"Los premios sirven de acicate para avanzar en la vida"

J. Monreal
-
"Los premios sirven de acicate para avanzar en la vida" - Foto: AGENCIA ROBAYNA Reyes MartÁ­nez

Adriana Alonso Beltrán. Premio Conquense Excelente 2019

El salón de actos de la Diputación Provincial acogió, el lunes 24 de junio el acto de entrega del premio ‘Conquense Excelente 2019’ galardón que en esta edición ha recaído en la joven estudiante de Valera de Abajo, Adriana Alonso Beltrán.

La galardonada, que cursa estudios de Ingeniería Aeronáutica, ha conseguido ya algunos premios importantes, entre los que destacan el I Mastercard Innovation Challenge 2018, certamen en el que su proyecto superó a más de un centenar de trabajos de innovación presentados por universitarios de diversos países, entre los que destacan Estados Unidos, Argentina, Perú, México y, por supuesto, España.

Alonso Beltrán resultó ganadora en esta competición internacional de innovación en busca de talento capaz de revolucionar el sector de los medios de pago con un proyecto denominado ‘Finger Power’, basado en el uso de la huella dactilar como medio para la realización de pagos, transferencias o cualquier tipo de transacción bancaria.

A punto de finalizar los últimos exámenes, Adriana ha hecho un hueco en su apretada agenda de estudios para recoger el premio otorgado por Diputación, premio que no lleva aparejada dotación económica alguna, «pero sí la satisfacción de ser reconocida en mi tierra», dice la joven estudiante conquense.

¿Le falta mucho para acabar sus estudios de ingeniería?

Estoy en plena época de exámenes para finalizar este curso y el año que viene haría las prácticas y sólo faltaría presentar el proyecto de fin de carrera. Es el último tramo pero el que más largo se me está haciendo. Espero que todo vaya como espero y pueda superar los últimos obstáculos de este curso.

¿Qué le hizo decantarse por la Ingeniería Aeronáutica? ¿Recibe algún tipo de ayudas, becas, etc.?

Desde niña siempre he sentido atracción por el funcionamiento de las cosas. Tal vez influyera en mi decisión el hecho de tener un familiar piloto, y ver en casa siempre maquetas de aviones. En cuanto a las ayudas, no cuento con beca alguna ni aportación económica salvo la de mis padres, que son quienes hacen posible que siga estudiando.

¿Qué supone para usted haber conseguido ya varios premios a nivel internacional siendo todavía estudiante?

Supone una satisfacción aunque el conseguir premios no es una meta en sí misma. Todo viene a raíz de que este año tenía tantas asignaturas y tanto por hacer que traté de distraerme con otras actividades que no tuvieran nada que ver con mis estudios y así es como me puse a diseñar los proyectos que más tarde me llevaron a conseguir los premios. Todo se debe a la curiosidad, a la inquietud por conocer algo diferente a lo que son mis estudios. En los dos casos en los que competí era por grupos, pero yo lo hice en solitario y he logrado el premio. Conseguir un reconocimiento, un premio a este nivel sirve de acicate para avanzar en tu carrera y en los demás aspectos de la vida.

¿Dedica muchas horas al estudio?

La verdad es que no son demasiadas, pero sí lo hago con intensidad cuando hay que concentrarse. A veces no consiste en dedicarle horas y horas a un asunto cuando lo que hay que hacer es poner empeño y atención en su justa medida y aprovechar el resto del tiempo en otras actividades cotidianas que también son necesarias, como salir con los amigos, compartir experiencias, charlar con los compañeros de curso, etc. En definitiva, tener tiempo para todo y dedicarle a cada cosa el que sea preciso, ni más ni menos.

¿En qué consiste el proyecto ‘Finger Power’ con el que ha conseguido el premio internacional?

El objetivo principal es el de evitar intermediarios, sobre todo tarjetas bancarias, y por lo tanto, papel y plástico. El proyecto se basa en servirte de tu huella dactilar u ocular para hacer cualquier gestión bancaria y no tener que llevar tarjetas ni otro tipo de documentos. El proyecto consiste en desarrollar, basándome en lo que ya había en biometría dactilar, ampliando y creando un link con enlace entre la entidad bancaria y tu huella dactilar. Lo cierto es que no está lejos el día en el que nuestros dedos serán la llave que abra muchas puertas. La tecnología avanza rápidamente y hay que estar atentos al futuro que está a la vuelta de la esquina.

¿Tiene patentado el proyecto para poderlo comercializar?

