scorecardresearch

«No podemos mirar a otro lado en la violencia de género»

V.M.
-

La delegada provincial de Igualdad, Lourdes Luna, considera que la educación en igualdad es algo básico para erradicar esta lacra

Lourdes Luna Ruiz, delegada provincial de la Consejería de Igualdad en la provincia de Cuenca. - Foto: Reyes Martínez

Lourdes Luna Ruiz es delegada provincial de la Consejería de Igualdad de la Junta de Comunidades en Cuenca desde julio de 2019. Nacida en Toledo (1971) se trasladó muy joven a Tarancón y se graduó en Trabajo Social por la UCLM.  Desempeñó el puesto de trabajadora Social en el Consistorio de Tarancón y fue concejala en el Consistorio taranconero desde 2003 a 2015. Casada y con dos hijos, preside la Asociación de Familiares de Personas con Discapacidad Intelectual de la localidad conquense y es secretaria de Organización de la Agrupación Local del PSOE desde 2018. 

¿Cuáles son las principales actividades que desarrollará este año la Administración regional en Cuenca con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia de Género?

Desde el  principio de esta legislatura en Cuenca colaboramos de la mano todas las administraciones en este tema, porque creemos que no puede ser de otra manera y cualquier actividad organizada para el 25 de Noviembre, tanto desde la Junta, la Diputación, el Ayuntamiento o la Delegación del Gobierno, se lleva a cabo de manera conjunta y se dirige a toda la población, sobre todo en materia de sensibilización y visibilización, porque este problema no podrá resolverse sin la colaboración de todos y todas.

Recientemente asistió a una iniciativa de sensibilización enfocada a escolares promovida por la Delegación del Gobierno, ¿la educación en igualdad debe ser el primer paso?  

Educar en igualdad es muy importante, porque la violencia de género es la muestra más cruel de la desigualdad entre mujeres y hombres. Si las administraciones conseguimos seguir trabajando en igualdad desde la Educación Primaria y logramos que niños y niñas lo asuman, se logrará erradicar, es cierto que será complicado conseguir que una generación entera tenga esa idea asumida y aprendida, pero desde el Gobierno de Castilla-La Mancha no dejaremos de trabajar para alcanzar ese objetivo.

Este año la Junta reconoce en la provincia a la Escuela de Arte Cruz Novillo por su labor de promoción de la igualdad y la erradicación de la violencia machista, centro que  no deja de implicarse en temas vinculados a la justicia social ¿es todo un ejemplo a imitar? 

Evidentemente, como te decía la educación desde la base es el primer paso, en este caso se trata de una Escuela de Bachillerato, pero es un ejemplo de lo que debe hacerse en los centros educativos, con un equipo directivo muy implicado siempre en cualquier actividad promovida desde las administraciones en materia de igualdad, por tanto es lógico que la Junta reconozca esa labor de colaboración continuada.

El lema de este año, Tú puedes ayudar, ¿pretende concienciar acerca del valor de los pequeños gestos?

En efecto, porque no queremos que se revictimice a la mujer, no deseamos que se traslade esa idea de que ella es la culpable y la única que puede solucionar el problema, sino que todas las personas y todo el entorno podemos ayudar a que salga de esa situación. A la hora de sensibilizar sobre la existencia real de este drama, que como responsable del área en la provincia de Cuenca compruebo a diario, es evidente que cada persona puede hacer mucho y si conocemos algún caso no podemos mirar a otro lado,  porque hay muchas mujeres que no son capaces de verbalizar lo que les está ocurriendo, a veces con una sola mirada nos están pidiendo ayuda y esa implicación puede salvarles la vida.

¿Cómo puede explicarse todavía las afirmaciones, formuladas incluso desde el arco político, que ponen en duda esta lacra social?

Realmente es incomprensible negar una evidencia tan dramática como ésta, el hecho de que decenas de mujeres mueren cada año a manos de sus parejas o exparejas está ahí y quienes deberían dar esas explicaciones son aquellos que lo niegan. El que haya un  partido político que desde las tribunas públicas niegue la violencia machista, lo que consigue es empoderar al maltratador y victimizar todavía más a las mujeres. 

 Tras años de reivindicaciones, la consecución de un Pacto de Estado y la puesta en marcha de medidas y recursos concretos para combatir la violencia de género, ¿qué nos resta por hacer para conseguir alcanzar ese objetivo de la igualdad real?

