PAISAJES Y PAISAJANES

Antonio Pérez Henares


Tiempo de Hormigas: desde la libertad y por la libertad

16/04/2021

Hoy voy a hablarles de mi libro. Recién salido, ayer, y que ha revuelto el avispero. Tampoco lo voy a negar. Sentía y tenía la necesidad de escribirlo y que no tenía derecho a callar. Un libro desde la libertad y por la libertad
Lo vivido a lo largo de más de medio siglo y la preocupación por lo que está sucediendo en España y nos está sucediendo a todos es lo que me ha impelido a descarnadamente, sin florituras ni adornos ni pamemas, con claridad y sin andarme con rodeos, a exponer mi sentir y mi pensar.  ‘Mi  verdad’, que no tiene por qué ser ‘la verdad’, pero que es, con honradez  ‘mi verdad’, que no es ‘la’ verdad ni lo pretende. pero si una honrada exposición sobre todo aquello que  parece haberse convertido en un tabú y sobre lo que hay puesto a la entrada un cartel ‘Prohibido hablar’. Y si se habla bajo ningún concepto osar salirse de la parva un milímetro, so peligro de excomunión, sambenito y hoguera de la Neoinquisición.
 Así que he escrito este libro y lo he titulado Tiempo de Hormigas, porque es cada vez a lo que más nos asemejamos, aunque no haya hormiga humana que no se suponga a sí misma un dios.
 Un libro por la libertad que nos están cercenando, contra la tiranía cursi y el pensamiento único que pretenden imponernos y que desafía a la censura que nos amenaza y nos excluye como apestados.
Un libro que combate la tergiversación de nuestra historia, el querer avergonzarnos colectivamente como pueblo de ella, de sus hechos, de su lengua y hasta de su propio nombre
 Un libro que se niega a que borren nuestra memoria más reciente de reconciliación y de progreso y graben nuestros cerebros con la mentira tuerta y sectaria para desparramar el odio entre nosotros.
 Un libro que denuncia la conversión en referentes éticos, líderes de opinión y espejos sociales de los peores mamarrachos y los napoleones de la telebasura.
Un libro que defiende el feminismo como igualdad y señala el daño que le causan los desbarres, las discriminaciones sexistas y el señalamiento del hombre como criminal en potencia.
 Un libro que desde la sincera pulsión ecologista abjura de los disparatados delirios animalistas.
 Un libro que retrata a una clase política, la peor de toda la historia democrática que lejos de resolver problemas los crea y los agiganta en el peor de los momentos.
  Un libro que sabe que pisa un avispero y lo hace porque cree que es necesario y de una vez hacerlo.
 Un libro escrito porque siento y así lo he dejado escrito, y con ello acabo que ‘La libertad está en peligro’. La libertad de algunos, claro. La de los «demás» es la que queda prohibida, pues los liberticidas la suya no solo la ejercen, sino que no le ponen límite alguno.
 Es ‘su’ derecho y ‘su’ libertad, que ellos consideran derechos superiores a cualquier otra libertad y derecho, empezando, por supuesto, por los derechos y libertades de los «otros». Esos pueden y hasta deben ser impunemente y «positivamente» agredidos en pos de la bondad eterna y la verdad absoluta.
 Es esta la cuestión clave, la línea esencial de la existencia, o no, de la tan declamada palabra. Pues la libertad, «el más preciado bien» en cervantino decir, o es de todos y a todos ampara, o simplemente no existe, no es. Ejerceré, pues, la mía. Y a quien Dios se la dé, san Pedro se la bendiga.