El Madrid vence con su once de 'siempre'

Agencias
-

Zidane decide una alineación sin sorpresas y logra la victoria ante el Celta (1-3) pese a perder a Modric por roja directa

El Madrid vence con su once de 'siempre' - Foto: MIGUEL VIDAL

El Real Madrid ha empezado este sábado LaLiga Santander con una sufrida victoria frente al RC Celta de Vigo (1-3), merced a los goles de Karim Benzema, de Toni Kroos y de Lucas Vázquez en un encuentro lleno de vaivenes, y en el que la titularidad de Gareth Bale ha insuflado energía a un equipo que todavía muestra su versión irregular. 
Zizou dispuso del británico desde el comienzo en Balaídos y le salió bien la estrategia. Para abrir huecos en la endeble zaga del Celta, las carreras diagonales de Bale ayudaban a Benzema y a Vinicius Jr., aunque sin verdadero peligro hasta el minuto 12. El conjunto merengue golpeó en su primer acercamiento a la portería de Rubén Blanco. 
 Tras una posible falta de Casemiro para un robo de balón en el centro del campo, el VAR validó la acción y el Real Madrid montó el ataque. Bale recibió escorado a la izquierda y dribló a David Costas, con hasta tres amagues, para centrar raso al corazón del área; bien posicionados, al alimón llegaron Vinicius y Benzema para remachar la pelota, que finalmente fue introducido en la portería por el francés. 
El 9 madridista ha sido el jugador más inspirado durante toda la pretemporada, prolongando el gran estado de forma que ya lució en los últimos compromisos del curso 2018/19. Sin duda, del acierto de Benzema puede nutrirse el proyecto de su compatriota Zidane, que vio al croata Luka Modric acercarse al 0-2 en el minuto 34. 
Rubén brilló de nuevo y dio oxígeno a su equipo, que paradójicamente rozó el empate al borde del descanso. En el tiempo añadido del primer acto, Denis Suárez presionó a Álvaro Odriozola y provocó que el lateral derecho visitante perdiera la pelota, que acabó a pies de Iago Aspas; éste fue objeto de falta, pero el árbitro Estrada Fernández no decretó penalti y el esférico suelto fue rematado a gol por Brais Méndez. El VAR salvó a la pachorra madridista, señalando un fuera de juego milimétrico de Aspas cuando había recibido el balón robado por Suárez.
Los pupilos de Zidane aguantaron los arreones de sus adversarios en el comienzo de la segunda parte y sentenciaron con dos genialidades de sus vacas sagradas. La expulsión de Modric en el minuto 56, a causa de un feo pisotón en el tobillo de Suárez, no puso nervioso al cuadro visitante. Y es que de inmediato apareció Kroos al rescate, enganchando un tiro potente con la diestra desde más allá de la frontal del área. Tal lanzamiento se coló por la mismísima escuadra y acalló a la afición del Celta. 
Sin apenas tiempo de reacción, y con el partido anestesiado por los cambios de Zidane, el 0-3 llegó con una gran combinación ofensiva que sirvió a Benzema para hacer una medio ruleta y para asistir a Lucas Vázquez, quien marcó con un tiro raso y cruzado. Corría el minuto 80 de un duelo al que entonces ya solo le quedaba por ver el fogonazo del 1-3, obra del canterano Iker Losada en el casillero de un Celta sin brío. 

 

Reparto de puntos en Mestalla

Un penalti transformado por Oyarzábal en el minuto 100 de partido dio un punto a la Real Sociedad en Valencia tras un choque en el que los locales, con 1-0 en el marcador, desperdiciaron una pena máxima fallada por Gameiro en el minuto 96 de un choque que tuvo un añadido de diez minutos. Fue un encuentro tedioso y de bajo ritmo hasta el 1-0, pero que cobró intensidad en el cuarto de hora final y, sobre todo, en el tiempo de prolongación.
El equipo vasco controló más el juego, aunque sin crear peligro, y sumó un punto gracias a que las circunstancias le fueron tan favorables como desfavorables al conjunto de casa.
La primera mitad estuvo equilibrada y tuvo poco ritmo, con posesiones largas por parte de ambos equipos, pero con poca profundidad y sin apenas ocasiones de gol. Ambos equipos se fueron al descanso con un empate sin goles que reflejaba por completo la igualdad mostrada hasta el ecuador del choque.
Cuando menos intensidad tenía el partido, una penetración por la derecha acabó con un pase de Wass a Gameiro, quien puso el 1-0 en el marcador con VAR de por medio, en este caso con una eterna deliberación que se prolongó más de dos minutos hasta que se dio validez al tanto. En el tiempo añadido de ocho minutos, hubo tiempo para la emoción, ya que a cuatro minutos del final un derribó de Barrenetxea sobre Cheryshev supuso un penalti que Gameiro envió fuera, muy alto, en un mal lanzamiento. El segundo penalti, por mano de Coquelin, fue transformado con precisión por Oyarzabal.
 

El Mallorca vuelve a la elite 

El Mallorca regresó a la Primera División seis años después con un victoria por 2-1 ante el Eibar con un gol de Dani Rodríguez y otro de Paulo Oliveira en propia puerta. El delantero portugués, precisamente, fue el autor del tanto armero. En los instantes finales, el Eibar buscó el empate con determinación, pero se topó con un Mallorca que defendió con acierto el resultado que le daba su primera victoria en Primera seis años después.

 

Chaparrón de goles

El Villarreal y el Granada firmaron tablas en un partido espectacular en el que se marcaron ocho goles y en el que los visitantes fueron capaces de igualar, gracias a la estrategia, un 4-2 para sumar un punto en su regreso a la Primera División. Tras un primer tiempo en que los granadinos fueron superiores y que acabó con un empate a un gol, gracias a dos penaltis, ambos equipos se desmelenaron de cara a puerta en el segundo.

 

Chimy alumbra al Osasuna

Osasuna volvió con buen pie a la máxima categoría del fútbol español tras imponerse al Leganés en el siempre complicado feudo de Butarque (0-1) gracias a un tanto del argentino Chimy Ávila.
Después de su cómoda salvación el pasado curso presentaban los blanquiazules un nuevo proyecto que, en realidad, no es sino una continuación del anterior con retoques en algunas posiciones concretas. Con impaciencia y sin puntería, los madrileños perdieron por primera vez en su estreno como locales durante una campaña desde que están en LaLiga Santander. Su rival, en cambio, dio un golpe sobre la mesa y confirmó que ha vuelto a la elite con ganas de quedarse.