scorecardresearch
José Luis Muñoz

A SALTO DE MATA

José Luis Muñoz


Un horizonte de líneas muy confusas

30/12/2021

Probablemente el término "desconcierto" es el más adecuado para intentar definir, de una manera concisa y clara, lo que nos ha sucedido en el año que ahora acaba. Desde ese sentimiento impreciso, resulta muy difícil poder establecer conclusiones de ningún tipo y eso explica la multiplicación de explicaciones ambiguas. Las cosas ya no son como eran y nadie sabe cómo van a ser, empezando por el inconcebible problema que ha traído consigo la evolución de la pandemia, aquel virus que desaparecería a los pocos meses, en cuanto llegara el calor y que ha podido sobrevivir ya a dos veranos, sin que en el horizonte haya la menor perspectiva de su desaparición radical. Al contrario, cada vez más tenemos la seguridad de que ya no se va a ir, lo que nos obligará a periódicas vacunas, como una costumbre más incorporada de manera rutinaria a nuestras vidas.

Esta realidad es desconcertante, pero también lo es la desorientación implantada en los poderes públicos llamados a gobernar, sometidos de manera constante al juego de la margarita en cuanto a la aplicación de medidas rigurosas que, nos dicen una y otra vez los expertos, deberían estar en vigor hace ya muchos meses pero no lo están, impedidas por las exigentes demandas del sector turístico-hostelero, necesitados, es cierto, de trabajar para sobrevivir pero mal se puede hacer tal cosa cuando los ingresos hospitalarios y las muertes caminan insensatamente desbocados. Son tiempos confusos, ya lo dijo el sabio hace muchos siglos y la multiplicación de los mecanismos difusores del conocimiento no nos ayudan a ver un horizonte luminoso.

Si de lo general y amplio descendemos a lo particular, lo más cercano, nuestro limitado microcrosmos local y provincial, la sensación de confusión y desconcierto camina alegremente a sus anchas. De las variadas cuestiones que contribuyen a alimentar ese sentimiento (algunas de ellas van saliendo semanalmente en esta columna) la que me produce más estupor es la derivada del disparatado plan gubernamental para eliminar el trazado y el servicio del tren convencional. Un asunto de este calibre hubiera recibido, en mejores tiempos, un airado rechazo colectivo de todas las fuerzas sociales y políticas. En este caso, no solo no ha ocurrido así, sino que un amplio sector de ellas se alinea a favor de implantarlas, sin valorar cuánto de negativo y destructor hay en semejante proyecto que va directamente en contra de las directrices de la Unión Europea. En esa situación, se echan de menos movimientos como los desarrollados felizmente en Soria y Teruel, que están ayudando de manera muy positiva a potenciar la cohesión territorial en esas provincias. En Cuenca hubo un amago de que podría ocurrir tal cosa pero ya hemos visto cómo esa posibilidad se ha evaporado.

Con esas perspectivas, ¿qué nos puede deparar el futuro? Echo un vistazo al listado de cuestiones pendientes y me parecen tantas que no me atrevo a orientar mis preferencias por alguna de ellas. La única que parece avanzar sin especiales tropiezos es la construcción del hospital, pero de otras muchas, que llevan años esperando, ya ni se habla. Entre ellas, para ilustrar este comentario, elijo la del previsto Museo en la zona inferior de Mangana, proyecto que cumple ya diez años de espera. Más tiempo lleva en esa situación la ampliación del Museo de Cuenca (o Arqueológico). La implantación definitiva de la Colección Roberto Polo parece que ya ha pasado a la historia sin que ninguna otra idea la sustituya. El Bosque de Acero que se iba a revitalizar para darle alguna utilidad (eso se dijo hace meses) vuelve a ser lo que viene siendo desde el primer día, o sea, nada. Lo de los almacenes municipales en la avenida de los Reyes Católicos es un Guadiana que va y viene según alguien se acuerda de ellos, cosa que no ocurre con el utópico Palacio de Congresos que el presidente Bono se sacó de la manga en una campaña electoral y que luego se quiso alimentar con otra no menos fantasiosa medida inventada por García-Page para dar utilidad al solar junto a la actual comisaría de policía. Y así podríamos ir enhebrando un tema tras otro hasta cubrir una relación que, por cantidad y calidad, obliga necesariamente a sentir un profundo pesimismo. Para este nuevo año que ahora empieza deseo estar equivocado y que suceda exactamente lo contrario, o sea, que se nos abra por delante un maravilloso horizonte de ideas, realidades tangibles y ciertas, noticias positivas para esta ciudad y su provincia. Empezando, por ejemplo, por llevar a cabo la musealización de Mangana y que de una vez por todas podamos entrar en ese sitio, ver qué hay debajo de la plaza.