scorecardresearch

La tensión con Argelia llevará a España a pagar más caro el gas

Agencias
-

El país norteafricano incrementará previsiblemente la tarifa actual al Gobierno de Sánchez tras la crisis abierta por el giro en el Sáhara y después de su pacto con Italia para elevar el suministro

La tensión con Argelia llevará a España a pagar más caro el gas

Argelia no será benévola con España en las negociaciones para revisar los nuevos precios del suministro de gas. Las fricciones con Argel tras el viraje español hacia Marruecos en el Sáhara y el reciente acercamiento a Italia para suministrarle más gas y convertirlo en nuevo socio energético preferente de cara al mercado europeo, apuntan claramente en una dirección: la subida de las actuales tarifas.

La multinacional energética Naturgy negocia ya con la argelina Sonatrach la actualización de los costes del producto que recibe de Argelia en un clima político marcado por las desavenencias entre el Gobierno español y este país del Magreb a cuenta de la nueva posición sobre el conflicto saharaui.

Argelia es el primer proveedor de gas de España, aportó un 39% del gas consumido en el último año, si bien en febrero su aportación fue algo menor, del 23,2%, ocupando el segundo lugar por detrás de Estados Unidos.

Las siempre complejas negociaciones de este contrato energético se han puesto un poco más cuesta arriba después de que el presidente de Sonatrach, Toufik Hakkar, abriera la puerta recientemente a revisar los precios solo a España al tiempo que decidía mantenerlos al resto de sus clientes. 

Aunque el telón de fondo es político, en la negociación participan, de un lado, la compañía Naturgy, y de otro la compañía estatal argelina Sonatrach, que tiene un peso significativo en el PIB de ese país.

Expertos que siguen de cerca estos contactos han precisado, no obstante, en un intento de dulcificar este proceso, que las negociaciones entre ambas partes arrancaron en octubre y que se trata de una revisión del contrato ya pactada con Argelia. Es decir, Naturgy y Sonatrach negocian desde hace meses la actualización de precios de dicho convenio, por el cual España recibe gas argelino a través del gasoducto Medgaz, que une Argelia con las costas de Almería.

Gran complejidad

Precisamente a principios de este año se puso en marcha la ampliación de ese gasoducto de 8 a 10 bcm (10.000 millones de metros cúbicos), una infraestructura de la que Sonatrach controla un 51% y Naturgy el 49% restante a través de un vehículo de propósito especial en el que participa también el fondo estadounidense BlackRock.

En concreto, ambas partes tratan de pactar ahora los precios del gas que estarán vigentes en el período 2022-2024, y todo ello en un contrato de gran complejidad por las cláusulas y los precios que contiene. Si bien las tarifas se deben revisar periódicamente, el contrato está en vigor hasta el año 2032 y tiene un valor de unos 12.000 millones de euros, precisó el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, que admitió días atrás que las negociaciones no van a ser fáciles, porque «todo influye», en referencia al tenso clima político existente ahora entre ambos países.

«Además no estamos ahora en una coyuntura en donde podamos esperar una bajada de los precios del gas», aseguró  el primer ejecutivo de Naturgy, que añadió que sólo viendo cómo cotiza el gas en cualquier mercado internacional «pensar que una revisión de precios hoy va a suponer una bajada es estar fuera del mundo», comentó de forma gráfica para dar por hecho que a los bolsillos de los españoles les aguarda un nuevo incremento.