Editorial

El Gobierno regional invierte 5,1 millones contra la exclusión social

-

El Gobierno de Castilla-La Mancha valoró los cinco programas que la entidad Llanero Solidario ha implantado en la provincia de Albacete a través de la línea de subvenciones de inclusión social con ayudas que ascienden a algo más de 226.000 euros, como son Recalculando Ruta, Conecta Empleo, Econatural, Germina Empleo Manchuela y Germina Empleo Alcaraz, con el objetivo de desarrollar itinerarios de inserción para personas en situación de riesgo o vulnerabilidad. En total, el presupuesto de esta orden de Inclusión Social de Castilla-La Mancha para 2020 en la región asciende a 5,1 millones de euros.
Asimismo, la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, reconoció la labor del colectivo del Tercer Sector Llanero Solidario, especializado en economía social y solidaria, durante la visita que ha realizado al proyecto Germina Empleo Manchuela, dotado con una subvención de 25.400 euros para la capacitación profesional en actividades vinculadas a la agroecología como, por ejemplo, la recuperación de variedades locales y producción hortícola de temporada.
Un proyecto denominado Germina Empleo que está formando a una veintena de personas con dificultades sociales, económicas y en riesgo de exclusión social. La consejera de Bienestar Social ha recordado que el presupuesto de la Orden de Inclusión Social de Castilla-La Mancha para el ejercicio 2020 asciende a 5,1 millones de euros, de los que unos 3,7 millones son aportados por el Fondo Social Europeo y sobre 1,4 millones por el Ejecutivo castellano-manchego.
En el caso de la provincia de Albacete, el presupuesto es de 1,1 millones de euros, con 980.500 euros aportados por estas ayudas europeas y 177.230 euros por la Consejería.
En estos momentos, tras la crisis del Covid-19, y debido a los problemas económicos que ya se dejan ver en la región, es más importante que nunca que la Administración se convierta en una herramienta para ayudar a personas en riesgo de exclusión social. Después del fuerte embate sanitario que ha dejado la pandemia, Bienestar Social debe ampliar las ayudas, como está haciendo, para que haya gente de primera y de segunda, y aunque no tengas las mismas oportunidades, algo que es una quimera, por lo menos opten a una vida tranquila, alejados de la mendicidad y la violencia.
Está claro que ahora más que nunca hacen falta unas administraciones fuertes que se fijen en temas de inclusión social y también de bienestar social, porque debido a los embates que está sufriendo el Estado del Bienestar se hace necesaria una mirada solidaria con todos los colectivos más vulnerables.