scorecardresearch

Troitiño señala que uno de los problemas de Cuenca es que se coge el coche demasiado para trayectos cortos

Antonio Gómez
-

Troitiño señala que uno de los problemas de Cuenca es que se coge el coche demasiado para trayectos cortos - Foto: Reyes Martí­nez

El catedrático de Geografía e Historia de la UCM, Miguel Ángel Troitiño, participó ayer en la mesa redonda  que organizó el Consistorio como parte del proceso de participación ciudadana que establecerá las bases y líneas estratégicas del modelo de ciudad y señaló que «los problemas de movilidad en Cuenca son abordables».
Durante su intervención subrayó que éstos no tienen nada que ver con los que tienen con otras urbes con más de 500.000 habitantes porque hay que «recordar que Cuenca es pequeña». Una de las observaciones que hizo es que  se utiliza demasiado el coche para los «desplazamientos cortos y eso plantea puntualmente algún que otro inconveniente».
La Ciudad Patrimonio de la Humanidad presenta una serie de dificultades al estar rodeadas de montaña y naturaleza, pero a eso hay que «unir que también hay una infraestructura como el ferrocarril que es una barrera»
 
población. Troitiño apuntó que es una ciudad pequeña en población y tiene capacidad para «tener el doble  y eso es muy difícil de gestionar». Dejó bien claro que antes de plantear mejoras había que estudiar diversas cuestiones que afectan a la ciudadanía y «saber los condicionantes funcionales y físicos que nos encontramos».
La idea que planteó desde el primer momento fue acudir a la historia y habló de la evolución que había sufrido Cuenca a lo largo de los siglos, pero también el papel que «habían desempeñado  los distintos barrios de la ciudad a lo largo de la historia». A partir de ahí, añadió, había que ver cuáles son los problemas reales y «tratar de resolverlos finalmente». 
La distinción entre la ciudad alta y la ciudad baja existió desde un primer momento, pero «tengan en cuenta que, por ejemplo, que  la calle Colón no se abrió hasta el año 1903  y entorno a uno de estos ejes creció la ciudad». Cuenca creció en 30 años más de tres veces de lo que había crecido hasta entonces y eso ha a llevado a que el papel que «tiene Carretería y los barrios de los alrededores sean diferentes».El alcalde, Ángel Mariscal, afirmó que esperaba «sacar conclusiones jugosas» de las ideas que se pusieron ayer sobre la mesa y agradeció a Troitiño su asistencia porque era un gran entendido en asuntos urbanísticos. Hizo también referencia a que una ciudad como Cuenca creció de forma rápida, ya que en los «últimos 20 años se incrementó alrededor de un veinte por ciento la población».
Asimismo, destacó al importancia de contar con la ciudadanía para resolver los problemas de movilidad porque «hay que tener en cuenta que afecta a la calidad de vida de los conquenses así que es importante contar con ellos».
En el acto, intervinieron la presidenta del Observatorio Urbano de Cuenca Carmen Mota; el presidente del Colegio Oficial de Arquitectos de Cuenca Miguel Ángel Redondo; y el delegado del Colegio de Ingenieros y Obras Públicas de Castilla La Mancha Ángel Leyva.