scorecardresearch

El PP propone una rebaja de impuestos de 10.000 millones

Europa Press
-

El partido de Feijóo precisa al Gobierno que la bajada sería sufragada en parte por las comunidades y por los fondos UE. La formación calcula que deflactar un 5% el IRPF a rentas de hasta 40.000 euros costaría unos 1.500 millones

El PP propone una rebaja de impuestos de 10.000 millones - Foto: Alberto Ortega Europa Press

El Partido Popular calcula que deflactar la tarifa un 5% en los tres primeros tramos del Impuesto de la Renta Sobre Personas Físicas (IRPF), hasta rentas de unos 40.000 euros, supondría un coste de unos 1.500 millones de euros, según han asegurado fuentes de la formación.

El PP propondrá al Gobierno actuar sobre las rentas menores de 40.000 euros -sumando la aportación a la Seguridad Social- para hacer frente a la situación actual, marcada por el alza de precios. En concreto, una de las medidas es deflactar la tarifa del IRPF para todos los que cobran menos de esa cantidad y tributan en los tres primeros tramos del impuesto.

Aunque desde la formación que lidera Alberto Núñez Feijóo no plantean un porcentaje concreto con el que realizar la deflactación, el grupo ha hecho sus cálculos y maneja una horquilla de entre 500 millones y 3.500 millones de coste para las arcas públicas según la referencia del IPC que se quiera tomar.

Dentro de la propuesta fiscal del PP también se plantea una ayuda directa anual de entre 200 y 300 euros a las familias que cobran entre 14.000 y 17.000 euros, que se realizaría como una especie de "impuesto negativo" para que los fondos lleguen cuanto antes a los hogares.

También los populares plantean crear una figura nueva en los mínimos personal y familiar para los que ganan entre 14.000 y 22.000 euros, que supondría una deducción adicional a lo ya existente y se aplicaría de forma progresiva.

 

Trasponer la normativa europea para bajar la luz

Aparte del IRPF, el PP ha propuesto en materia fiscal actuar sobre el Impuesto de Sociedades, dando libertad para amortizar inversiones en eficiencia energética y ha pedido que se acometa una rebaja inmediata del IVA que grava la energía eléctrica y el gas. A su entender, se puede bajar el IVA "al 4 o el 5% en la electricidad y el gas.

Para ello, ha urgido al Ejecutivo a que transponga la directiva europea que flexibiliza las normas comunes sobre IVA para que los Estados ganen libertad al fijar los tipos y que permitiría rebajar aún más el impuesto de la luz.

El PP ya ha adelantado que el Ejecutivo contaría con su apoyo en caso de decidir trasponer esta directiva, a través de su aprobación en Consejo de Ministros para su posterior remisión al Congreso de los Diputados.

También en materia fiscal el PP ha planteado rebajas en los impuestos especiales de los sectores más afectados por la crisis, como son el transporte y el agroalimentario, y ha propuesto cambios en retenciones, pagos fraccionados y rebaja de la tributación por módulos para las empresas.

 

Un plan apoyado por los fondos europeos

Con todo, el PP ha diseñado un plan económico "temporal" para este año que recoge una rebaja de impuestos de entre 7.500 millones y 10.000 millones de euros, que en parte sería sufragado por las comunidades autónomas, a lo que se le suman otros 4.900 millones procedentes de los fondos europeos Next Generation EU.

Además de la parte fiscal, el plan también incluye propuestas para una mayor eficacia en el gasto público, aunque sin especificar el recorte que esto supondría ni para qué administraciones. Además, se plantea la "simplificación" de los procedimientos burocráticos para los fondos Next Generation EU.

El vicesecretario de Economía del PP y consejero de Hacienda andaluz, Juan Bravo, ha asegurado este viernes que su partido confía en que el Gobierno liderado por Pedro Sánchez acepte "parte" de las medidas del plan económico que ha elaborado Alberto Núñez Feijóo, una propuesta que, según ha dicho, afectaría también a los pensionistas y no compromete el déficit.

Bravo ha dicho que "confían" en que el Gobierno "va a aceptar parte de estas medidas" porque "son buenas" y además en la Conferencia de Presidentes de La Palma el presidente del Gobierno se comprometió a bajar impuestos. No obstante, no ha querido confirmar el sentido del voto de su grupo al real decreto ley de respuesta al impacto económico de la guerra que el Gobierno espera convalidar la próxima semana en el Congreso.

A su entender, es "difícil explicar a los españoles" por qué no quieren "ayudar a los que más lo necesitan", no se quiere reducir gasto burocrático, agilizar los fondos europeos o simplificar trámites administrativo.