Iveco pone sobre el asfalto el S-Way con diésel o gas licuado

spc-agencias
-

Iveco pone sobre el asfalto el S-Way con diésel o gas licuado - Foto: ALDO_FERRERO

Iveco ha presentado el nuevo S-Way, un camión para transporte de larga distancia que se fabricará en la planta de la compañía en Madrid, en sustitución del Stralis, y que estará disponible con una gama de motores diésel con cilindradas de 9.0, 11.0 y 13.0 litros de hasta 570 caballos de potencia.
La marca italiana ha subrayado que su nuevo gigante combina un bajo coste total de explotación con unas emisiones reducidas, gracias al sistema de postratamiento HI-SCR, a la tecnología del propulsor y del cambio Hi-Tronix y a las soluciones de ahorro de combustible como el Smart EGR. Además, Iveco también pondrá a la venta una variante con propulsor de gas natural licuado (GNL), que ofrece una autonomía de hasta 1.600 kilómetros y desarrolla 460 caballos. 
Para el transportista, un camión es más que una herramienta de trabajo, es un hogar. Cada día arrancan sus motores miles de profesionales enfrentándose a una media de 56 horas semanales y recorren El Viejo Continente sobre ruedas con el fin de abastecer a la sociedad española, en donde más del 85 por ciento de las mercancías se trasladan por carretera.
 La cabina se ha centrado en aportar soluciones prácticas, como una ampliación de la altura interior de hasta 2.15 metros y mayor espacio, un colchón más confortable, dos frigoríficos y un módulo de noche que controla todo el camión, desde el aire acondicionado, radio, ventanillas, hasta la seguridad de noche y el navegador.  
 Además, el S-Way cuenta con una completa gama de sistemas avanzados de asistencia al conductor para ayudarle a maniobrar de manera eficiente, al tiempo que reduce la fatiga en carretera. 
El nuevo diseño también proporciona al transportista una visibilidad directa mucho mayor con ventanas laterales y espejos retrovisores integrales. Las luces LED tienen un haz mucho más nítido que aumenta la visibilidad y la percepción de los obstáculos en un 15  por ciento, mejorando la seguridad en condiciones de poca luz.