scorecardresearch

¡Música, maestro!

R.L.C.
-

El director de orquesta José Luis Bueno Cardeñosa, de Tarancón, reivindica la importancia de la música de calidad como un pilar fundamental de apoyo para una sociedad mejor. Ya se prepara como director invitado de la Orquesta Filarmónica de Málaga.

José Luis Bueno Cardeñosa es director de la Banda de Música de Getafe y profesor en el Conservatorio Profesional de Música Victoria de los Ángeles de Madrid. - Foto: JAVIER CAGIGAS

José Luis Bueno Cardeñosa es uno de los muchos artistas taranconeros que, tanto a nivel nacional como internacional, están desarrollando su actividad musical fuera. Director de orquesta desde hace más de una década, que se genere más afición por la música en su tierra es uno de sus mayores deseos. Una de sus máximas es luchar para hacer una sociedad mejor a partir de la cultura, considerando la música de calidad un pilar fundamental para ello. 

«En esta crisis sanitaria se ha demostrado lo importante que es la música para la sociedad, el confinamiento sirvió para demostrar la necesidad para el bienestar del ser humano de disfrutar de la cultura», afirma este conquense que empezó en la música en la banda de su pueblo, la agrupación musical Nuestra Señora de Riánsares, a la que pertenecía su padre desde niño.

«Con el maestro Ángel Calleja, que con pocos medios consiguió que saliéramos gran cantidad de músicos, creando el germen de lo que sería la banda años después, siempre he creído que merece un homenaje, descubrí el bombardino y el trombón, que luego sería mi manera de ganarme la vida», recuerda. 

La primera oportunidad de subirse a una tarima para dirigir llegó en 2008, casi por casualidad, con Coral Malena de Tarancón. «Aunque es un tipo de agrupación con una media de edad bastante alta, la ilusión con la que afrontaban cada concierto es perfecta para contarla como ejemplo a los jóvenes que está comenzando en  la música», asegura. En 2011 conoció al maestro Miguel Romea, su mayor inspiración a nivel profesional, e incluso personal. «Me ha aportado una manera de ver la dirección de orquesta que hace que sea un trabajo apasionante y muy motivador», cuenta este músico dedicado a una profesión cada vez más mayoritaria y de más nivel, donde no existe brecha de género. Y es que en las clases particulares o la asignatura de Iniciación a la Dirección que imparte en el Conservatorio Profesional de Música Victoria de los Ángeles de Madrid ha llegado a tener grupos con más alumnos mujeres que hombres; opina que «es algo por lo que debemos felicitarnos y normalizar, la música en todas sus expresiones no entiende de géneros». José Luis Bueno Cardeñosa confiesa que lo que más le engancha de su trabajo es poder concertar una orquesta o una banda a partir de un criterio interpretativo, «descubrir distintos estilos-compositores y crear tu versión desde el estudio de la partitura». 

También le motiva moldear sus agrupaciones a partir de unos valores sólidos que permitan hacer crecer al colectivo a partir de una idea común. «Fíjate, una banda es una agrupación perfecta para llevar a cabo un trabajo colectivo en el que no existe la individualidad más allá de momentos puntuales y lo importante es el grupo y el trabajo que se consigue entre todos», reflexiona. 

Para este director de orquesta taranconero, la formación específica y continua de los directores repercute en la calidad de las bandas y es básica para que no se queden obsoletas. Además, añade, «el puesto de director debe tener fecha de caducidad por el bien de la agrupación, y sobre todo por el del director, una figura que sufre un gran desgaste». 

Con especial cariño recuerda el primer proyecto que dirigió Un paseo por la Zarzuela, en Tarancón, ver evolucionar la banda de Morata de Tajuña o haber sido director musical invitado de la Orquesta Sinfónica Verum en Pinoxxio, una producción de AnandaDansa premiada en siete categorías de los premios MAX 2016. Dirigir en escenarios como el Auditorio Nacional de Madrid o el Gran Teatro Antonio Ferrandis de Valencia han marcado también, sin duda, su amplia trayectoria.

Ya se prepara para debutar como director invitado de la Orquesta Filarmónica de Málaga, en el ciclo de verano de 2022, y desde septiembre de 2019 dirige la banda de Getafe, después de pasar un proceso de selección con más de 60 aspirantes. «Es referencia a nivel nacional, programación estable de conciertos, proyectos de apoyo educativo y de estudios musicales a jóvenes y una vida social muy saludable», expone. Siente que está viviendo la oportunidad de programar música de todos los estilos para poder llegar a la sociedad y aportar cultura, máxime con la reinvención de ideas que está suponiendo la pandemia.

Valora propuestas culturales que existen a nivel regional, como la Semana de Música Religiosa de Cuenca, pero critica que Castilla-La Mancha sea la única comunidad autónoma que no dispone de orquesta sinfónica pública propia. Asimismo, cree que «no existe una apuesta sólida por la educación musical a nivel escolar y eso es un gran problema». También director del ensemble Pantueña, defiende la impor- tancia de las escuelas de música, «en Tarancón ha ido bajando en alumnos y no ha funcionado el último curso, supongo con la excusa de la Covid-19, en pueblos cercanos sí, y ahí está el conservatorio de Mota del Cuervo, que no para de crecer», dice este profesional de la música que siendo su ciudad cabecera de comarca cree debe contar con una oferta cultural de mayor nivel.

A Bueno, como le conocen sus más íntimos, le gusta decir, que «gracias a que mis padres me obligaron, hoy me dedico a la música» y, como decía Don Quijote de la Mancha, que «donde música hubiere, cosa mala no existiere...».