scorecardresearch
Javier Caruda de Juanas

Javier Caruda de Juanas


El festival que viene para quedarse

11/11/2021

Ya he comentado con ustedes alguna vez que la oportunidad que, semanalmente, me ofrece La Tribuna de Cuenca hace que contemple, o al menos lo intente, con otros ojos la realidad que me rodea. Es cierto que el deseo de vivir en una ciudad con los servicios y virtudes de otras, por aquello de que lo de fuera siempre parece mejor, hace que me fije casi en exclusividad en todo aquello que se puede mejorar. Y claro que hay mucho. De hecho, he creído siempre que la especial orografía que nos rodea, en forma de Tórdiga y Cabrejas, impide que los buenos ejemplos lleguen hasta nosotros, así como evitan que exportemos en condiciones lo mucho bueno que tenemos. Vamos, como si aún tuviésemos que liberarnos de ese especial pelo de la dehesa que nos hace infravalorar lo nuestro. 
Digo esto porque, en esta ocasión, dejaré la crítica mordaz para adentrarme en el fascinante mundo de la alabanza, ese que prodigamos rara vez los conquenses. 
Desconozco si la iniciativa del Festival de Otoño que está inundando nuestras calles es municipal, privada, pública….tanto me da. La realidad es que es una magnífica noticia para esta ciudad que sufre las tristes y frías tardes de otoño convirtiéndose en un escenario desvencijado en el que corremos de escena en escena anhelando días más largos y más cálidos. La apuesta por sacar a la calle el genio, el ingenio, la creatividad y la dedicación conquense convierten las calles del centro en un punto de encuentro en el que, con la excusa de disfrutar de un concierto o ver en primera fila a dos esgrimistas en acción, sentimos el latido cultural de esta ciudad. Tenemos manifestaciones de todo tipo, de todo estilo, lo único que tenemos que hacer es disfrutarlas y aplaudir. Sí, aplaudir. Alguien dijo aquello de que el aplauso es el alimento del artista. ¡Qué menos que agradecer el esfuerzo, el tesón de todos aquello que estos días nos regalan una excusa perfecta para vencer la otoñal pereza, levantarnos del sillón y disfrutar de las descuidadas calles del centro! Merece la pena retomar ese sentimiento de unión, de comunidad que parece que tanto nos cuesta a los conquenses. Seguro que, al menos, disfrutar durante unas horas de la programación con amigos y familiares nos hará llevar mejor tanta «buena noticia» sobre la luz, suministros, los problemas que tendrán Sus Majestades…
Y es que en Cuenca, aunque no nos lo creamos, disfrutamos de un elenco de asociaciones, grupos, instituciones, particulares…que de una forma profesional o amateur impulsan de una manera definitiva la vida cultural conquense. A todos ellos mi agradecimiento. 
Ojalá este esfuerzo otoñal no solo sea flor de un año y haya venido para quedarse. Lo único que resta es pedir a los dueños del parné (que para todo es necesario) que lo tengan pronto y a mano, de esta forma haremos buena la frase de Matilde Asensi: «El arte y la cultura aumentan la armonía, la tolerancia y la comprensión entre las personas».
 

ARCHIVADO EN: Cuenca, La Dehesa, Conciertos