Detienen a una mujer tras abortar y deshacerse del feto

Carlos H. Sanz (DP)
-

La joven aseguró en un primer momento que el bebé no estaba vivo cuando nació y lo arrojó a un contenedor en Palencia, aunque se investiga la veracidad de los hechos y si hay más personas implicadas

Detienen a una mujer tras abortar y deshacerse del feto

La Policía Nacional detuvo ayer a una mujer, de unos 20 años de edad, como presunta autora de un delito de aborto, después de que acudiera el sábado al servicio de Urgencias del hospital y fuese examinada por los médicos.
Así lo confirmó ayer la comisaria jefe de Palencia, Montserrat Marín, que recalcó que «la Policía está trabajando incansablemente para tratar de determinar la veracidad de los hechos», ya que la detenida -que está ingresada en el hospital- aseguró que el bebé no estaba vivo cuando nació y lo arrojó a un contenedor, según las primeras informaciones oficiales.
Con el objetivo de comprobar esta versión de lo ocurrido, el vertedero de Palencia fue precintado ayer por la Policía, y se espera que hoy comiencen las labores de búsqueda que determinen la veracidad de la declaración de la presunta autora de un delito de aborto.
Según recogen los artículos 144 y 145 del Código Penal, la mujer que fuerce su aborto o consienta que otra persona se lo cause será castigada con la pena de multa de seis a veinticuatro meses. Obviamente, hay delito fuera de los casos previstos por la ley.
El Código Penal castiga también a quien «produzca el aborto de una mujer, sin su consentimiento, con la pena de prisión de cuatro a ocho años e inhabilitación especial para ejercer cualquier profesión sanitaria», o lo haya practicado obtenido la anuencia de la mujer mediante «violencia, amenaza o engaño».
La ley dice también que en el caso de que el aborto de una mujer hubiese sido con su consentimiento, el autor será castigado con la pena de prisión de uno a tres años e inhabilitación especial para ejercer cualquier profesión sanitaria.
investigación. La comisaria jefe, Montserrat Marín, pidió ayer tiempo para que avance la investigación y determinar tanto los hechos acaecidos como si hay más personas implicadas. «No podemos dar más detalles porque la investigación policial saldría mermada al poner sobre aviso a otras personas que presuntamente podrían haber participado o tener conocimiento de los hechos», sentenció.
«Como policías, hemos hecho nuestro trabajo, que son las diligencias previas de comprobación de los hecho, que han sido puestas en conocimiento del juzgado de primera instrucción número 1», insistó Marín.
No obstante, sí parecen claras las diferencias con el caso ocurrido hace solo una semana, cuando la Policía Nacional detuvo a una mujer de 23 años y a su compañero sentimental de 29, ambos de nacionalidad española, por la muerte de su hijo recién nacido, a quien según su propia declaración, lanzaron al río Carrión en un paraje del término municipal de Husillos.
No obstante, la comisaria jefe insistió en que «hasta que no se siga investigando no se puede decir que se trate de otro caso de infanticidio». «Por ahora, lo que podemos decir es que es una mujer y que ha existido un presunto aborto. Hay que determinar si fue espontáneo o fue provocado o hay otras circunstancias, pero no se pueden dar más detalles porque vulneraríamos su derecho a la defensa», resumió ante los medios de comuniación.