scorecardresearch

¿Y si cayera una bomba nuclear en Cuenca?

J.L.E.
-

La Fundación Outrider crea una herramienta para calcular el impacto de un misil nuclear en cualquier lugar del mundo

¿Y si cayera una bomba nuclear en Cuenca?

Suena a ciencia ficción pero la amenaza de un conflicto nuclear está más latente que nunca. La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha elevado la tensión a límites comparables a los de la Guerra Fría y hace prever unas consecuencias catastróficas si alguna de las potencias pulsa el botón nuclear. El conflicto en Ucrania también alimenta una guerra de propaganda entre las partes, pero lo cierto es que  Rusia volvió a poner sobre el tablero la amenaza de la guerra nuclear y el peligro de que estalle una tercera Guerra Mundia cuyas consecuencias serían devastadoras. Esta amenaza nuclear salió directamente de la boca del ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, quien llegó a afirmar que el peligro de un conflicto con armamento nuclear y de otra  guerra mundial «es grave, real y no debe subestimarse». 

 Ante esta situación, que es una amenaza real con un conflicto que tiende a cronificarse mientras se eleva la tensión con la OTAN, cabría preguntarse qué pasaría si un misil armado con una cabeza nuclear cayera en Cuenca. Las consecuencias, por supuesto, serían catastróficas y la respuesta la tiene la Fundación Outrider, organización sin ánimo de lucro que realiza estudios y análisis sobre seguridad, políticas y justicia social, que ha creado una herramienta que permite calcular el impacto que tendría una bomba nuclear en cualquier lugar del mundo. Mediante un simulador, esta fundación ofrece con todo lujo de detalles las trágicas consecuencias que causaría el impacto de un misil nuclear en la capital. Calcula, mediante cuatro tipos de bombas nucleares, el número de víctimas mortales, la cifra de  heridos, el radio de calor que generaría la detonación del arma, el alcance de la ola de impacto, el radio máximo de la bola de fuego y hasta dónde se expandiría la radiación generada. Con una población de casi 54.000 habitantes, según los últimos datos del INE, la capital quedaría arrasada. Por ejemplo, una bomba de 300 Kilotones como la W-87 norteamericano dejaría 32.488 fallecidos y cerca de 2.000 heridos. Aunque la más destructiva sería la ZAR, de 50.000 kilotones, la más grande detonada nunca, la que causaría 36.336 víctimas mortales.