«Aceptamos políticas de privacidad de web sin importarnos»

Jaime Galán
-
Nuria Pizarro es la responsable del área de ética y sostenibilidad de telefónica - Foto: Yolanda Lancha

La responsable del área de Ética y Sostenibilidad de Telefónica señala que están trabajando para que los dispositivos que venden «ya incorporen controles parentales»

La responsable del área de Ética y Sostenibilidad de Telefónica, Nuria Pizarro, advierte de los riesgos que nos encontramos en Internet y promueve las campañas ofrecidas por el Grupo Telefónica para concienciar, entre otros casos, sobre la protección de menores en la red.
¿Qué papel juega el Grupo Telefónica en la protección de menores en Internet?
Llevamos trabajando en la protección del menor muchísimos años, sobre todo, desde el punto de vista global. En todos los países donde operamos lo hacemos con toda nuestra actividad. Evaluamos el impacto que tenemos con la tecnología en los menores, desde que no haya erradicación del trabajo infantil en nuestra cadena de suministros hasta que nuestros productos y servicios sean seguros para los menores. También tenemos una parte de concienciación, debido a que trabajamos en iniciativas sectoriales y en alianzas europeas, en las que recogemos cuáles son las consecuencias y las preocupaciones que tienen los menores en el uso de la tecnología. La estrategia que tenemos va más allá de alianzas público-privadas, de productos y servicios enfocados a la protección del menor, de controles parentales o de la erradicación de la pornografía infantil en nuestras redes, sino que realizamos campañas y talleres como la que hicimos con el ‘sexting’, donde concienciamos sobre temáticas muy concretas en función de las tendencias que vamos viendo en los niños adolescentes.
Usted menciona que Telefónica también forma parte de alianzas internacionales en búsqueda de soluciones, ¿cómo nacen estos acuerdos y hasta dónde pretenden llegar?
Por ejemplo, nosotros trabajamos con ICT Coalition (Coalición de las empresas TIC), una alianza sectorial donde estamos las empresas de telecomunicaciones y las empresas de Internet como Google, Facebook o Instagram… y lo que intentamos es asumir compromisos de autorregulación. Antes de que haya una regulación nos anticipamos a ella, precisamente, en pro de la protección del menor porque es un colectivo vulnerable. La función de estos compromisos va dirigida a la sensibilización, pero también hace referencia a temas de privacidad, de controles parentales para proteger la actividad de los niños más pequeños, y de la pornografía infantil para intentar erradicar toda esta red, a pesar de su dificultad.
¿Estas alianzas censuran contenidos en la web?
No. Lo que nosotros hacemos es trabajar con la organización Internet Web Foundation, donde tienen canales de denuncia para trabajar junto con la policía británica y la Interpol, e investigar así las direcciones tecnológicas de aquellos usuarios que están generando pornografía infantil. Censurar es una palabra que va en contra de la libertad de expresión, pero hay que pensar que estamos hablando de casos de pornografía infantil. Estas alianzas no censuran contenidos, sino que los bloquean. Telefónica como tal no puede ver ese contenido que se comparte en la red, quien lo sabe es la Interpol. Ellos saben que en una URL se está compartiendo pornografía infantil. Lo que nosotros hacemos es descargarnos las listas de usuarios o URL facilitadas por la Interpol y bloquear esos contenidos. Bloqueamos, no censuramos.
¿Cómo trabajan esa tarea de concienciación para la sociedad?
Nos apoyamos muchísimo en expertos. A través del portal ‘dialogando.com’ colaboramos con expertos e intentamos que, gracias a esas iniciativas sectoriales, tengamos estudios sobre las problemáticas o los riesgos más predominantes en ese momento, e intentamos que durante todo el año podamos acaparar todas esas prácticas que están preocupando y que están entrañando algún tipo de riesgo para los menores.
¿En qué consiste ‘dialogando.com’?
Es una plataforma donde ofrecemos recursos sobre temas de uso responsable de la tecnología. Funciona por temáticas, y a veces, lanzamos campañas a nivel global o local, en función de las necesidades del país. Todo el mundo puede acceder a esa plataforma para obtener consejos de cómo aprovechar las oportunidades que te da la tecnología evitando riesgos que conllevan.
¿Telefónica dispone de controles parentales disponibles para sus clientes?
Sí, disponemos de ellos con tal de que los padres que lo requieran puedan utilizar esta herramienta para prevenir los riesgos de los movimientos de sus hijos en la red. Estos controles también sirven para que el padre prohíba el acceso a su hijo a una web donde él no quiera que acceda. También estamos trabajando para que los dispositivos que vendemos ya incorporen controles parentales.
¿Qué consejos da Telefónica a los internautas, ya no solo a los menores, a la hora de navegar por Internet?
