El regreso del Plan Pive anima a la automoción

J. López
-

Los concesionarios conquenses esperan que las medidas sean efectivas cuanto antes para impulsar las ventas tras el estado de alarma

El regreso del Plan Pive anima a la automoción

Incentivar la compra de vehículos nuevos y más eficientes, impulsar las ventas en el sector de la automoción y apoyar a la industria. Es el objetivo del Plan de Impulso a la cadena de valor de la Industria de la Automoción que cuenta con una financiación de 350 millones de euros para este Plan Renove 2020, fue anunciada por el Gobierno de España la semana pasada y va dirigido a particulares, autónomos y empresas. Los compradores podrán beneficiarse de las ayudas, y reducir su factura en unas cantidades que oscilan entre los 300 y los 4.000 euros, y los concesionarios reactivarán las ventas tras el estado de alarma.  Eso sí, el comprador debe reunir una serie de condiciones a la hora de adquirir un vehículo. 
Por el momento sólo se han hecho públicas las subvenciones del plan específico para modelos de etiqueta cero, Moves II, pero los concesionarios esperan que se apruebe definitivamente la segunda línea de ayudas que cuenta con 250 millones de euros. Estas subvenciones están impulsadas por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del Ministerio de Transición Ecológica, y las cuantías se distribuyen directamente entre las comunidades autónomas en función de la población que resida.
Estas medidas apoyarán a un sector que emplea en Cuenca a 200 trabajadores directamente y a cerca de 400 de forma indirecta.
Reacciones. Fidel Monedero, presidente de la Asociación Provincial de Concesionarios de Vehículos de Cuenca (Convecu), considera que son unas ayudas «bienvenidas, siempre necesarias y las llevamos esperando desde hace unos cuantos años. Esta iniciativa nos va a ayudar a vender». En este punto comenta que «probablemente hay gente que no haya pensado en comprar un coche, pero ahora mismo van a estar estas ayudas disponibles y no sabemos cuándo habrá más. Quizá es el momento de aprovecharlas para cambiar el coche y es preferible hacer un esfuerzo ahora».
Monedero explica que, durante el estado de alarma, las ventas a nivel nacional «han caído un 40 por ciento y está siendo una situación difícil. Los talleres no hemos cerrado durante el confinamiento porque había que dar un servicio de reparación, pero la venta ha sufrido un parón». En cambio, apunta, la reactivación «está siendo bastante buena. Parece ser que los próximos meses no van a ser malos en ventas, pero tenemos el miedo de que a partir de septiembre u octubre haya un nuevo descenso si hay un rebrote».
El presidente de la asociación de concesionarios conquenses recuerda que hasta que no se puedan poner las subvenciones a disposición del cliente «las ventas se van a parar. Necesitamos que vaya todo lo más rápido posible. Que la semana próxima, a más tardar, tengamos los mecanismos necesarios para empezar a utilizarlas. La gente quiere aprovechar estas ayudas y el Gobierno tiene que ser ágil y rápido».
Por su parte, el gerente del Garaje Las Flores  –concesionario de Citroën en Cuenca–, David Manzanares, recalca que son las comunidades autónomas las que tienen que publicar en sus boletines las ayudas y, «ahora mismo, todavía no se han habilitado plataformas y portales para solicitarlas y gestionarlas». Este retraso provoca que «tengamos un montón de operaciones paralizadas. No se puede matricular el pedido de un vehículo que los clientes han formalizado, porque estamos pendientes de las ayudas y la gente que está interesada se lo piensa hasta que no esté claro», dice, y cree que «lejos de producirse una incentivación a la compra hay una paralización».
Manzanares subraya que «venimos del periodo de confinamiento, donde la productividad prácticamente se ha reducido a cero. Hemos podido abrir en mayo y la actividad no ha sido mala. En junio, hasta hoy, está siendo buena, pero desde el anuncio del Gobierno sufrimos un parón e incertidumbre».

 

Coste del vehículo. El precio del vehículo no debe superar los 35.000 euros o los 45.000 si se trata de un coche eléctrico. Los vehículos adquiridos no deben rebasar las emisiones de CO2 de 120g/km. Además, es necesario entregar un coche antiguo, de al menos 10 años, para su achatarramiento. 
Eficiencia energética. La cuantía de las ayudas se aplicará en función del tipo de vehículo, la etiqueta de la Dirección General de Tráfico y su clasificación de eficiencia energética, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). 
particulares y empresas. Se establecen diferentes ayudas dependiendo del tipo de comprador (Particulares y autónomos, pequeñas y medianas empresas, y grandes empresas). 
Entre los 300 y los 4.000 euros. La cuantía de la subvención oscila entre los 300 euros de un vehículo con etiqueta energética B para grandes empresas y los 4.000 que se abonarían a un turismo con etiqueta cero (eléctrico o híbrido con más de 40 kilómetros de autonomía), para particulares y autónomos.
Mil euros adicionales. A la subvención que entrega el Gobierno de España se le pueden sumar los descuentos del concesionario. Los vehículos con etiqueta Cero tienen un descuento adicional de 1.000 euros.
500 euros por renta inferior.  Los hogares con ingresos mensuales inferiores a 1.500 euros, las personas que aporten un vehículo de más de 20 años para achatarramiento, las personas con renta inferior al del percentil 40 de renta y las personas con movilidad reducida tendrán 500 euros adicionales de descuento.