scorecardresearch

Aprueban la cesión gratuita de la parcela de la Ronda Oeste

Leo Cortijo
-

PSOE, PP y Cuenca nos Une (a excepción de Ana Isabel Payán, que se abstuvo) votaron a favor de ceder de forma gratuita la parcela de 1.500 metros cuadrados de la Ronda Oeste a la Confederación de Empresarios y al Ministerio de Trabajo.

Aprueban la cesión gratuita de la parcela de la Ronda Oeste - Foto: Reyes Martinez

PSOE, PP y Cuenca nos Une –a excepción de Ana Isabel Payán, que se abstuvo– votaron a favor de ceder de forma gratuita la parcela de 1.500 metros cuadrados de la Ronda Oeste a la Confederación de Empresarios y al Ministerio de Trabajo. Terreno en el que desde hace más de una década permanece inacabado el esqueleto de lo que iba a ser la sede la patronal conquense. En la votación de este dictamen, en la que Cuenca, en Marcha! votó en contra y Ciudadanos se abstuvo, no estuvo presente el concejal socialista Vicente Martínez al entender que había «conflicto de intereses» por ser a su vez secretario provincial de UGT. Y es que, en las últimas horas, este sindicato, junto a CCOO, ha mostrado su «rechazo y malestar» apuntando que la cesión es de «dudosa legalidad administrativa».

Este punto del orden del día, tal y como cabía esperar, levantó mucha polvareda. El concejal de Hacienda, Juan Manuel Martínez Melero, recalcó que con la cesión de esta parcela, «que tiene naturaleza jurídica de bien patrimonial», se da «por fin» solución a un «problema urbanístico enquistado» en la ciudad; un «fiasco» de la etapa de Pulido como alcalde. Asimismo, redundará «en beneficio» de los ciudadanos porque además de la sede los empresarios, se alojará una oficina de atención al emprendedor y otra de atracción de inversiones, así como varias aulas de formación.

Este edil recalcó que todos los informes técnicos avalan la cesión y que se han desestimado las enmiendas presentadas por el coordinador local de Izquierda Unida, Pablo García. Además, mostró su sorpresa por las «declaraciones públicas» de CCOO y UGT, lamentando su malestar, por el hecho de que se produzcan ahora y no hace nueve meses cuando este acuerdo vio el visto bueno en la Junta de Gobierno.

Por su parte, el PP argumentó su voto a favor por «coherencia», y es que «nuestro único interés es defender los intereses de los ciudadanos y de la ciudad». El portavoz José Ángel Gómez Buendía explicó que en la legislatura anterior «intentamos sacarlo», pero el barco no llegó a buen puerto, e hizo mucho hincapié en recordar a la ciudadanía que «no hay discriminación» con respecto a los sindicatos «porque cada uno tiene en este momento un local» y que el edificio que se tiene que construir es responsabilidad de la patronal, que además debe hacerlo en el plazo máximo de cinco años.

El popular manifestó no entender la salida del Pleno de Martínez, porque «no es un tema de conflicto de intereses, sino de dar la cara». Retrotrayéndose al pasado, recordó que Juan Ávila, «con Dolz como teniente de alcalde», tampoco hizo nada por solucionar el problema, y que el verdadero asunto está en los siete millones de euros «tirados» en el Bosque de Acero, porque ese dinero habría sido suficiente para terminar varios edificios inacabados en Cuenca.

Voces contrarias. Al otro lado del debate se posicionó María Ángeles García, que empleó parte de su tiempo en leer la carta de un vecino al que, ateniéndose al reglamento, no se le dejó tomar la palabra. No le tuvo que sentar bien, pues el señor, presente entre el público, interrumpió en varias ocasiones el transcurso de la sesión. En su misiva hablaba de «aberración política» por parte del Ayuntamiento e «inmoralidad manifiesta». La que puso voz a sus palabras, por su parte, habló de «regalar» 1,2 millones de euros a CEOE y apuntó hacia las «irregularidades» en el expediente administrativo por la falta de una memoria «que justifique cómo los conquenses se van a beneficiar de ello».

García lanzó una propuesta consistente en terminar el edificio y que el Ministerio «le deje» una planta a los empresarios y que las otras dos se empleen para un espacio coworking, como sede de colectivos sociales o para oficinas municipales. Por último, la portavoz de la confluencia formada por Podemos y Equo hizo referencia entre esta cesión y el apoyo de la patronal a la eliminación del tren convencional: «Un buen pago para un buen trato, sin traviesas de por medio».

Por este mismo sendero transcurrió la líder 'naranja' Cristina Fuentes, a la que le saltaron «todas las alarmas», preguntando al concejal Martínez Melero «¿qué es lo que hay detrás de todo esto?, ¿qué motiva ceder esta propiedad?». En este sentido, afirmó que le gustaría que se les informara «antes de tomar una decisión» y que «por una vez» fueran transparentes. «Nos gustaría saber si este es el coste del cierre de la línea de tren convencional», sentenció. El concejal socialista se mostró tajante al afirmar que «detrás de todo esto hay lo que hay: absolutamente nada más».

Las Quinientas. La cesión de esta parcela no fue la única a la que el Pleno dio el visto bueno. Con un debate infinitamente menos bronco, también salió adelante ceder a la Junta de Comunidades el módulo sur y un terreno en las antiguas escuelas de Astrana Marín para la construcción de un centro de día de mayores en el barrio de Las Quinientas. En este caso el dictamen fue aprobado por unanimidad de todos los grupos. El único 'pero' lo puso el PP, al subrayar que lo que se va a construir es un centro de día y no «un centro de mayores al uso». Además, Gómez Buendía recalcó que estarán «expectantes» para que la Junta y el Ayuntamiento «cumplan con los requisitos», pues «no está mal» que esta infraestructura vea la luz «después de 13 años desde que la anunciaron».