scorecardresearch

10 años que no apagan la voz dorada

Galena Koleva (SPC)
-

El legado de Whitney Houston sigue deslumbrando al mundo tras una exitosa carrera que acabó demasiado pronto después una vida de adicciones y abusos

La artista consiguió más de 600 premios y vendió 140 millones de copias de sus discos. - Foto: EFE/Holger Hollemann

La voz de Whitney Houston se apagó de forma trágica un 11 de febrero de 2012, pero los 10 años de su muerte no han podido extinguir el legado de una estrella que aún brilla con mucha fuerza. La cantante hizo historia al convertirte en la artista más galardonada de todos los tiempos gracias a una impecable carrera musical que, por desgracia, llegó demasiado pronto a su final. Su dependencia a las drogas fue devorando poco a poco a la novia de América, tras la que se escondía una mujer atormentada por los fantasmas del pasado y una vida marcada por los abusos.

Desde que nació un 9 de agosto de 1963 en la ciudad de Newark, Nueva Jersey (EEUU), el talento le acompañó desde pequeña: su madre, Cissy Houston, gozaba de cierta fama gracias a una fructífera carrera como corista para estrellas como Elvis Presley y Aretha Franklin.

Es por ello que desde niña quiso seguir sus pasos y con 11 años comenzó a formarse como vocalista en la Iglesia Bautista Nueva Esperanza de Newark. De ahí pasó a hacer los coros de varios intérpretes conocidos y a actuar en un club situado en Manhattan, donde un sello discográfico descubrió su prodigiosa voz cuando tenía 17 años.

Lo que nadie sabía entonces es que Whitney arrastraba el peso de un secreto que se llevó incluso a la tumba. Durante su infancia, ella y sus hermanos debían quedarse en distintas casas de familiares debido a las largas temporadas de gira de su madre. Fue allí donde ocurrieron los hechos que marcaron su vida. Al parecer, tal y como reveló uno de sus hermanos tiempo después, ambos fueron víctimas de abuso por parte de una de sus primas.

Whitney mantuvo siempre su silencio y nada de esto trascendió al público cuando comenzó a triunfar a mediados de los 80, empujada por la enorme presión de su madre. Así, en 1985, lanzó su primer disco, Whitney Houston, del que se vendieron 22 millones de copias y por el que debutó en los Grammy. Fue el primer premio de muchos.

De ahí en adelante su fama se incrementó con su segundo álbum, Whitney (1987), su legendaria actuación en la Super Bowl de 1991, y especialmente con su salto a la gran pantalla. En 1992, se lanzó al mundo de la actuación con El Guardaespaldas, una película que cautivó a millones de espectadores gracias a su brillante banda sonora, la más taquillera de la historia.

Fue en ese mismo año, en plena cima de su carrera, cuando se casó con el rapero Bobby Brown, con quien tuvo una hija. Su historia de amor parecía perfecta, pero la idílica relación a ojos de todos escondía los presuntos malos tratos de su marido. El tumultuoso matrimonio acabó absorbiendo su éxito  y fue el inicio de su declive.

A todo ello se sumó su adicción a las drogas, un infierno que intentó abandonar desesperadamente tras su traumática separación en 2007.

Llegaron más discos, éxitos y alguna que otra incursión en el cine.  Las cifras hablan por sí solas: su nombre figura en el Libro Guinness por lograr más de 600 premios y vender 140 millones de copias de sus álbumes. Pero los años de excesos le habían pasado factura, sus últimas actuaciones defraudaron al público y su aspecto iba empeorando. La tragedia llevaba años escribiéndose y la artista no llegó nunca a recuperarse.

Trágico final

Whitney Houston murió con 48 años. Caprichos del destino, fue su guardaespaldas quien encontró su cuerpo en la bañera de un hotel de Los Ángeles. La autopsia reveló que falleció ahogada tras consumir cocaína y otras sustancias -una suerte similar que siguió su hija Bobbi Kristina Brown en 2015-, pero lo cierto es que su vida la había devorado.

Su muerte conmocionó al mundo entero, que se quedó huérfano demasiado pronto de la gran voz dorada del siglo XX. Pero su herencia musical, esa que aún nadie ha podido superar, seguirá viva hasta la eternidad.

ARCHIVADO EN: Estados Unidos