¡Que vuelvan los madrileños!

L.G.E.
-

Las Cortes votan un texto que expresa su «deseo de convertir a Castilla-La Mancha en destino turístico de interior para los ciudadanos de Madrid». Cs y PP afean a Page que los culpara de la expansión del virus

El diputado de Ciudadanos David Muñoz, con sus compañeros de partido Alejandro Ruiz y Úrsula López - Foto: CARMEN TOLDOS

Sus señorías han debatido hoy en las Cortes de algo que pudieron constatar solo con dar una vuelta alrededor del edificio. En esa zona del casco histórico de Toledo hay muchos bares y cafeterías cerradas y son bastantes los escaparates de las tiendas vinculadas al turismo que están sucios y con excrementos de pájaros.
El diputado de Ciudadanos, David Muñoz, avisó de que Toledo y Cuenca serán las que más sufran la caída de turistas internacionales, pero que el resto de enclaves de la región pueden reivindicarse como destino de interior para el turismo nacional. «La mítica Ruta 66 de Estados Unidos pasa por parajes no muy distintos a los que atraviesa esta región», apuntó. Y ahí entra en juego Madrid como foco de visitantes.
Muñoz se remitió a unos datos de la Consejería para apuntar que el 23% de los turistas que venían a Castilla-La Mancha son madrileños, sino más, porque muchos no pernoctan y su control es más difícil. Pero cree que han hecho daño las declaraciones de Page que atribuían al exódo de madrileños los malos datos del covid de Castilla-La Mancha. «El Gobierno le echa la culpa de la expansión del coronavirus a los madrileños y ahora les dice, vengan a visitarnos porque estamos a dos velas», comentó, «¿cómo van a querer volver si Page les está echando la culpa?».
El PP se unió a sus críticas a estas declaraciones y su portavoz, Miguel Ángel Rodríguez , sumó las de Fernando Simón por mostrar «alegría de que no vengan turistas extranjeros». El PPpresentó una batería de medidas entre las que había entrega de cheques para canjear en negocios de restauración o visitas guiadas gratuitas para visitantes, pero su texto fue rechazado.
En cambio, la propuesta de Ciudadanos sí salió adelante. Y en ella las Cortes han expresado su «deseo de convertir a Castilla-La Mancha en destino turístico de interior para los ciudadanos de la Comunidad de Madrid», invocando sus vínculos familiares y sociales. Para que el PSOE aprobase su resolución, la formación naranja aceptó quitar la petición de destinar un 5% del gasto en campañas publicitarias a analizar su impacto. El texto final habla solo de medir y evaluar las campañas.
La intervención de la consejera de Economía, Patricia Franco, mostró que el turismo iba como un tiro... hasta el coronavirus. Dijo que desde 2015 habían subido los viajeros un 15% y las pernoctaciones un 17%.