Sacarán a concurso el arreglo de las baldosas de Mangana

Leo Cortijo
-

Valero destaca que el estado actual de la plaza se debe a una «mala ejecución» por parte de la empresa, que ha hecho «caso omiso» a los requerimientos, por lo que se utilizará el dinero de la garantía para el nuevo contrato.

Uno de los defectos que más llama la atención es el estado de las baldosas, y es que una parte notable de ellas están levantadas. - Foto: Reyes Martí­nez

La Plaza de Mangana, uno de los enclaves más señeros de la ciudad, tanto para conquenses como para visitantes, presenta desde hace tiempo un estado de conservación deficiente. Después de más de tres lustros cerrado por obras y excavaciones arqueológicas, este singular espacio abrió sus puertas en 2016 tras unos trabajos de remodelación y musealización. Ahora, sólo cinco años después, las deficiencias en la ejecución de las obras resultan evidentes tras un primer vistazo.

Además de que parte de la pintura de los bancos se haya desconchado, que haya crecido maleza en el yacimiento o que algunas de las cristaleras se encuentren inutilizadas, uno de los defectos que más llama la atención es el estado de las baldosas que recubren la plaza, y es que una parte considerable de ellas se están levantando.

El concejal de Turismo, Patrimonio Histórico, Cultura y Educación, Miguel Ángel Valero, achaca esta deficiencia a una «mala ejecución» por parte de la empresa y no a la falta de mantenimiento en la zona. «No es cuestión de que esté o no esté cuidado», argumenta, sino de que utilizaron unos elementos que «no eran los idóneos». La piedra caliza que se usó se ha craquelado porque no ha podido resistir las bajas temperaturas de los inviernos conquenses. De hecho, en el proyecto se planteó emplear otro tipo de piedra, pero se terminó utilizando una que no es la adecuada. De ahí que Valero reitere que «no es una cuestión de mal planteamiento, sino de mala ejecución».

Por esa razón, el Consorcio de la Ciudad de Cuenca le reclamó a la empresa encargada de los trabajos que repusiera las baldosas, y como hasta ahora ha hecho «caso omiso», con el dinero de la garantía definitiva de la obra, esta administración sacará un nuevo contrato para reponer las baldosas y arreglar este asunto. En lo que se refiere a los tiempos, el edil explica que ha hablado con el gerente del Consorcio para «urgirle lo antes posible» la ejecución de estos trabajos.

El presidente de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo, Gerardo Rubio, comenta por su parte que el estado actual de la Plaza de Mangana, en su conjunto, es una «pena». Coincide con el concejal en que el material utilizado no es el «idóneo» para Cuenca, porque además de no ser el adecuado para estas circunstancias, «no se corresponde con la idiosincrasia de la ciudad ni con el entorno». En cuanto al mantenimiento de la zona, el presidente del colectivo vecinal destaca que brilla por su ausencia, mientras que Valero apunta que «una vez que esté bien ejecutado es más fácil de mantener».

Por otro lado, Rubio cree que en lugar de la musealización que se planteó en este entorno, debería haber una «especie de zoco», en el que hubiera tiendas taller que fuesen «visitables» para que el espacio tuviese una «utilización más real».