Pues seguir trabajando, porque llevamos siglos con un machismo estructural asumido por toda la sociedad, algo innato que hemos vivido desde temprana edad y cambiar esto va a ser complicado, aunque estoy convencida que el trabajo y el esfuerzo realizado por las administraciones y por todas las técnicas dará finalmente sus frutos. En este punto, me gustaría hacer un llamamiento a la implicación de las familias, porque de nada sirve que en los centros educativos se trasladen ideas igualitarias si luego al llegar a casa se escucha justo lo contrario. 

Pese a los avances, los datos facilitados por la Delegación del Gobierno nos recuerdan con crudeza la realidad: desde el año 2003, cuando comenzaron los registros oficiales, en España han sido asesinadas 1.118 mujeres, 37 de ellas este año, concretamente en la región fueron asesinadas 46 mujeres desde ese año 2003, ¿que está fallando?

Básicamente falla  que sigue habiendo hombres que continúan creyéndose con el derecho de ejercer la fuerza sobre las mujeres simplemente  por el hecho de serlo, transmitiendo esa idea de propiedad sobre ella. En la mente de los asesinos nadie puede entrar, pero sí podemos propiciar que las nuevas generaciones que vienen asuman el hecho de que todos y todas somos iguales y tenemos los mismos derechos. El número de víctimas es sangrante y realmente es igual de horroroso que también alguien pueda llegar a negar esa evidencia.

Es preciso hacer hincapié en que más del 70% de las víctimas no habían interpuesto denuncias previas, ¿no cree?

Así es y por ello desde los centros de la mujer debemos darles la seguridad de que cuando se atrevan a dar el paso de denunciar tendrán a su alrededor  todos los recursos de la Administración y no estarán solas. Todas las mujeres que han pasado por nuestros recursos de acogida, a través de un proceso que desde luego no es fácil, consiguen al final salir de esa situación y logran vivir de forma autónoma, sin depender emocionalmente de nadie, precisamente esa dependencia es la que lleva a muchas a no tomar una decisión; en este sentido siempre nos fijamos más en la violencia física, pero hay otros tipos de violencia que no se ven, por ejemplo el maltrato  psicológico lo puede estar viviendo una amiga próxima o una vecina en un momento dado y es bastante más difícil de identificar.

La línea 900 100 114 ha atendido en lo que va de año más de 6.100 llamadas en Castilla-La Mancha, ¿cuántas en Cuenca?

Afortunadamente tenemos el recurso de esta línea abierta las 24 horas del día y donde trabajan profesionales de todas las áreas: psicológica, social, jurídica… a la que cualquier persona puede llamar para consultar dudas. Es un recurso esencial de coordinación también con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a la hora de atender los casos de violencia. En el caso de la provincia de Cuenca se registraron hasta el mes de octubre 510 llamadas, una media de 50 mensuales.

A nivel provincial y local han aumentado notablemente los delitos contra la libertad sexual, concretamente en la capital conquense los casos se multiplicaron por cinco entre enero y septiembre, ¿es necesario reforzar el control policial y aplicar nuevas medidas que garanticen más seguridad a las mujeres?

Lo necesario es seguir concienciando a los hombres que las mujeres no  son de su propiedad e insistir en esa idea básica de educación, educación y  educación. Evidentemente hay más recursos y más conocimiento de ellos, tenemos un programa específico que trabaja a nivel psicológico y de orientación con las personas que sufren alguna agresión y está funcionando perfectamente.  El hecho de que haya más denuncias también significa que las mujeres son conscientes de esos recursos puestos a su disposición.

Los recursos de acogida puestos en marcha en toda  la Comunidad atendieron en lo que va de año a 265 mujeres y a 234 menores y las atendidas en el Programa Contigo en 2021 por ser víctimas de agresión sexual fueron un centenar, mientras que los menores del Programa de Asistencia Psicológica superaron los 200, ¿se contemplan nuevas iniciativas?

Precisamente este año se ha habilitado un nuevo recurso de acogida en la provincia de Guadalajara, porque con la pandemia del Covid nos dimos cuenta que nos estábamos quedando cortas de plazas. Lamentablemente, casi todos los recursos de acogida de urgencia están ocupados plenamente, al igual que los servicios de asistencia psicológica a menores y al Programa Contigo; no obstante, cada vez hay más presupuesto en la Consejería de Igualdad y se amplían las horas de todos estos servicios para atender a mujeres y menores, en ese sentido la apuesta del Gobierno de Castilla-La Mancha es muy clara.