scorecardresearch

La elección de los festivos locales promete dividir el Pleno

Leo Cortijo
-

El Ayuntamiento designará los dos días de fiesta del año que viene con las espadas en todo lo alto a cuenta de la moción del PP para establecer San Mateo como festivo regional y no el Corpus Christi.

El PP se opuso a que el día de San Mateo fuera festivo en un Pleno anterior. - Foto: Reyes Martínez

Primer Pleno del curso político. Tras el parón de agosto, los concejales del Ayuntamiento vuelven al redil en la recta final de legislatura. Por delante esperan meses claves y tanto unos como otros son conscientes de ello. Cualquier paso en falso puede jugarles una mala pasada, mientras que un pequeño acierto puede entenderse como un espaldarazo para la futura batalla electoral. Sea como fuere, todos están ya metidos en harina y no mueven un dedo sin pensar en la cita con las urnas de dentro de ocho meses.

En éstas, el epicentro del debate municipal no pasa por el alza de los precios que ha abocado a los ciudadanos a soportar la cesta de la compra más cara de los últimos 34 años ni tampoco la guerra de guerrillas en la que ha derivado la fiscalidad autonómica desde que Madrid abriera la caja de los truenos. El núcleo, lo mollar, la médula del orden del lidia estriba en la elección de los festivos locales del próximo año. Sí, tal cual. La parte resolutiva lo contempla como un punto a tratar y ese promete ser el aperitivo perfecto de lo que después será la moción del PP por la que pretende establecer una rotación entre las cinco provincias y que cada año sea una de éstas la que elija el festivo regional y no lo sea el Corpus Christi. 

Y todo, a cuenta de que el pasado día 21, San Mateo, no fuera fiesta local. Ésta moción ha trascendido el foco local y ha sido tema de discusión y arma arrojadiza política esta semana. Todos han opinado sobre la propuesta popular y el asunto promete traer cola. Hay que recordar que en su momento, el PP votó en contra de declarar San Mateo como festivo local este año.

Concejal ausente. Otro asunto candente es la cesión gratuita de una parcela de 1.500 metros cuadrados en la Ronda Oeste al Ministerio de Trabajo y a la Confederación de Empresarios. Cesión por la que los sindicatos CCOO y UGT han mostrado su «rechazo y malestar» al entender que es de «dudosa legalidad administrativa». El secretario provincial de UGT, Vicente Martínez, también concejal de Educación, aseguró que abandonará el Pleno cuando llegue este asunto por conflicto de intereses, y explicó que estos dos sindicatos se sienten «discriminados».

Desde el equipo de Gobierno se les recordó que ambas organizaciones alcanzaron un acuerdo con el Ministerio para la adquisición de una sede propia y si consideran que el trato no ha sido igualitario «el Ayuntamiento no es responsable». Saray Portillo, teniente de alcalde, explicó en nota de prensa que con la cesión se va a resolver un problema urbanístico «provocado por el que fuera alcalde Francisco Pulido» y que la ciudad tiene «desde hace diez años».

El Pleno también tratará la aprobación de la ordenanza de instalaciones publicitarias comerciales y de actividades económicas, así como la cesión a la Junta del módulo sur y un terreno en las antiguas escuelas Astrana Marín para la construcción de un centro de mayores en el barrio de Las Quinientas.

En cuanto a las mociones, además de la ya mencionada, se debatirá otra popular para modificar la tasa del servicio de recogida, transporte y tratamiento de residuos; dos de Cuenca, en Marcha!, una para reubicar a los trabajadores del ferrocarril en la línea AVE y otra para ampliar la rebaja en el transporte público al 50 por ciento; y una más de Ciudadanos con el objetivo de establecer un plan de choque contra el vandalismo, la suciedad y los daños al mobiliario. Además, PSOE, CnU y Cs presentan una conjunta a favor de la Capitalidad Gastronómica.