scorecardresearch

Los adolescentes saben que oyen música con letras sexistas

L.G.E.
-

Un estudio de la Universidad de Alcalá de Henares con jóvenes de la región apunta a que o bien se resignan o «ignoran deliberadamente» la letra para seguir disfrutando de la canción

Los adolescentes saben que oyen música con letras sexistas - Foto: Luis López Araico

Los adolescentes escuchan música con mensajes machistas... y lo saben. Las polémicas por las letras de canciones como Cuatro babys de Maluma, la prohibición que han dictado algunas ciudades de los conciertos de determinados artistas o el contraataque con letras de empoderamiento que abanderan artistas como Rigoberta Bandini ha dado sus frutos. Ellos son conscientes de que lo que escuchan puede contener letras sexistas, pero aún así no dejan de escucharlo.

Es una de las conclusiones que saca el estudio sobre el papel de las redes sociales entre los adolescentes en el ámbito de la igualdad, que se ha realizado por parte de la Cátedra de Investigación Isabel Muñoz Caravaca de la Universidad de Alcalá de Henares, con el apoyo del Instituto de la Mujer. Se crearon 14 grupos de discusión con 109 chicos participantes, con alumnado de Secundaria de las cinco provincias y organizándolos tanto en grupos mixtos como en grupos solo de chicas o de chicos. 

A través de sus testimonios, el estudio apunta que los jóvenes lo que hacen es «ignorar deliberadamente la letra de la canción para poder seguir escuchándola», pues admiten que si la analizaran, tendrían que rechazar esa música para ser coherentes con sus valores. «Evitan el conflicto interno (la disonancia cognitiva) eliminando la letra de la ecuación», apunta el informe. Aunque se perciban mensajes inapropiados, se suelen guiar por el ritmo, la musicalidad o la diversión asociada a esas canciones. «Raramente dejan de escuchar músicas cuyo ritmo sea atractivo a pesar de que rechacen las letras», señala el estudio. Además en algunas de las respuestas apuntan que incluso se usan letras machistas para que la canción tenga más éxito.

Los investigadores avisan de los riesgos  que hay, pues el informe detecta que hay estereotipos tan asentados de los que ni siquiera son conscientes.  También alerta de que parecen sentirse «invulnerables· a la influencia que esas músicas y vídeos pueden tener en sus comportamientos, relaciones y prejuicios.

Hay testimonios de adolescentes que sí dejan de escuchar esas canciones por sus mensajes en su ámbito más privado, pero que se resignan a oírlas en sus ámbitos de socialización. Los investigadores también detectan esa resignación «ante la sugerencia de que podrían denunciar, protestar o dejar de escuchar este tipo de temas». Es más, algunos prefieren no dar una opinión negativa sobre alguno de estos temas por miedo a la reacción de otros internautas. 

El informe también destaca que en grupos solo de chicos surgieron críticas hacia las mujeres que son feministas, pero bailan o escuchan canciones con letras machistas por considerarlo una «hipocresía». Esto apuntaría a una visión desigual, pues se obligaría a las mujeres a mayor coherencia entre sus creencias y actitudes que a los hombres.

¿Eliges o eligen por ti? Los adolescentes que participaron en esta investigación también demostraron ser muy conscientes de cómo funciona el mundo de la música comercial y las estrategias que hay para posicionar una canción, con su difusión, influencers y algoritmos informáticos.  La mayoría de los participantes reconocen que escucha lo mismo que la mayoría, aunque saben que existen estas estrategias. «No parece preocuparles esta falta de autonomía y los estrechos límites de las que consideran sus propias elecciones», apunta el estudio.

Aunque el reguetón, pop o el trap dominan las respuestas, también hay quien escucha bandas sonoras, rock o música de los ochenta y noventa. 

Este estudio lo ha coordinado Concepción Carrasco Carpio. Los autores del mismo son Soledad Andrés Gómez, Enrique Bonilla-Algovia, Mirian Checa Romero, Nieves Hernández-Romero, Marta Ibáñez Carrasco, Zoraida de la Osa Escudero, Andreea Gabriela Pana, Isabel Pascual Gómez, Irantzu Recalde Esnoz, Alejandro de la Viuda Serrano.