No lo tengo patentado porque lo hice para Master Card que es, por decirlo de algún modo, la empresa que me lo encargó. Nada mas acabarlo me llamó un alto directivo de esta entidad para comentarme que el I+D tenía sede en Nueva York, y que debería desplazarme hasta la sede central, viaje que por ahora no me es posible hacer porque lo primero es acabar mis estudios. No sé si en un futuro decidiré ir a los Estados Unidos, pero de momento la meta es acabar la ingeniería y ver qué posibilidades hay de empezar a trabajar en alguno de los campos que abarca la aeronáutica.

¿Le atrae la investigación?

Mi ideal sería lograr un trabajo que me permitiera investigar en aeronáutica, pero está muy limitado el campo ya que los lugares en los que mejor se puede uno desarrollar son Estados Unidos, y en Europa, Francia. Me gusta mucho viajar, y he recorrido buena parte del mundo, pero no sé si sabría vivir fuera de España porque me gusta mi país, el ambiente, las costumbres y sobre todo estar con mi familia y mis amigos. Si como ingeniera surgiera la posibilidad de desarrollarme, pensaría bien las ventajas e inconvenientes y aún así trataría de poder ejercer mi profesión en España, donde también hay lugares punteros en aeronáutica como Getafe o Sevilla. Ese sería mi ideal, pero el futuro es siempre incierto y nunca se sabe dónde pueden surgir las oportunidades.e 

¿Una vez conseguidos estos premios, se plantea seguir ese camino y desarrollar otros proyectos?

Lo más inmediato sería el proyecto de fin de carrera que, si todo va como espero, lo pienso centrar en la parte mecánica de los aviones. Me gusta investigar en los materiales, en la propulsión. Todo lo que tenga que ver con la técnica y el vuelo lo tomo muy en serio y sobre todo estructuras u otras partes de la aeronave. De momento lo que quiero es acabar este curso y ya habrá tiempo de pensar en el final del curso siguiente y en el proyecto.

¿Se siente usted ejemplo de la juventud actual?

No me considero ejemplo de nada. Soy, simplemente, una estudiante a la que le interesa su carera, que quiere dedicarse a ella cuando acabe los estudios y nada más. Me interesa todo lo que tenga que ver con la actualidad, soy inquieta y todo me llama la atención. Como yo hay miles de personas en España que buscan mejorar su situación y trabajar para construirse un futuro con cierta estabilidad laboral y personal. No soy nada especial.

Hablando de futuro, ¿qué salidas profesionales tiene la Ingeniería Aeronáutica?

La aeronáutica te abre puertas a todos los niveles. Por las caracerísticas de esa ingeniería, tienes la oportunidad de trabajar en muchos campos como puede ser la docencia, la física, la química, en informática y programación. La rama aeronáutica tiene machas variedades, no solo es un avión, sus materiales, sus motores, su capacidad de vuelo... En esta ingeniería entran también los helicópteros, los satélites, los cohetes, los motores, etc. El trabajo de un ingeniero requiere muchas horas de ordenador y de diseño, pero esa faceta es la que menos me gusta, ya que soy más de investigar con materiales, de ver el funcionamiento, el comportamiento en vuelo y todo lo que significa el área mecánica. Es una carrera con muchos atractivos y, por lo tanto, con muchas salidas profesionales que cada día van aumentando y cambiando.

Imagine que hace un proyecto fin de carrera que resulta ser premio extraordinario y recibe una llamada de la NASA. ¿Tomaría el primer vuelo a Estados Unidos?

Sinceramente no. Si recibo una llamada de la NASA la atendería, escucharía lo que tuvieran que decirme pero con toda seguridad rechazaría la oferta. Mi camino no está aún definido pero creo que sé bien lo que no quiero hacer que es tan importante como saber qué es lo que verdaderamente quieres hacer en la vida. No dudo de que sería un trabajo atractivo siempre y cuando estuviera relacionado con la propulsión, con motores y satélites, ya que mi especialización la hice en vehículos y aeronaves, con lo cual podría entrar dentro de mi campo de trabajo. Vuelvo a decir que no me iría a trabajar a Estados Unidos porque me siento muy apegada a mi tierra, a mi familia y a las costumbres de mi país. Otra cosa es que me llamaran de Airbus de aquí de España. Entonces sí que no me lo pensaría dos veces. Aceptaría sin dudarlo la oferta, haría rápidamente las maletas y empezaría a trabajar al día siguiente.