¿Es España monárquica?

Agencias
-

El Centro de Investigaciones Sociológicas no pregunta por la Corona desde hace un lustro, aunque otros sondeos señalan un país dividido sobre cuál es el mejor modelo de Estado

¿Es España monárquica? - Foto: Javier Lizón

Un año después de la abdicación del Rey Juan Carlos, en junio de 2014, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) dejó de preguntar a los españoles qué opinión les merecía la Monarquía. Por tanto, se desconoce, al menos por encuestas oficiales, cómo de presente está la Corona en el imaginario español y cómo han afectado a su imagen polémicas como la condena de Iñaki Urdangarín por el caso Noós, o los presuntos negocios ocultos del Emérito.
Algunos expertos achacan la retirada de las preguntas del Barómetro estatal a que los españoles apenas señalan a la Monarquía como uno de los principales problemas que afectan al país, rozando niveles de preocupación muy bajos que no llegan ni al uno por ciento. Otros, sin embargo, creen que la retirada de la consulta tuvo que ver con una batería de malos resultados en sucesivos sondeos.
En cuanto a los datos no públicos disponibles más recientes, Electomanía señala que el 55,3 por ciento de los españoles están a favor de convocar un referéndum y, en tal caso, un 53 por ciento se decantaría por la opción republicana, mientras que un 45 por ciento optaría por la monárquica. Unas cifras similares maneja la empresa Sináptica, cuyo estudio afirma que en España hay una mayoría que se declara abiertamente republicana, un 52 por ciento de los encuestados, frente a un 35 por ciento que prefiere el actual modelo de Estado. Respecto a la consulta popular, eleva cinco puntos, hasta el 58 por ciento, el número de personas que aprueban celebrarlo.
El profesor titular de Ciencias Políticas de la Universidad de Murcia Antonio Garrido, señala que, aunque la propia crisis de la institución ha «agudizado la caída» de la valoración ciudadana a la Corona, el descenso se debe realmente a que los más jóvenes son «más escépticos», en parte porque no vivieron la Transición y, por ende, no reconocen a Juan Carlos el papel que jugó con la llegada de la democracia.


La imagen de Felipe VI

La valoración de Felipe VI, que se desmarcó de las presuntas actividades ilícitas de su padre al renunciar a su herencia y retirarle su asignación, también se ha visto mermada por esta polémica. De acuerdo con Electomanía, los encuestados puntuaron al Rey en julio de 2019 con un 6,1 y en pleno confinamiento y tras marcar distancia oficialmente con Juan Carlos, Felipe VI logró conservar el aprobado, con un 5,4. Algo de lo que no pueden presumir los dirigentes políticos que, puntuados por el CIS, están todos suspensos, desde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hasta el líder de la oposición, Pablo Casado.
«Desde el punto de vista institucional no cabe duda de que España sigue siendo monárquica, desde el punto de vista electoral ni se sabe ni se espera y desde el punto de vista de la opinión pública parece que empieza a dejar de serlo, si es que algún día lo fue», remarca el sociólogo y politólogo Roberto Barbeito.