scorecardresearch

La estela de 'Supercelia'

R.L.C.
-

Patricia Jiménez, vecina de Tarancón, es una de las madres en duelo de España que está luchando para que se investigue el cáncer infantil.

La estela de 'Supercelia'

Patricia Jiménez, natural de Huelves y vecina de Tarancón, perdió a su hija de 7 años en 2021 a causa de un sarcoma de Ewing -un tipo de cáncer considerado raro que se produce en los huesos- y después de un año peleando contra la enfermedad decidió «no morirme en vida, se lo prometí a ella, el tiempo que  esté seguiré peleando». 

Toda una madre coraje que, fundamentalmente para ayudar a la investigación pero también a las familias que están pasando por lo mismo que ella vivió y visibilizar el cáncer infantil, decidió transformar las historias y dibujos que su hija creó en el hospital en un cuento, Supercelia. «A ella le gustaba mucho la lectura, leía cuentos, era muy activa y cuando enfermó, que tuvo que someterse a un aislamiento completo, decidimos abrirle un canal en youtube e instagram», cuenta la madre de Celia, una niña que entró al hospital queriendo ser escritora, se dibujó a sí misma como una superheroína sin pelo para normalizar una realidad para que le hubiera gustado inventar una pastilla que acabara con ella para siempre, pues una vez allí decía que quería ser científica o astronauta.

Mientras su canal con los cuentos que contaba cuando estaba enferma sigue creciendo en visualizaciones, ahora su madre ha creado un libro que ya ha sido traducido al inglés y al catalán, y además de venderse en todas las librerías de España, a través de la venta también posible por internet ya ha viajado a países como Estados Unidos, Inglaterra, Australia o India, entre otros. «Ella de alguna manera sigue viva a través del libro, de hecho ya estoy preparando un segundo cuento, pues tengo guardados todos sus dibujos, la vida se me rompió y es mi forma de llenar ese vacío, de combatir el dolor», confiesa Patricia Jiménez, que añade que «el amor de una madre no acaba nunca, cuando enfermó, que fue en la pandemia, empezó con un dolor en la cadera que resultó ser un tumor en el sacro, dejas de pensar en tí, a pesar de los cuidados intensivos, la dureza de los tratamientos, la pérdida de la movilidad, conseguí que estuviera feliz hasta el final y ahora cumplir su sueño, y eso es lo importante». 

La estela de 'Supercelia'La estela de 'Supercelia'Su lucha por la investigación contra el cáncer infantil -los fondos de Supercelia van destinados a Fundación Cris-, va más allá de la labor que realizó con su hija o de la promoción de este libro, y es que en paralelo a la historia de Celia, y a las que están por salir que tenía en su imaginación, se están poniendo en conexión otras muchas, de familias que necesitan ayuda ante una realidad que puede llegar a cualquier hogar. «Se considera de por sí un cáncer raro, la incidencia es baja, no se investiga, y llega y no hay nada, todo es gracias a los profesionales de España y a nivel mundial que están conectados, a mi hija le aplicaron los mismos tratamientos que hace 30 años», relata esta conquense, que insiste en la importancia de que se investigue y denuncia que en la actualidad no existen líneas públicas estatales para ello, todo es a través de fondos privados. «Este tipo de cáncer no sale en los medios, no se investiga, existe tabú familiar, social, es algo de lo que incomoda hablar, pero es importante seguir haciendo ruido en la sociedad», opina Patricia Jiménez, que durante la enfermedad de su hija conoció a través de las redes sociales a otras madres que estaban pasando por lo mismo, incluso pudieron poner en contacto a sus hijos, y por medio de videollamadas se daban ánimos. Una vez que fallecieron siguieron en contacto, el grupo fue creciendo y son más de medio centenar de madres en duelo de toda España las que comparten el día a día para seguir adelante, muchas con iniciativas solidarias como es el caso de la vecina de Tarancón. En el perfil que tienen diariodeuncamino2 (en instagram), ya cuentan con más de 5.000 seguidores. El aluvión de mensajes privados es continuo. 

El pasado mes de octubre, catorce de ellas decidieron realizar el Camino de Santiago, una movilización en favor de la lucha contra el cáncer infantil y una auténtica terapia de grupo para las participantes, que la mayoría solamente se conocían de forma virtual. «Desde que nos pusimos en contacto ya lo era, pero esta experiencia ha supuesto una auténtica vía de escape en libertad, hemos podido llorar, reir, en una comunidad segura, donde sabes que el otro te va a entenderte perfectamente porque ha pasado por lo mismo», detalla la creadora de Supercelia

Ante la generosidad de compartir este testimonio, de ponerse al servicio de la sociedad para ayudar, lo mínimo que se puede hacer es colaborar con esta causa, comprando el libro que ha nacido de la fuerza de una madre ante el amor eterno hacia su hija y de la estela de una niña que no dejó de soñar. También por ejemplo en Tarancón el 6 de noviembre se celebrará la séptima edición de la Marcha Guille, organizada por el colegio de las Mercedes desde que perdió a un alumno a causa de esta enfermedad. En la edición de 2019 fueron más de mil personas las que se inscribieron y se recaudaron más de 6.300 euros para la investigación del cáncer infantil a través de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC). «Y es que de un día para otro tu hijo puede tener esta enfermedad, te dicen que no hay medicación, o que los tratamientos son experimentales, y que no se va a curar, y esto no sale en ningún sitio», reivindica Patricia Jiménez.