LA COLUMNA

Luis del Val

Periodista y escritor


Un okupa en la Generalitat

29/09/2020

Nunca se pudo imaginar Ada Colau que, aupada a la alcaldía de Barcelona sobre los ladrillos de su movimiento en contra de los desahucios, se encontraría con que el presidente de la Generalitat se iría a transformar en un okupa.

Estas cosas pasan, y el vecino que parecía tan simpático igual te obliga a marcharte a vivir a otro barrio, de la misma manera que los objetivos de ayer casi producen rubor y vergüenza, o sin casi, porque de aquellas molestias relamidas sobre la invasión de los pasajeros de los cruceros -molestas gentes que desgastaban las aceras ¡qué horror!- pasamos enseguida a la invitación implorante del okupa para que los españoles que, según él, le robamos a Cataluña, fuéramos este verano a las playas catalanas a dejar un puñadito de euros para mantener el tipo, me refiero al tipo de interés, porque el secesionista sólo está interesado en una sola cosa, como aquellos que aborrecía Tomas de Aquino por ser personas de un solo libro.

Esperemos que el okupa no deje el piso hecho una porquería, ni se lleve las tuberías de los lavabos, y no es ninguna observación grosera, porque en los servicios de escolta al Prófugo han estado malversando fondos, y enviando policías catalanes a Bélgica para que el Cobarde se sienta protegido.

Viajes, dietas, sueldos, gratificaciones, etcétera, van por nuestra cuenta, quiero decir de nosotros, los contribuyentes, vivamos o no en Cataluya, porque la deuda que los patriotas secesionistas han ido acumulando está ya por encima de los 80.000 millones de euros.

Parece que el okupa ha renunciado a hacer el numerito del desahucio, porque los vecinos de Ezquerra y los de Juntos Pero No Revueltos, están con la mirada puesta en las próximas elecciones, y el okupa les importa lo mismo que me importa a mí, que no me importa demasiado. Ahora vendría bien lo de Transit gloria mundi, pero no lo va a entender casi nadie, porque en lugar de desterrar a molestos egoístas nos hemos dedicado a desterrar el Latín.



Las más vistas

Opinión

12,00 euros

Unos textos que no suman ni dos folios son fiel reflejo de la ignorancia y falta de pulcritud que campan a sus anchas en estos tiempo