scorecardresearch

El campo estalla

Manu Reina
-

Los agricultores, ganaderos, cazadores y otros colectivos del mundo rural alzarán la voz el domingo en Madrid para denunciar la «situación insostenible» que atraviesan

El campo estalla - Foto: Reyes Martínez

El campo dice basta. Y asegura tener motivos para ello: la situación «insostenible» que atraviesan sus trabajadores, que denuncian las condiciones laborales y económicas desfavorables que sufren en su rutinario ejercicio laboral; el aumento incontrolado del precio de las materias primas; la subida del coste de las energías y las políticas ineficaces en este ámbito. Estas son sólo algunas de las cuestiones que han puesto en jaque la supervivencia del sector. Tal es así que se han visto obligados a salir este domingo a la calle en una manifestación nacional que tendrá lugar en Madrid para defender «la agricultura, la ganadería, la caza, el campo y su cultura y tradiciones», como expresa el manifiesto que apoyan y respaldan todas las asociaciones y colectivos que se ven perjudicados. Y es que, además de la agricultura y la ganadería, el sector cinegético, tan arraigado y de suma importancia en esta región, también alza la voz en contra de la futura Ley de Protección y Derechos de los Animales y las políticas de bienestar animal que ponen a la caza en el punto de mira. 

Los promotores de esta manifestación, que espera congregar a más de 200.000 personas y cuyo lema es #juntosporelcampo, son la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), la Federación Española de Caza, la Oficina Nacional de la Caza, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Alianza Rural, la Unión de Criadores del Toro de Lidia, Cooperativas Agro-alimentarias y la Federación Nacional de Regantes de España, a los que se han unido decenas de asociaciones y organizaciones en defensa de todos los sectores del mundo rural. Pero el campo no estalla ahora, sino que hace tiempo que lo hizo, ya que esta manifestación está convocada desde finales del pasado año. Eso sí, el conflicto bélico en Ucrania ha hecho todavía más grande la herida. 

El secretario general de Asaja Cuenca y vicepresidente regional de la misma, Manuel Torrero, explica que «el aumento de los costes de producción, la destrucción que generan las políticas medioambientales del Gobierno, la última reforma laboral y una mala gestión de la Política Agrícola Común (PAC), entre otras cosas, han provocado una situación insostenible». «El agricultor no tiene ahora mismo capacidad de amortiguar el incremento del coste de producción con la venta de mercancía. Es imprescindible decir basta», recalca. Además, avisa de que «no sabemos qué vamos a recibir cuando llegue el momento de la cosecha». 

Los manifestantes denuncian que la situación del medio rural, el despoblamiento, la falta y pérdida de servicios públicos y privados, así como una PAC que «no va a abordar» los principales problemas del sector agrario -como la pérdida de agricultores, los precios, la falta de ingresos y las dificultades para la incorporación de jóvenes a la agricultura- son sólo algunas de sus reivindicaciones. Pero hay más. El sector alerta también de una problemática «insatisfecha» en materia de agua, «un ataque» en la línea de flotación de la caza y «un desprecio» por la ganadería extensiva «favoreciendo» la expansión sin control del lobo. «Son problemas a los que las instituciones tienen que hacer frente y dar una solución», subraya Torrero. 

El secretario general de Asaja en Cuenca incide también que la reforma laboral, que corta de raíz los contratos temporales, supone «un aumento del 29% de los costes laborales en las explotaciones agrícolas». Además, Torrero critica que «esta nueva normativa no se traduce a la realidad del campo». 

En cuanto a la PAC, el secretario general de Asaja en Cuenca pide que «se oriente a los agricultores que son quienes se la juegan día a día», y expone que la guerra en Ucrania «pone en jaque» la estrategia europea de la PAC. «En Cuenca por ejemplo hemos perdido 25.000 hectáreas de girasol en los últimos seis años por la soberanía europea».

 Por todo ello, los sectores del campo reivindicarán sus derechos en un momento crítico para todos ellos.