El archivo municipal inicia una nueva fase de digitalización selectiva

R.L.C.
-

Tarancón está representado a nivel regional con motivo del centenario de la segunda parte de El Quijote con su documento más antiguo, 'La Postura de la Taberna', que data de 1606

El archivero municipal (a la derecha) junto a dos de las tres personas que están reforzando este servicio hasta agosto. - Foto: R.L.C.

El archivo municipal afronta, en pleno verano, una nueva fase de digitalización selectiva de fondos. Este servicio, que cuenta con Jesús Garrido como técnico responsable, se ha reforzado hasta agosto con tres personas más a través del plan de empleo provincial.
«La labor que están haciendo es muy buena, ójala pudiera mantenerse este refuerzo, lo que hacemos es buscar los documentos más interesantes, que puedan servir a investigadores, a técnicos municipales o para conocer la historia de Tarancón en una época determinada y digitalizarlos», explica el archivero municipal. Esta tarea se viene realizando de forma periódica, aunque hacia mucho tiempo que con aumento de personal.
De las 7.300 cajas que forman parte del archivo, unas 150 son de documentos históricos, el resto son de tipo administrativo o intermedio. «Los documentos más importantes del archivo están digitalizados, porque tenemos poco tiempo y pocos medios, pero dentro de la política de austeridad se intentan los mayores logros», aclara Jesús Garrido. Aproximadamente el 40 por ciento de los documentos históricos están digitalizados.
Con la nueva fase en la que está inmerso el archivo se ha digitalizado por completo un inventariado municipal con los 85 bienes inmuebles más significativos del municipio y diferentes documentos, principalmente de los siglos XVIII y XIX. «Los expedientes de subasta pública de los puestos del mercado, de la creación de una plaza de profesora de partos, contribuciones industriales de 1914 y otros de tipo político, como relaciones de presos de los campos de concentración», relata Garrido. También están digitalizando la transcripción de todas las actas plenarias y los libros de registros de licencias inocuas y molestas.
El documento más antiguo del archivo municipal, La Postura de la Taberna, de 1606, representa este 2015 a Tarancón a nivel regional.

En una sola sede

La necesidad de unificar todos los fondos del archivo municipal en un solo edificio ya ha sido trasladada al nuevo alcalde por parte del archivero municipal. Actualmente se encuentran distribuidos en cuatro, Casa Parada, Casa de las Asociaciones, en antiguas viviendas de los maestros y la propia Casa Consistorial, sede central del archivo. Jesús Garrido afirma que «lo ideal sería el consenso de todos los grupos políticos para salvaguardar la historia de Tarancón». En cuanto a la ubicación, comenta que «lo dejo al buen criterio de los gobernantes, pero debería estar muy cerca del Ayuntamiento». El archivo municipal, que espera publicar en la página web municipal la última relación de documentos digitalizados y sacar a la luz en breve otros proyectos, confía que la demanda histórica de unificación de los fondos, principalmente una mejora conservación, accesibilidad y seguridad, sí llegue en esta legislatura.