«Se necesita un gobierno que no se enclaustre en Moncloa»

L.G.E.
-

Casado puso en pie el auditorio toledano cuando mandó su ánimo a «ese policía nacional que se debate entre la vida y la muerte, un héroe de nuestra libertad»

Muchos del los dirigentes del PP regional se subieron al escenario a arropar a Pablo Casado y a la exministra Fátima Báñez. - Foto: Yolanda Redondo

Dos veces el auditorio del Beatriz se puso en pie durante las intervenciones del  acto de precampaña que esta mañana organizó el PP con la presencia de Pablo Casado. La primera fue cuando el presidente del PPregional, Francisco Núñez, pidió un aplauso para las Fuerzas y Cuerpos del Estado que están en Cataluña. La segunda vez fue con Casado. «Quiero mandar todo mi ánimo a ese policía nacional que se debate entre la vida y la muerte, que se ha jugado la vida», expuso, «es un héroe de nuestra libertad». Y mientras sus seguidores le aplaudían de pie, Casado extendió su mensaje a «todos sus compañeros, a la Policía Nacional, la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra.
El acto de precampaña iba a versar sobre empleo y pensiones. Yasí lo hizo en buena parte, sobre todo con la intervención de la que fue ministra de Empleo, Fátima Báñez. Pero Cataluña también bullía en la cabeza de Núñez y Casado, y como se pudo comprobar, en la de la mayoría de los asistentes.
El candidato del PP a La Moncloa hiló su intervención económica para avisar de los efectos que ya lleva acarreando Cataluña por el conflicto independentista. Señaló que 4.000 empresas se han ido de la comunidad autónoma y se han perdido 200.000 turistas. Acercándose a lo que ocurrió la pasada semana con las movilizaciones contra la sentencia del Supremo, aseguró que han supuesto una pérdida económica de 600 millones y que solo «el corte de carreteras en el que participa Quim Torra, tiene un impacto negativo diario de 25 millones».
De eso hablará precisamente hoy Casado en Cataluña con las afectados, pues ha programado una reunión con comerciantes, empresarios y trabajadores. También con las Fuerzas y Cuerpos e Seguridad del Estado, precisó. El presidente del PP estima que una eventual independencia de Cataluña costaría una cuarta parte de su PIB, es decir que la economía caería en 57.000 millones de euros. Y en el apartado laboral, lo tradujo en la pérdida de 720.000 empleos, triplicando la actual tasa de paro.
A pesar de que no pintó un panorama halagüeño (hasta se hizo eco de que las fuerzas antidisturbios tienen que ir recogiendo las bolas de goma de la calle), Casado dijo querer mandar un «mensaje de tranquilidad», pues  garantizó que «sí hay alternativa en España» y que la tiene el PP.
«Lo que hace falta en España es un gobierno de verdad, se necesita un gobierno que lidere, no que esté enclaustrado en La Moncloa», recalcó, «un Gobierno previsor de lo que pudiera ocurrir, no sobrepasado por los acontecimientos, se necesita un gobierno que sepa tomar decisiones y que no busque excusas para no tomarlas o le tiemblen las piernas».
Casado interpeló a Pedro Sánchez qué es lo que tiene que pasar para que ponga orden: «¿Que se incendie Barcelona?Lo hace todas las noches. ¿Que Torra esté en connivencia con los violentos? Ya lo hace. ¿Que el Gobierno catalán incumpla la ley? ¿Es que alguna vez la ha cumplido?».
Y aunque fue crítico con Pedro Sánchez, el líder del PPaseguró que él es leal con el Gobierno de España. Se remitió a lo que ocurrió cuando hace dos años era Rajoy el que estaba en Moncloa y  «tuvimos que sufrir la postverdad y manipulación cuando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado preservaron la libertad». No olvida que entonces Sánchez «pidió que se reprobaran a los ministros».
«Barcelona es patrimonio de todos los españoles», le dijo Casado  a los toledanos. «Cataluña ha sido, es y seguirá siendo España», añadió, «nosotros también somos catalanes y nos duele Cataluña».