scorecardresearch
Javier Caruda de Juanas

Javier Caruda de Juanas


La irónica realidad

02/06/2022

¿Estamos todos ya por aquí? ¿Qué tal les ha ido el puente? Seguro que de una forma u otra les ha servido para descansar y afrontar la recta final hasta las vacaciones veraniegas que se adivinan ya a la vuelta de la esquina.
No crean que por aquí se han producido muchas novedades. Bueno, alguna sí que ha habido. Justo antes de que la ciudad se quedase prácticamente vacía, un nuevo conato de agujero se produjo en la rotonda del Centro de Turistas, justo en el enlace entre República Argentina y San Ignacio de Loyola. Tranquilos, no pasó nada. Pusimos unos conos y ahí se han quedado todo el puente, señalizando un quizá mientras esperamos que no vaya a más. Lo de esta ciudad con los agujeros, los conos y las vallas es digno de estudio, desde luego.
Por lo demás, todo bien. Hemos celebrado a nuestra Patrona y Alcaldesa de honor tal y como se merece, disfrutando de un maravilloso programa de actos maravillosos. Los ha habido de todo tipo. Ha habido actividades infantiles, teatro, conciertos (de los clásicos, multitudinarios e independientes), competiciones deportivas…vamos, que los que hemos tenido la inmensa fortuna de disfrutar de Cuenca estos días hemos estado sin parar, de un lado a otro, para poder atender la inmensa oferta cultural que, como homenaje a nuestra querida Virgen de la Luz, se presentó hace ya varias semanas. De hecho, conozco a muchos que decidieron cambiar la incomodidad de la arena mediterránea por tan atractiva propuesta. Es lo que tiene apostar por celebrar lo tuyo con independencia del calendario. Supongo que habrán entendido el tono irónico que, de alguna manera, pretende cubrir una triste realidad. Y es que nos empeñamos (o se empeñan) en que las dos festividades oficiales de la ciudad pasen completamente desapercibidas. Ya nos intentaron convencer para suprimir la festividad de San Julián con el vano argumento de que el conquense se marchaba a gastar sus buenos dineros a otros lares por lo que era mejor pasar dicha fiesta a las septembrinas mateas donde el vecino pudiera hacer el oportuno dispendio….¿ocurrirá lo mismo ahora? Vista la facilidad que hemos tenido para aparcar en el centro esto días ¿algún munícipe sopesará la conveniencia de cambiar la festividad del primero de junio a fechas más otoñales? Espero que no, como también deseo que, por una vez, alguien decida promover una oferta cultural, lúdica y festiva interesante en aras a evitar que San Julián de enero y la Virgen de la Luz no sean celebrados como se merece por la ciudad de la que son patronos. Confiado estoy en que el año que viene esto va a mejorar (vaya, vuelvo a poner la ironía por delante).
Lo que sí me parece una ironía, si es cierto lo leído en algún medio alcarreño digital, es la intención de convertir el Palacio del Infantado guadalajareño en subsede del Museo del Prado. Parece que nueve millones de euros regionales tienen la culpa, ¿se imaginan el plus cultural, económico, turístico, empresarial…que podríamos tener si hubiésemos sido los destinatarios de este proyecto? En fin, retomen su normalidad.