scorecardresearch

Contagios de solidaridad

R.L.C.
-

Una muestra itinerante recoge la colaboración en proyectos de desarrollo de Manos Unidas y la Diputación provincial desde hace20 años a través de la creatividad de estudiantes de Bellas Artes.

Fotografía de uno de los grabados que forma parte de la exposición ‘Gráfica Cooperativa’, que hasta el 13 de mayo se puede visitar en Tarancón. - Foto: R.L.C.

Una exposición diferente ha comenzado a recorrer la provincia para seguir contagiando solidaridad, como herramienta clave para luchar contra el hambre, y mucho más. Bajo el nombre Gráfica Cooperativa, hasta el 13 de mayo se puede visitar en la nueva sala de exposiciones temporal del Museo de Arte Moderno de Tarancón. Antes estuvo en el salón de actos de la Diputación provincial y el siguiente destino será Iniesta.  

Está formada por grabados realizados por alumnos de la Facultad de Bellas Artes de Cuenca, dirigidos por los profesores Ramón Freire y Pedro Simón, en colaboración con docentes y estudiantes del máster de Grabado y Diseño de la Real Casa de la Moneda y Timbre de Madrid. Cada obra muestra a través de la creatividad de estos artistas noveles algunas de las realidades más significativas de la República Democrática de El Congo.

Una temática que está basada en la campaña de Manos Unidas del año pasado, Contagia solidaridad para acabar con el hambre, y el proyecto que llevó a cabo la delegación de Cuenca en ese país, de promoción del desarrollo rural sostenible y la seguridad alimentaria por medio del empoderamiento socioeconómico de organizaciones comunitarias campesinas con enfoque de género, en concreto en las ciudades de Luidi y Benga.

Inauguración de la exposición en el Museo de Arte Moderno taranconero. De izquierda a derecha, Raúl Añover, Mari Luz Alegría, Encarnación Pérez, y Laura Victoria Fernández y su madre, Laura.Inauguración de la exposición en el Museo de Arte Moderno taranconero. De izquierda a derecha, Raúl Añover, Mari Luz Alegría, Encarnación Pérez, y Laura Victoria Fernández y su madre, Laura. - Foto: R.L.C.«Esta campaña prendió de manera especial en estos alumnos y sus profesores, se entusiasmaron en colaborar, en sensibilizar, y no hay nada mejor para contagiar solidaridad que hacer presentes manifestaciones como las que aquí vemos», subrayaba la delegada diocesana de Manos Unidas en Cuenca, Encarnación Pérez, en la inauguración de la muestra en Tarancón, junto a la diputada provincial de Cooperación al Desarrollo, Lorena Cantarero. Y es que son 20 años los que Manos Unidas y la Diputación llevan colaborando en proyectos de desarrollo, en países de África, Asia o América, y en la sensibilización a la sociedad. 

En las dos últimas décadas se ha ayudado, por ejemplo, a construir un pabellón pediátrico en Angola, la mejora de niveles de seguridad alimentaria y producción agropecuaria en Perú, la creación de accesos de agua potable en Benín, la reducción de vulnerabilidad medioambiental y organizativa de comunidades rurales en Honduras, el fortalecimiento de la base productiva y social de comunidades campesinas e indígenas en Bolivia, la creación de un banco de sangre y un centro de formación en India, el abastecimiento de agua potable en El Congo, o la construcción de casas de acogida para niños huérfanos de SIDA en Kenia. 

«Es importante que la gente conozca que los conquenses somos solidarios, que ayudamos fuera de nuestras fronteras, y que además puedan conocerlo de primera mano de una forma tan original como esta muestra puede contribuir a que se involucren más personas», concretaba Cantarero, junto al concejal de Cultura, Raúl Añover.

«Estos grabados son producto de una ilusión tremenda de los alumnos de Bellas Artes, que nos emocionó muchísimo, tratan temas clave como el empoderamiento de la mujer, el cambio climático o la alimentación», destaca Mari Luz Alegría, responsable de proyectos del equipo diocesano de Manos Unidas Cuenca, que este 2022 está volcado en el proyecto de seguridad alimentaria e hídrica para pueblos indígenas de Paraguay.

Ya se han llevado a cabo diferentes iniciativas para esta causa, algunas tan tradicionales como el Bocata Solidario de Tarancón, donde se quiere recuperar las cenas benéficas, como confirma la delegada de Manos Unidas, Laura Victoria Fernández. «Ella cogió el testigo de su madre, que durante muchos años movilizó a muchas mujeres de su generación, Tarancón siempre es muy solidario, ójala con esta exposición más gente se contagie,  pues no consiste solo en saber las pobrezas de otro, sino en saber cómo ayudarles a sobrevivir, con dignidad», afirma Encarnación Pérez.