Intentamos concienciar en educación digital. Lo primero de todo es que cada usuario debe tener claro los términos y condiciones de privacidad. Con la Ley del Reglamento de Protección de Datos Europeo, que se implantó el año pasado, ya hay unas medidas de seguridad muy extremas en términos de privacidad, pero tenemos una fea costumbre de entrar a muchas webs y aceptar sus condiciones sin importarnos lo que digan en ellas. No sabemos lo que estamos aceptando. A veces nuestros datos se están compartiendo con terceros que desconocemos. Otro aspecto importante en las redes sociales es el contenido que subimos. Una vez que lo hacemos ya hemos perdido el control de ello, antes de subirlo piensa que cuando lo hagas ya no es tuyo. Una vez en la red ese contenido ya puede ser usado por cualquier persona, puede ser compartido sin tu consentimiento. Intentamos dar consejo para que los usuarios sepan que toda actividad que realice en la red tiene unas consecuencias, positivas o negativas.
¿Aceptar la política de privacidad de una página web siempre implica riesgos?
No, siempre y cuando sepas lo que estás aceptando. Si es una aplicación que simplemente te informa sobre sus competencias, pues no hay problema. Pero, por ejemplo, si es un banco, qué pasaría si en sus condiciones de privacidad indica que puede acceder a tu cámara. ¿Para qué quiere acceder un banco a tu cámara? Hay que tener constancia de lo que estamos aceptando. Lo que estamos intentando hacer en Telefónica es obtener un lenguaje de privacidad muy accesible, que la gente lo entienda y pueda decidir por el control de sus datos. Queremos que tengan un acceso fácil a esas condiciones de privacidad. Otro consejo para los internautas es tapar las cámaras de los portátiles.
¿Qué riesgos puede ocasionar un perfil público en redes sociales para un uso meramente personal?
Depende para qué quieres usar tu perfil. En el caso de que sea profesional, el hecho de que sea público ayuda positivamente a las empresas. En caso de que sea personal, a la hora de tener un perfil público tienes que saber que cualquier persona puede acceder a todo el contenido que compartas, tú tienes que ser consciente de que estás subiendo contenido a Internet y que, cualquier persona que desconoces puede ver todo lo que estás compartiendo. De ti depende si quieres que tu contenido sea visto por personas que conoces o que, simplemente, también puedan hacerlo otros usuarios que no conoces. Además, actualmente se denuncia en numeradas ocasiones la creación de cuentas falsas cuando un usuario ve sus mismas fotos en otro perfil. Nosotros no damos consejos de prohibir, sino de decidir y de tener la libertad de elección. Eso sí, sabiendo las consecuencias que pueden ocurrir en ambos casos. Eres libre cuando sabes todas las consecuencias, si no tienes toda la información no puedes ejercer esa libertad de elección.
El ‘sexting’ y el ‘grooming’ son dos términos que quizás la sociedad desconoce, pero que significan un riesgo en la red. ¿Cómo los explicaría y cuáles son sus consecuencias?
Ambos conceptos forman parte de las 31 iniciativas que lanzamos el año pasado. El ‘sexting’ es la contracción en inglés de ‘sex’ y ‘texting’, por lo tanto, se produce cuando dos personas se envían fotografías o vídeos de contenido sexual. Y el ‘grooming’ es cuando una persona adulta se hace pasar por un menor a través de un perfil falso, este se familiariza con el menor para conseguir el objetivo de contactar físicamente con él. Una de las consecuencias del ‘sexting’ puede ser el acoso, porque alguien vea como una fotografía suya de contenido sexual es compartida por mucha gente y el caso acabe desembocando en acoso. También pueden producirse trastornos psicológicos, no solo para el niño, sino también para el entorno familiar. Otro riesgo a tener en cuenta es que ese al que le hayas mandado una foto pueda chantajearte con el objetivo de obtener otras cosas.
Estas son dos de las 31 iniciativas o campañas que realizaron el año pasado. ¿Qué otro ejemplo  puede contar?
Realizamos campañas contra el ciberacoso, tan malo es el que está acosando como el que está compartiendo el contenido. Más ejemplos de campañas son la sobreexposición en redes, debido a que pensamos que no por subir más fotos y por compartir más tu vida en Internet es mejor, esto tiene sus riesgos. La violencia de género que se puede sufrir a través del control por el móvil también es uno de los temas abordados.
En referencia a otra campaña de Telefónica, la DGT hizo público que en 2017 el 29% de los accidentes en vías interurbanas fueron causados por distracciones, la mayoría de estas por el uso del móvil. ¿Qué plantea Telefónica en este asunto?
Nosotros lanzamos una campaña sobre el uso del móvil en la conducción porque se ha demostrado que este uso es una de las principales causas de los accidentes de tráfico, incluso por encima de los causados por consumo de bebidas alcohólicas o estupefacientes. Telefónica es consciente de ello y lanzó una campaña para concienciar el uso responsable de la tecnología, para hacer ver que el uso del móvil durante la conducción entraña unos riesgos para ti y para las personas que están al otro lado de la carretera.
¿Cómo funcionó el Día de Internet segura?
Lo celebramos el pasado 5 de febrero y fue fantástico. Lleva tres semanas la campaña, esta es global, y tenemos más de 350.000 reproducciones en Youtube. Para nosotros esto es un éxito porque significa que el mensaje ha calado, la gente lo entiende y, además, lo está compartiendo para que otras personas vean ese contenido. Dependiendo del país se hicieron unas u otras actividades, en España este año lanzamos la campaña en forma de vídeo.