La venta de coches disminuye un 16% en apenas un año

Leo Cortijo
-

El descenso en el número de operaciones con respecto a julio de 2018 fue más de cinco puntos superior a la media nacional, con 38 unidades vendidas menos en el séptimo mes del año

La venta de coches disminuye un 16% en apenas un año

Los expertos ya han dado la voz de alarma. Hay quien sostiene que la situación económica que vive el país guarda cierto paralelismo con lo que ocurrió hace algo más de una década. Esos mismos apuntan que en el horizonte asoman ya los fantasmas de una nueva recesión. No en vano, se apoyan en los fríos datos del momento económico actual en sectores que siempre actúan como termómetro perfecto para medir los grados de fiebre que tiene el enfermo. Uno de esos indicadores es la venta de coches y, en este sentido, el sector del automóvil empieza a apretar los dientes.

Razones no le faltan. Las matriculaciones de turismos y todoterreno cayeron un 16 por ciento en julio en Cuenca en comparación con el mismo mes del año pasado, al haberse vendido 38 unidades menos, un descenso más de cinco puntos superior a la media nacional, que fue del 11,1 por ciento. La diferencia todavía es mayor si la media de referencia que tomamos es la de la región, pues en este caso la caída fue del 7,6 por ciento.

A su vez, en el acumulado desde enero el descenso fue del 7,4 por ciento, también superior –aunque en mucha menor medida– al de la media del país, que se situó en el 6,6 por ciento, al haberse vendido hasta el mes de julio 1.387 unidades en territorio conquense, por los 1.497 del año pasado. Así lo han hecho saber las patronales de fabricantes (Anfac), de vendedores (Ganvam) y de concesionarios (Faconauto).

Noemí Navas, directora de Comunicación de Anfac, señala que «no deja de ser preocupante el hecho de que el canal de particulares mantiene una tendencia a la baja cada vez mayor, con reducciones de las ventas de doble dígito». Sobre todo, si se tiene en cuenta que julio es uno de los mejores meses para las adquisiciones de vehículos por parte de las familias, de cara a las vacaciones de agosto. Por su parte, el director de Comunicación de Faconauto, Raúl Morales, afirma que «ni la estacionalidad, que tradicionalmente ha impulsado las matriculaciones en julio, ni el esfuerzo promocional que han hecho concesionarios y marcas han conseguido revertir la mala tendencia que arrastra el mercado».

Desde la patronal de concesionarios insisten en que la crisis que atraviesan las matriculaciones es de confianza. «No hay ninguna razón de peso en el contexto económico o de consumo que haya que tener en cuenta, por el momento, para dar una explicación a estas caídas, de hecho, hay una importante bolsa de compradores que están retrasando su cambio de coche», sentencia Raúl Morales.

Por otro lado, la directora de Comunicación de Ganvam, Tania Puche, apunta en la diana a otro elemento fundamental, y es que, señala, «urge un gobierno estable que no actúe con ligereza a golpe de declaración creando incertidumbre en los compradores porque la caída de las matriculaciones tendrá un efecto en el conjunto de la economía, empezando por el empleo».

Diesel o gasolina. Dependiendo del tipo de combustible, las ventas de turismos de gasolina cayeron en toda España –un 1,2 por ciento– en julio, y Cuenca no fue menos. Por poco se superaron el centenar de operaciones y la caída interanual fue de 17,4 por ciento. Pero todavía es peor el dato en el caso del diesel, cuyas ventas siguen desplomándose, en concreto en la provincia, un 27,8 por ciento, y eso es menos que la reducción nacional (35,6 por ciento).

En cuanto a los vehículos eléctricos, híbridos enchufables, gas o hidrógeno, se comercializaron en julio un total de 20 unidades, nada más y nada menos, que un 150 por ciento de aumento con respecto al mismo periodo de 2018. En concreto, fueron 12 híbridos, el doble que el año pasado; un eléctrico por ninguno en julio de 2018; y siete de gas por los dos del año pasado.

En clave autonómica. El descenso en las matriculaciones en Castilla-La Mancha en el mes de julio no fue uniforme, ya que en la provincia de Toledo crecieron un 10,6 por ciento, hasta llegar a las 1.868 unidades. Disminuyeron en las otras cuatro provincias, más en la de Guadalajara donde el descenso fue del 35,7 por ciento, mientras que en Ciudad Real las matriculaciones decrecieron un 23 por ciento y en Albacete un 9,5 por ciento.

Fidel Monedero, CONVECU. Desde la Asociación Provincial de Concesionarios de Vehículos de Cuenca, achacan las deficitarias estadísticas en la venta de coches a varios factores. El presidente del colectivo, Fidel Monedero, apunta directamente a la «inestabilidad política», que se nota en todos los sectores y especialmente en el del automovilismo, pues «resta confianza a la hora de comprar». Es más, considera que el Gobierno en funciones «tampoco ha ayudado mucho al sector», y es que le ha declarado una guerra al diesel. Desde Convecu, comenta, «luchamos contra esa desinformación e informamos de que los diesel nuevos son vehículos eficientes que contaminan igual o menos que un gasolina». Monedero considera que en lugar de crear una guerra contra los diesel, el Gobierno debería implantar, como se hizo hace unos años, una serie de planes estatales –como los pives– para incentivar la compra y renovar así esa flota de coches antiguos, que no son tan eficientes.