scorecardresearch

La DGT pone 60 denuncias en la última campaña

Redacción
-

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Cuenca controló 346 vehículos entre los días 15 al 21 de noviembre

La DGT pone 60 denuncias en la última campaña

La campaña especial de vigilancia en la seguridad de los vehículos destinados al transporte de mercancías y personas, puesta en marcha por la Dirección General de Tráfico (DGT-Roadpol) y que se llevó a cabo del 15 al 21 de noviembre por parte de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, se saldódo en la provincia de Cuenca con 346 vehículos controlados y 60 denuncias formuladas.

En esta campaña, la  Agrupación de la Guardia Civil de Tráfico controló a 343 camiones, de los que 335 eran nacionales y ocho de la Unión Europea, habiendo formulado 59 denuncias, destacando el exceso de conducción (11), deficiencias técnicas (siete), documentación del conductor (siete), documentación del vehículo (seis), mala estiba (cinco), documentación del operador (dos), exceso de peso (dos) y manipulación de tacógrafo (una).

En cuanto a los autobuses, tan sólo se controlaron tres, todos ellos nacionales, habiéndose denunciado a uno por la documentación del vehículo.

Durante una semana, los agentes controlaron autobuses y, especialmente, todo tipo de camiones, incidiendo en la vigilancia y control en aspectos tales como la velocidad a la que circulan, las horas de conducción y descanso, el tacógrafo, el exceso de peso, los defectos técnicos del vehículo, la seguridad de la carga transportada, la documentación del vehículo y del conductor, el uso del cinturón de seguridad por parte del conductor y de los ocupantes, la conducción bajo los efectos del alcohol u otras drogas y la utilización del teléfono móvil mientras se conduce.

Al tratarse de una campaña que trasciende nuestras fronteras y se enmarca en la Operation Truck&Bus que a nivel europeo desarrolla la asociación RoadPol (European Roads Policing Network), se han controlado a todos los autobuses y camiones que circulan por nuestras carreteras, independientemente del país en el que estén matriculados.