scorecardresearch

"Las nuevas tecnologías nos permiten ejercer diferente"

I.M
-

Un despacho conquense de abogados especializado en las nuevas tecnologías, en concreto, en Derecho Digital, e impulsado por Juan Carlos Fernández es, según la revista Forbes, una de las 21 ideas de futuro que 'incendiarán' este 2021

Juan Carlos Fernández. - Foto: Reyes Martínez

La revista de información financiera y de negocios, Forbes, dedicaba en su número de enero una amplia información sobre las 21 ideas de futuro que, a su entender, ‘incendiarán’ el 2021, y una de ellas es conquense. Se trata de Tecnogados, un despacho de abogados especializado en nuevas tecnologías, concretamente en Derecho Digital, y que utiliza lo digital para, según se describe en esta publicación americana, automatizar procesos y optimizar su flujo de trabajo y sus precios. A su frente está Juan Carlos Fernández.

Una de las 21 ideas de futuro que para la revista americana Forbes ‘incendiarán’ el 2021 es conquense. Es el despacho especializado en las nuevas tecnologías de Juan Carlos Fernández, pero ¿que hay detrás de este despacho?

Detrás de este despacho hay un profesional que a los 40 años decidió reinventar su vida y aportar a la abogacía todo el conocimiento técnico que había adquirido a lo largo de su carrera profesional. Con 40 años empiezo mis estudios de Derecho y el 25 de febrero del 2020 es cuando empiezo a ejercer como abogado y con el despacho de Tecnogados. Tecnogados como tal es una idea que arrancó en el 2016 como un coworking de emprendimiento de la Escuela de Organizaciones Industrial. Y, aunque aún estaba estudiando, es entonces cuando arranca la marca y cuando la registro en la Oficina de Patentes y Marcas para ir posicionándome en el entorno web, al tiempo que asistía a diferentes actividades y de hecho recuerdo que el mismo día en que arranqué la colegialización tenía una conferencia en el Colegio de Abogados de Madrid con más de 70 profesionales adscritos a un curso sobre nuevas tecnologías. Tecnogados es una idea que surge al ver la poca especialización que había en el sector jurídico de perfiles muy técnicos.

La diferencia con otros despachos es que damos un servicio de calidad de digitalización y, sobre todo, una experiencia profesional previa en un mundo técnico que venimos a aportar al Derecho.

¿Por lo qué se ve entonces Tecnogados es todo Derecho Digital?

Somos el binomio de todo aquello que une Derecho y nuevas tecnologías, dándole un aire fresco. Automatizamos el proceso y lo digitalizamos reduciendo, por ejemplo, en los asuntos de divorcios y de mutuo acuerdo el tiempo de llegar a un acuerdo entre ambas partes.

Y ¿qué supone el haber sido incluido en esta publicación?

Primero supone un reconocimiento muy grande e inesperado, así como un grado de confianza importante que me hace ver que el proyecto tiene sentido. Efectivamente todo el tema de la pandemia y del teletrabajo y de la digitalización está ayudando a que la sociedad vea cómo las nuevas tecnologías están aquí. Las nuevas tecnologías nos van a permitir ejercer la abogacía de una manera muy distinta a la habitual. Jamás hubiera pensado que iba a aparecer en revistas como Forbes. No obstante, sólo espero que esa publicación sea la punta del iceberg en mostrarnos. En mostrar los muchos años de trabajo previo que nos acompaña y basado, repito, en toda la experiencia técnica que tengo en gestión de proyectos, en metodología o en digitalización. Además, al ser un despacho totalmente digital, no tenemos los costes añadidos de las grandes oficinas, lo que nos permite dar unos precios competitivos en el mercado. Creo que es la primera vez que Cuenca aparece en esta publicación.

Acaba de mencionar el tema de los precios. No obstante, ¿en qué basan su trabajo?

Basamos nuestro trabajo en tres pilares. Transparencia, en el sentido de que trabajamos a precio cerrado y por proyecto; utilización de la tecnología, sobre todo, para la automatización de los procesos, y finalmente, privacidad.

¿Qué tipo de clientes acuden a su despacho?

Tecnogados se dirige en términos de clientes a tres sectores: el empresarial, ayudando al empresario fundamentalmente en el tema de protección de datos, en todo lo que sea privacidad, con un plus de ciberseguridad reduciendo los riesgos y las vulnerabilidad que hay en el entorno on-line, y en lo que es el teletrabajo estamos ayudando a regular este tipo de acuerdos entre trabajador y empresario permitiendo, por una parte, el control empresarial sobre ese teletrabajador y por otra, respetando al máximo el derecho a la intimidad del trabajador.

Esto reza para los empresarios pero luego al particular lo ayudamos, por ejemplo, en el tema laboral y en el tema civil, cuando aportan evidencias digitales al proceso judiciales como correos electrónicos o mensajes en WhatsApp o en las redes sociales y que, por otra parte, se ha convertido en habitual.

El mundo de lo digital es un mundo que está continuamente moviéndose y, además, de un tiempo acá en alza. ¿Su actividad ha ido a más de un año para otro, o no?

Hace un año si tú a alguien le decías que te diese una videconferencia, no sólo se sentiría extrañado sino que también no se sentiría cómodo con eso de hablar delante de una pantalla. Ahora, en cambio, cualquier cliente que te llame desde Barcelona o desde cualquier otra ciudad, tiene la comodidad de poder manifestarse en cualquier entorno digital, y esto, por otro lado, es una ayuda para provincias como Cuenca con unas buenas conexiones y una ubicación geográfica espléndida, a la hora de poder trabajar y captar clientes.

Y sus clientes, ¿de dónde son?

Nuestros servicios normalmente van orientados al entorno digital. Toda aquella consultoría o todos aquellos encargos que nos llegan, al final, una vez que se define el objeto del contrato, se trabaja desde aquí, desde el entorno local.

Ya para terminar, ¿tienen lista de espera?

Normalmente no trabajamos ciertos temas que vayan muy acotados en los plazos de tiempo, con lo cual, solemos ofrecer trabajo prácticamente cerrado en cuestión de 15 ó 30 días, en función del proyecto. No obstante, hay muchas cosas a las que tenemos que decir que no. Esto también nos hace tener tiempo para poder hacer otras.