"La lealtad es mucho más conveniente que la verdad"

Raquel Santamarta (SPC)
-

La escritora Paloma Sánchez-Garnica viaja a Berlín en su nueva novela, 'La sospecha de Sofía'.

"La lealtad es mucho más conveniente que la verdad"

Del Madrid del franquismo tardío hasta el Berlín comunista, pasando por el París de mayo del 68, la séptima novela de Paloma Sánchez-Garnica (Madrid, 1962) se adentra en un universo de delaciones, espionajes y condenas que llega a las librerías en vísperas del trigésimo aniversario de la caída del Muro. La búsqueda de la identidad en el marco de un interesante juego de contrastes es el eje de La sospecha de Sofía (Planeta, 2019), un relato tejido en distintos escenarios por los que se mueven personajes cuyo destino está irremediablemente unido.
Asegura que esta novela le ha ayudado a «transitar con paso firme por esos caminos oscuros que a veces se te abren en la vida». ¿De dónde nace esta historia? ¿Fue la película La vida de los otros, con ese reflejo de la larga sombra de la Stasi, uno de los puntos de partida?
Me costó muchísimo encontrarla. Estuve durante un año y medio buscándola, escribiendo inicios que se me deshacían. Todos los días me sentaba delante del ordenador y me decía: «No me voy a rendir». Leyendo Berta Isla de Javier Marías me surgió un primer chispazo con esa espera incondicional envuelta en la incertidumbre. Después, busqué la documentación sobre la que se había basado para construir esa novela y encontré dos lecturas fantásticas: La mujer de Martin Guerre, de Janet Lewis, y El coronel Chabert, de Honoré de Balzac. Ahí ya me surgió la idea de la suplantación y me puse a escribir. A los pocos días de empezar me dieron una mala noticia de salud que tenía que asimilar y tengo que decir que esta novela me ayudó a despejarme. Supuso un chute de energía con el que pude sobrellevar algo que, de otra manera, hubiera sido mucho más delicado. En el momento en el que decido ambientarla fuera de Madrid, porque yo escribo para aprender, me voy al París de mayo del 68 y a Berlín Este. Esa ciudad atípica, con la anomalía de estar dividida por un muro que separaba unos barrios de otros con calles interrumpidas desde el 13 de agosto de 1961 hasta el 9 de noviembre de 1989, me parecía fascinante.
El matrimonio de Daniel y Sofía es anodino, carente de emoción, además de rígido. Su padre decide por él y él por Sofía, lo que le convierte en una persona fría por dentro y por fuera. ¿Cómo se transforma tras la llegada de esa carta anónima?
Es la primera vez que elige, dado que su padre le aconseja que no vaya. Decide tomar las riendas y conocer a su madre, aunque acaba topándose con un hermano que no sabía que existía. De su mano acaba en Berlín Este, donde conoce a su familia y termina envuelta en una trama que le cambia completamente la vida.