavirus.

La temporada de apertura de las piscinas de Tiradores y Luis Ocaña se alargará hasta el día 4 de septiembre. Tan sólo cerrarán el lunes día 25 de julio por la festividad de Santiago Apostol, que es el patrón del servicio de deportes. De esta forma habrá dos meses y medio de disfrute para los usuarios. Pero también es una oportunidad de negocio para los gerentes de los quioscos de estas instalaciones. La encargada tanto de la cafetería como del quiosco del Luis Ocaña, Alejandra Luján, expresa con suma alegría que «la campaña ha empezado muy bien con una gran respuesta de público durante el primer fin de semana y eso refleja que había muchas ganas por bañarse». Además, Luján confía en que la temporada «sea buena durante todo el verano porque venimos de varios años donde ha sido muy mala» y reza para que la meteorología «no cambie» durante los próximos meses estivales. Cabe destacar que las piscinas cubiertas del complejo Luis Ocaña tendrán un horario de lunes a viernes de 9,30 a 21 horas, cerrando los fines de semana e, igualmente, el día 25 de julio. Durante el mes de agosto estas instalaciones cubiertas permanecerán cerradas.

precios. En cuanto a los precios, el abonado pagará un euro por sesión mientras que aquel usuario que no lo sea tendrá que desembolsar tres, aunque si es menor de edad y no tiene el abono el coste será en este caso de 2,50 euros cada día que quiera acceder a los recintos acuáticos públicos de la capital. También existen otras tarifas dependiendo de si se adquiere de un bono y la tipología del mismo. Además, en aquellos casos donde sea un club deportivo el que quiera hacer uso de la piscina Tiradores o la del Luis Ocaña tendrá que pagar 40 por jornada. Seis euros será el coste para aquellas entidades que quieran una calle de la piscina durante una hora. 

El verano arranca después de un esprint final de primavera caluroso y eso hace prever que las temperaturas serán muy altas durante los próximos meses estivales. Es por ello que nunca viene mal un chapuzón y las instalaciones acuáticas públicas se convierten en uno de los principales reclamos para los conquenses. Por lo tanto, todos al agua.