scorecardresearch
Jesús Fuero

TERCERA SALIDA

Jesús Fuero


Periódicos y mingitorios

30/05/2022

En un periódico de primera los contenidos también lo deben ser. Decir la verdad es ser de primera, sin tergiversar, aunque se suavice el contenido para hacer más llevadera su lectura. Tomarse en serio lo que sucede también, no admite excusas que se excluyan aquellas noticias que nos informan de lo que destruye nuestra sociedad. La ironía, el humor que relativiza y hace menos doloroso lo que de otro modo costaría más digerir los sucesos también es necesario. Es obligación de un periódico serio e independiente poner medallas al virtuoso y defenestrar al tramposo. Lo es aupar al sabio y no ignorarlo, que es lo más frecuente hoy. No es rellenar columnas, ni exhibir panfletos propagandísticos de intereses mediáticos, entiéndase por mediáticos del medio que paga porque cobra del que lo subvenciona. Hacer perder el tiempo a los pocos lectores que van quedando es que las columnas de los columnistas sirvan solo para que estos exhiban sus habilidades escritoras sin aportar algo que haga pensar a quien lo lee, que él que quiera rellenar columnas mejor que haga novelas o poesía, y si vende ese será su reconocimiento. Si acaso los anuncios que hacen posible que los que en el trabajan cobren a fin de mes, quedando claro que son anuncios y no panfletos. Escribir para ser leído implica molestar casi siempre, no omitir verdades incomodas, contar nuestra propia historia presente y pasada siendo fiel a la verdad, aunque resulte incomoda. Si no somos capaces de molestar a los sinvergüenzas lo mejor es dejarlo, aunque no nos lean. Estamos necesitados de justicia y subir a algunos al patibulario de nuestras letras para ser juzgados es hoy más necesario que nunca, aunque sea eufemísticamente. Conviene recordar que para el lector siempre los periódicos son cojos, unos del pie derecho y otros del siniestro, aunque pocos reconocen que también cojea el que ellos leen e incluso el mismo lector. La ideología siempre es algo que invita a la discusión y la necesaria confrontación de ideas, sobre todo ahora que los que se dicen de centro izquierda o de centro derecha nunca utilizan la línea que los divide para comunicarse y llegar a acuerdos, y no digo na ni na de los que quieren destruir España o exaltar los nacionalismos. Cada uno busca los culpables que le convienen, y si de periódicos hablamos de quien diga quien lo subvenciona. Los ñoños, pusilánimes, monigongos, cachidiablos, onanistas, vende patrias, bizcos a derecha o izquierda, adobados, untados, sosainas, graciosillos de medio pelo, bobalicones soplagaitas de ocurrencias simplistas sin aderezo salseril, no deberían tener ningún espacio en los periódicos. Los periódicos se han convertido en mingitorios para algunos, y no es normal que un gerundense venga a mear a Cuenca, o que los de Cuenca meen en Albacete porque aquí no tenemos suficientes excusados. En Cuenca, por no tener, no tenemos na, que to quisque se va, sobre todo empresarios espabilados y jóvenes promesas que en Cuenca no tienen ninguna oportunidad, que eso de la despoblación no pasa donde antes se invirtió. Pero en Cuenca se lee, se sabe, se desespera uno viendo excusas para seguir sabiendo lo que sabemos y que no se haga nada. Pocos somos, poco contamos, y menos nos dan. Informémonos en los periódicos locales de lo que nos niegan los principales, y que cada uno saque sus conclusiones. Dicen que tenemos lo que nos merecemos. Que cada cual mee en su propio orinal para tirárselo cuando esté lleno al que hace posible que los "corteses" vengan a Cuenca a dar sin dar. No amaguemos y con un buen orinal echémosles a volar.